Páginas vistas en total

jueves, 25 de septiembre de 2014

Human Age Institute (I). El triángulo virtuoso para mejorar tu ACTITUD


ESPECTACULAR (no hay mejor palabra para definirla, con todo respeto y humildad) la presentación en Madrid del Human Age Institute este jueves 25 de septiembre. Un evento tan potente que merece dos entradas en este blog, la de hoy y la de mañana.
Por la mañana, hemos estado en el Silken Puerta de América con más de 400 jóvenes para presentarles el Human Age Institute (clara muestra de su compromiso de retorno a la sociedad) y compartir con ell@s ideas, reflexión y conocimientos que aumenten su empleabilidad, su valor, su talento.
Hemos tenido que habilitar dos salas porque el aforo se nos había quedado corto. La Dra. Silvia Leal (profesora del IE Business School, directora de sus programas de innovación y tecnología, asesora de la Unión Europea, autora del magnífico libro ‘Ingenio y Pasión’ y la mentora del Human Age Institute en el área de e-Leadership) ha impartido una conferencia muy práctica y participativa sobre la HActitud (así, con hache) que ha sido muy positivamente valorada por la audiencia. Si quieres saber más sobre el inno-Liderazgo y el método 3DX de Silvia, te recomiendo esta entrevista titulada ‘Los secretos de la Innovación’: www.silvia-leal.es/silvia-leal-explica-los-secretos-de-la-innovacion/

Un servidor habló sobre el Talento como “Creer, Querer y Crear” (las tres acciones, los tres pilares del Human Age Institute). Puse como ejemplo la campaña “Soy Capaz” que he tenido la suerte de ver en Colombia la semana pasada (significa, por ejemplo, transformar el “Creo en un mundo mejor” en “Creo un mundo mejor”).
Comparto con el gran José Saramago, premio Nobel de Literatura con quien tuve el privilegio de dirigir un curso de la Universidad Menéndez Pelayo en Potes (Cantabria) en 2006, sobre “El poder de la imagen”, la voluntad de no tratar del convencer a nadie. Saramago escribió: “He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, un intento de colonizar al otro”. Todo lo más, lanzamos estímulos (intelectuales y hacia la acción) para que quien quiera, voluntariamente, los recoja y los aproveche. Creer para Crear depende de Querer: sin Libertad no hay Humanismo.
Más allá de comentar las cualidades, las competencias que son necesarias hoy para la empleabilidad (que luego trabajarían l@s jóvenes con nuestr@s compañer@s de Experis y Right Management), he querido compartir en esta presentación cuatro ideas básicas.
1. “¿Qué es ser joven?”. La juventud no depende de la edad, sino del espíritu. Ya sabes que me gusta citar a John Barrymore, el gran actor: “Uno no es viejo hasta que sus añoranzas superan a sus sueños”. La ecuación de la juventud es precisamente ésa: sueños menos añoranzas, futuro menos pasado. Se trata de ver la vida desde el parabrisas (como conviene) o desde el retrovisor (como suelen hacer muchas personas).
2. La gran pregunta: ¿DF o FD? El dilema es si nos dirigimos “de dentro hacia fuera” o “de fuera hacia dentro”? Citando a Jim Morrison, “Yo no voy a salir ahí fuera, eres tú quien tendrá que entrar dentro de mí. Me ha apoyado en Tim Gallwey, para quien “Siempre hay un juego interior que está en tu mente sea cual sea la actividad que estés practicando. Tu consciencia sobre ese juego determina el éxito o el fracaso en el exterior”. Es lo que Unai Emery, cuyo equipo, el Sevilla, está en lo más alto de la Liga, llama “Mentalidad Ganadora”: primero ganar en la mente para después ganar en el campo. Volviendo a Tim, cuestión de Consciencia, Confianza y Decisión. El problema es la duda (“Nuestras dudas son traidoras, porque nos hacen perder aquello que pudimos ganar por miedo a intentarlo”, Shakespeare). El otro gurú en el que me he apoyado es Stephen Covey (“Los 7 hábitos de la gente eficaz”) y su concepto de “Círculo de preocupación / Círculo de influencia”: las personas reactivas se centran en lo que les preocupa y poco o nada pueden hacer; las proactivas amplían el campo de su influencia, en lo que sí pueden hacer. Así, elegimos ser víctimas o protagonistas, porque “quien quiere hacer algo, siempre encuentra un medio; quien no, siempre encuentra la excusa” (proverbio árabe).
3. El triangulo de la ACTITUD. El Talento es Capacidad por Compromiso (en el Contexto adecuado). La Capacidad es Aptitud (condición necesaria, imprescindible) y Actitud, que es lo que marca la diferencia.
¿Cómo se mejora la Actitud? A través de un triángulo que se autorrefuerza positivamente. Se trata de las emociones (reacciones de corta duración), el lenguaje y la postura. Hemos hablado de que todas las emociones son útiles, pero cuidado con sufrir gratuitamente, imaginando cosas (negativas) que no han sucedido. Las personas optimista viven, por término medio, 12 años más que las pesimistas. Respecto al lenguaje, “El sí te cambia la vida” (Lidia Mudarep). Para mejorar la actitud con el lenguaje, positividad (inteligente) y reconocimiento a l@s demás. Y sobre la postura, me he basado en los estudios de la profesora de Harvard Amy Cuddy. Hay cuatro posturas dominantes: WonderWoman (la “Mujer Maravilla”, el “Macho Alfa”), el/la éxitos@ (expresión de triunfo), la jefa (manos unidas tras la cabeza) y el amenazante. Cuidado con ir de “Tristón” (como cuando wasapeamos, sin darnos cuenta).
4. La clave del CAMBIO: “Sé el cambio que quieres”. Si quieres un mundo más amable, hazlo tú. Si lo quieres más feliz, tienes que serlo tú. Si lo deseas más solidario, haz lo propio. Si quieres Paz, emite Paz (de dentro hacia fuera).
He disfrutado mucho de esta mañana de la presentación del Human Age Institute. Mi gratitud a Montse, Santiago y Pablo, así como a sus respectivos equipos.