Páginas vistas en total

lunes, 3 de noviembre de 2014

¿Cómo se motiva a un "nini"?


Viaje a Sevilla en el AVE de las 11 de la mañana. Estaré en la capital hispalense, la ciudad más presente en la ópera mundial, hoy y mañana con motivo del Congreso anual de CEDE. Una ocasión muy especial para compartir y aprender.
En portada de El País de hoy, ‘¿Cómo se motiva a un ‘nini’?’. No por casualidad, esta “noticia central” comparte la página uno con otras seis: “PP y PSOE se movilizan contra la corrupción acuciados por Podemos”, “Granados y su socio repatriaron cuatro millones en 2007 desde Singapur”, “La ONU alerta que es vital reducir las emisiones al 70% en 2050”, una tribuna del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos: “Hay que poner fin al conflicto de las FARC de una vez por todas” y una entrevista de Tereixa Constenla al director de la RAE, José Manuel Blecua: “Los hablantes pueden prescindir del Diccionario”. Los ninis (ni estudian ni trabajan) se “nutren” de la desesperanza (por la corrupción, por el cambio climático) y de la falta de educación. El Talento (o la falta del mismo) es inseparable del Contexto.
Enfermedad de la desesperanza. Durante la guerra de Corea, un sorprendente número de soldados norteamericanos apresados por el enemigo (nada menos que el 38%) se suicidaron. El General William Meyer analizó 1.000 casos y concluyó que lo hicieron, sin apenas torturas ni condiciones especialmente difíciles, porque los enemigos utilizaron cuatro tácticas (puedes leerlo extensamente en el espléndido libro ‘¿Está lleno su cubo?’ de Tom Rath y Don Clifton):
- Incentivos para delatarse unos a otros, que generan desconfianza.
- Autocrítica convertida en humillación (los soldados confesaban ante sus compañeros todo lo malo que habían hecho).
- Romper la lealtad hacia sus líderes. Sus “mandos del ejército” ya no tenían credibilidad.
- Ausencia de cualquier apoyo emocional positivo.
Estas cuatro tácticas nos son hoy inusualmente familiares. Escasea la credibilidad de los líderes empresariales y sociales; los medios de comunicación se dedican a airear los casos de corrupción, sin equilibrio con casos emocionalmente positivos; la humillación es la regla y la dignidad, la excepción.
En el mencionado diario, Carmen Pérez-Lanzac nos presenta a José Luis Flores (Selú para sus amigos), 23 años, 3 sin hacer nada (ni estudiar ni trabajar), consumidor compulsivo de televisión y del PS4 (Fifa 14). El 25% de nuestros jóvenes entre 15 y 29 años son ninis (en la OCDE, el 15%). Triste record el de nuestro país, a la cabeza de Europa por ninis. Son un tercio de quienes acabaron secundaria, un quinto de quienes han hecho la obligatoria y un cuarto de los universitarios. Lamentable.
El bloqueo de Flores “se debió al fracaso escolar”. Selú repitió primero, segundo y tercero de secundaria. “En septiembre de 2011 se apuntó a una escuela para adultos donde cumplió con la exigencia de su madre y se sacó la secundaria”. El chico vive en Cádiz, la provincia con más desempleo (un 42’4%; un 69’2% entre los menores de 25 años). No va a cursos de formación (“me da flojera”, declara). Su madre, Mª Carmen (53 años, separada, alegre, llena de vitalidad) trabaja en una confitería familiar y apenas llega a fin de mes. “En Cádiz es imposible tener confianza”, declara. Eso sí, le paga el gimnasio (32 euros mensuales) y le adelantó 160 € de la videoconsola (el resto, vendiendo la anterior). ¿A quién va a votar el chaval? Te lo puedes imaginar. A Podemos: “Es el que mayor confianza me da”.
En este artículo, la psicóloga María Cuadrado distingue entre los ninis que dejaron de estudiar a los 16 y los universitarios. Los primeros están desorientados y los segundos, desencantados. “Hay que inculcarles una cultura del esfuerzo, que no dejen de formarse, de hacer entrevistas. En última instancia, emigrar. Todo menos cronificarse”. Amado Benito, también psicólogo, opina que “es importante que el entorno del joven dé señales de que haciendo cosas puede cambiar su realidad”. “Si le ayudan a subsistir, no lucha, se rinde”. Se abandona.
Como en la enfermedad de la desesperanza estudiada por Mayer, observamos deslealtad hacia los padres, desconfianza hacia el sistema, humillación propia (encerrado en casa, del salón al dormitorio) y ausencia de apoyos emocionales positivos para luchar.
¿Cómo motivar a los “ninis”? Como se motiva a cualquier ser humano. No desde fuera (esa fantasía de “el palo y la zanahoria”, la promesa de premio y de castigo), sino desde dentro. No se trata de improvisar, sino de aprender de quienes más saben, que son, en mi modesta opinión, José Antonio Marina y Daniel Pink (‘La sorprendente verdad sobre qué nos motiva’). La motivación es cuestión de propósito (en el caso de los ninis, de encontrar su verdadera vocación, lo que les gusta hacer, y no convertirse en zombis devoradores de “programas del corazón”, teleseries y videoconsolas), de autonomía (encontrar el “terreno de juego” en el que se sientan bien, no por placer, sino por felicidad, como parte de un equipo) y de maestría (desarrollar su talento a partir de lo que les gusta). Motivación de despegue y motivación de continuidad, en palabras de JAM. Frente a la apatía, ilusión. Nadie motiva a nadie; hemos de conseguir que estos ninis se “motiven”, se muevan, se movilicen, se marquen un reto acorde con su talento, porque todos lo tenemos y hemos de encontrarlo.
Mi gratitud a quienes se dedican, desde el pensamiento y desde la acción, a que estas personas salgan adelante. Como sabes, en la entrada del infierno según La Divina Comedia de Dante rezaba esta inscripción: “Lasciate ogni speranza” (Abandonad toda esperanza).