Páginas vistas en total

martes, 14 de octubre de 2014

Los 7 signos claros de que tus empleados están abandonando la empresa


Jornada en Logroño. Por la mañana, reunión con una de las primeras empresas europeas, líder en su sector. Almuerzo con Roberto, director de nuestra oficina, en EnAscuas (una comida memorable) y coaching estratégico (segunda sesión) con el DG de una compañía muy innovadora que está creciendo a dos dígitos. Vuelta a Madrid.
Con el cambio de tendencia (de la crisis al crecimiento), uno de los mayores quebraderos de cabeza de las organizaciones va a ser perder a l@s mejores. La Fidelización del Talento es una prioridad, porque en nuestro país se calcula que el 35% de l@s profesionales están pensando cambiar de compañía.
¿Cómo podemos detectar a ese Talento que desea abandonar el barco, antes de que sea demasiado tarde? He recuperado una entrada del blog de Chad Halvorson, ‘Los siete signos de atención que muestran que tus empleados van a abandonar’: http://wheniwork.com/blog/7-warning-signs-that-your-employees-are-about-to-quit/
Los siete signos son los siguientes:
1. Crisis personales o familiares en l@s emplead@s. Una alteración en el estilo de vida puede conducir a cambios laborales.
2. Celos o envidias en l@s emplead@s más valios@s. Frente a las personas más seguidistas y obedientes, el talento tiene criterio y, aunque suele ser leal, no es precisamente fiel.
3. Especialmente bien vestidos y con pequeños engaños. Como están buscando un nuevo empleo, frecuentemente en horario de oficina, dedican parte de su agenda a entrevistas laborales y a bucear en la red.
4. Aprovechar las vacaciones y los días libres. Consumen sus días vacacionales para ser elegid@s por una nueva empresa.
5. Se les cae el lápiz en cuanto llega la hora. Como no están motivados, no muestran su compromiso quedándose más tiempo.
6. Actitud de “desenganche” y falta de compromiso. En las reuniones, en las entrevistas, en el tiempo de café… demuestran con su postura y con sus emociones que están desencantados con la empresa y que les faltan las ganas.
7. Expresan verbalmente su infelicidad. En lo que dicen, queda patente que no están nada satisfech@s en tu empresa.
La Fidelización del Talento, como bien sabes, depende del Liderazgo, de la Calidad Directiva. El 70% de las personas que abandonan voluntariamente una empresa lo hacen por una mala relación con el jefe. La responsabilidad de la fidelización, de no perder a l@s mejores, es precisamente de quien dirige.
¿Significa entonces que el jefe/la jefa tiene que “hacer amig@s”? No, en absoluto. Se trata de generar la confianza y el compromiso necesarios para que el/la profesional mantenga la capacidad y el compromiso que definen su talento.
Mi gratitud a quienes son conscientes de su labor para atraer, fidelizar y desarrollar el talento de sus colaboradores. La productividad y la competitividad son, en más de un 60%, cuestión de calidad directiva. La paradoja es que en los malos jefes (y no digamos en los jefes tóxicos) se perpetua una mentalidad arcaica que va en contra del talento.
El Liderazgo, principal factor de la Fidelización del Talento, es escaso. Apenas uno de cada seis (16%) directiv@s en España son auténtic@s líderes. Sin embargo, cuatro de cada diez son malos jefes. Es mucho más probable ser un mal jefe que un buen líder.   

2 comentarios:

dcrespim dijo...

¿Estar motivado implica trabajar más horas? No me puedo creer que a estas alturas sigamos con ideas del siglo pasado.
Claro, el empleado debería pagar el diezmo por usar el puesto de trabajo en la empresa.

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Tienes toda la razón, y la comparto al máximo.

Estar más motivado significa no trabajar más horas, sino aportar tu energía al proyecto. Estoy absolutamente en contra del presencialismo y a favor de la Dirección por Objetivos.
Me imaginaba que ese párrafo podría ser interpretado así, y por ello estoy encantando de poder explicarme.
Un abrazo,

Juan Carlos