Páginas vistas en total

martes, 15 de julio de 2014

¿Perteneces a un Equipo de Alto Rendimiento? La importancia de un Coaching de Equipo


Ayer, comienzo de un proceso de Coaching estratégico que se inicia presencialmente y continuará en los próximos meses a través de Skype, conectando nuestro país con el África subsahariana. La labor que realiza este directivo es esencial para la subsistencia de los ciudadanos de allí. Y hoy, sesiones con directivos clientes para hablar y trabajar el Liderazgo en el VUCA World. Mi graitud a tod@s ell@s.
He estado leyendo ‘Coaching de Equipos’ de César Piqueras y Enric Arola (cofundadores de Global Leaders), con prólogo de Nekane Rodríguez de Galarza. Un libro que aporta metodología y reflexión en algo tan importante como la transformación de un grupo humano en un equipo de alto rendimiento.
César y Enric comparten con los lectores distintas metodologías, lo que ellos llaman “bocados de realidad” (ejemplos reales con equipos), dinámicas de grupo, habilidades y actitud del coach, profundizando en el aprendizaje (ejercicios), precauciones y hojas-resumen tras cada capítulo.
Los autores consideran que el objetivo principal del coaching de equipos es “conseguir que el equipo sea más consciente de sí mismo”. Porque “de esta forma, el equipo realizará las acciones que considera oportunas para su futuro”. César y Enric exponen, acertadamente, que el coaching de equipos no es un coaching grupal. La diferencia está en el fin (común, en el caso de un equipo; individual, en el de un grupo) y la responsabilidad (compartida, en un equipo; propia, en un grupo). Me gustaría añadir que también hay diferencia en el resultado: los equipos obtienen sinergias y los grupos (cuando no son equipos), no. Por ello, un Equipo (que es, por definición, de alto rendimiento, en el que la suma es mayor que cada integrante por separado), no puede improvisarse.
Respecto al Liderazgo del Equipo, los autores comparten el modelo de Goleman, Boyatzis y McKee (estilos autoritario, democrático, afiliativo, timonel, coaching y visionario). En las fases del equipo, utilizan la metodología de Bruce Tuckman: Constitución, Conflicto, Normalización, Ejecución y Terminación. Respecto al ciclo de experiencia, aportan el modelo de Harmon y Zinker: Sensibilización, Toma de conciencia, Energetización, Acción, Contacto, Satisfacción y Retirada. También nos recuerdan las cinco disfunciones de los equipos de Patrick Lencioni: Ausencia de confianza, evitación del conflicto, falta de compromiso, evitar responsabilidades y falta de atención a los resultados. Sobre la evolución del equipo, el Cuadro de Mando Integral de Norton y Kaplan. De Geert Hofstede, las cinco dimensiones culturales. Y de Meredith Belbin, los roles en el equipo: mentales (cerebro, especialista y monitor-evaluador), de acción (impulsor, implementador, finalizador) y sociales (cohesionador, investigador de recursos, coordinador).
Un libro interesante y útil para profundizar en el Coaching de Equipo (prefiero en singular).
Mi gratitud y admiración al difunto Richard Hackman, que falleció de cáncer de pulmón en enero de 2013. Fue profesor de Harvard y anteriormente de Yale y escribió varios libros sobre Equipos.
Para saber si formas parte de un Equipo de Alto Rendimiento, te propongo que respondas a las siguientes preguntas:
- ¿Tiene tu equipo un diagnóstico completo de cómo son las cosas y cómo deberían ser?
- ¿Dispone tu equipo de misión, visión de futuro y valores (del propio equipo, no de la organización?
- ¿Analiza y mide tu equipo la diversidad visible, tangible e intangible (por ejemplo, de estilos de aprendizaje o de diversigrama)?
- ¿Sigue tu equipo un proceso abierto de debate y, una vez tomada la decisión, un proceso cerrado de ejecución?
- ¿Sabe tu equipo las pautas que generan y que minan la confianza entre sus integrantes?
- ¿Cuenta tu equipo con reglas de compromiso seguidas por todos sus miembros?
- ¿Aprende tu equipo de las situaciones adversas?
- ¿Tiene tu equipo un plan de acción paso a paso con el que ejecutar su estrategia?
Por cada respuesta negativa, quítate a tu equipo un 10% de rendimiento. Si todas las contestaciones lo son, tu equipo está apenas al 20% de su rendimiento.
Sí, los equipos no se improvisan.

3 comentarios:

matemate dijo...

Información de primera para todos aquellos que nos dedicamos al desarrollo, a explorar y descubrir los caminos más efectivos para orientar el esfuerzo humano! Gracias Juan Carlos!!!

César Piqueras dijo...

Gracias Juan Carlos por hacer referencia a nuestro libro. Espero verte pronto. Un fuerte abrazo.
César Piqueras

Ampai Gimferrer dijo...

Hola Juan Carlos! Me ha encantado este post!
Estoy trabajando en un proyecto sobre equipos de alto rendimiento y me gustaría saber si conoces estudios que se hayan realizado al respecto en organizaciones.
Gracias por adelantado y un saludo!