Páginas vistas en total

jueves, 11 de septiembre de 2014

La guerra entre Apple y Google que inicia una revolución


Primera sesión de Coaching Estratégico con el DG de uno de los grandes bancos europeos. Es una maravilla iniciar un proceso de acompañamiento para el Desarrollo del Liderazgo con un profesional de tanta experiencia y tantas ganas de seguir mejorando. Ya sabes: el Talento que no se aprecia, se deprecia.
Por la tarde, entrevista en profundidad con una estupenda periodista de ‘Equipos y Talento’. Hemos hablado del Talento, del Liderazgo, del sector, del empleo, de nuestro país, del talentismo como nueva era… Muchas gracias, Eva, por una entrevista tan inteligente.
He estado leyendo ‘Dogfight. How Apple and Google went to war and started a revolution’ (Lucha canina. Cómo Apple y Google fueron a la guerra e iniciaron una revolución), de Fred Vogeistein. Vogeistein es un afamado periodista especializado en tecnología (The Wall Street Journal, New York Times, Wired) y el libro está avalado por gurús como Chris Anderson (Wired) o Ken Auletta (Googled).
En 2007, con el iPhone, Steve Jobs reinventó el teléfono móvil. En 2012, se vendieron de ese producto 135 millones de unidades. Gracias al iPhone y al iPad, Apple se ha convertido en el mayor vendedor de ordenadores del planeta, con 200 M de aparatos al año (tantos como televisores y cuatro veces los coches). Pero también en 2007 Google lanzó Android. Y ahora hay más móviles y tabletas con Android que aparatos de Apple (con el software iOs). Los de la compañía de la manzana pensaron que Google les robó el software y así han hecho posible que Samsung domine el mercado. Se sintieron traicionados porque Schmidt (CEO de Google) estaba en el Consejo de Apple. Ambas compañías eran el yin y el yang de la revolución tecnológica y se oponían a Microsoft.
Una historia fascinante. Se venden unos 1.800 M de móviles al año (con tendencia creciente)… y el ganador se lo lleva todo (o casi todo: el 70% del mercado). El perdedor se mantiene a duras penas. A mediados del año pasado, Apple y Google contaban con 200.000 M $ en efectivo, lo que les permite hacer cualquier cosa (por ejemplo, comprarse Hollywood).
Este relato comienza el 8 de enero de 2007, con el lanzamiento del iPhone. Un aparato con ciertos problemas (el primer prototipo no era muy ambicioso) que resultó un gran éxito. Se vendieron 270.000 unidades en los primeros dos días y 3’4 M en seis meses, cambiando la industria para siempre. Si el iPhone era bueno, el Android tenía que ser mejor.
Ese 2007, no parecía que Apple y Google compitieran. Los primeros se dedicaban a vender aparatos y los segundos a vender anuncios en la red. Pero en realidad, como apuntó Eric Schmidt, ambas empresas eran “network platforms” (plataformas de redes). Google creó una división con particularidades culturales que empujó Android. Steve Jobs consideraba a Brin y Page, los fundadores de Google, sus amigos. Y ellos a él su mentor. Pero todo saltó por los aires.
Apple demandó a Samsung (y ganó, ya con Steve Jobs fallecido), a HTC, a Motorola, pero no a Google. para Schmidt (finales de 2012), son como dos países, con sus conflictos, pero que no se bombardean el uno al otro. Gracias a Android, la audiencia de Google en el mundo se ha quintuplicado.
El iPad lo cambió todo de nuevo. Lanzado el 27 de junio de 2010, si el iPod cambió la música y el iPhone la telefonía móvil, el iPad transformó cinco negocios.: libros, periódicos, revistas, películas, televisión. Jobs demostró una vez más ser el mejor marketinero del planeta. Al final de 2011, el 90% de las Fortune 500 usaban iPads. Frente al iPad, la Tablet. La convergencia ha llegado, por fin. Por esa época, Google compró Motorola por 12.500 M$ (la causa es que necesitaba sus patentes).
La revolución móvil representa unos 250.000 M $. Fenómenos como ‘House of cards’ (por Netflix) y ‘Juego de tronos’ (que cuesta en producción unos 6 M $ por episodio) demuestran que las reglas están cambiando.