Páginas vistas en total

miércoles, 9 de julio de 2014

El Talento de Alfredo Di Stefano, en sus frases


Deliciosa la cena de anoche en La Barceloneta, con varios de los mayores expertos en Talento de nuestro país. Mi gratitud a Raúl, nuestro presidente y organizador de este evento tan especial, a mis compañeras Loles, María José, Montse y Zulima, y a los comensales. Una ocasión excepcional que inaugura un proyecto ilusionante.
Entretanto, el Mundial 2014 estaba viviendo su “Maracanazo”, en versión 1.7 Cinco goles de los germanos en los primeros 30 minutos, una impecable dirección de orquesta de Toni Kroos (que será presentado por el Real Madrid tan pronto como finalice el campeonato; el coste de la operación es, al parecer, de 25 M € más variable), con dos zarpazos en 69 segundos, gran efectividad (7 goles de 9 tiros a puerta) y Khedira galvanizando el ataque por banda derecha. Mayor posesión de Brasil (53’7%-46’3%), más remates (18-13), pero un juego infructuoso. La mayor derrota de la canarinha en sus 100 años de historia. Los alemanes no son campeones del mundo desde hace 24 años (en Sudáfrica, todos recordamos el golazo de Puyol-Piqué que les apeó de la final) y ahora son los máximos favoritos, con permiso de la Argentina de Messi o la Holanda de Robben y su coach Van Gaal. Mi cariñoso recuerdo a mi amigo Winni Schindler, presidente de AECOP Aragón, seguidor de La Roja, de Alemania y del Bayern. Anoche habrás disfrutado de lo lindo.
Una lección para el talento. Joachin Löw, el entrenador germano, se olvidó de mezclas extrañas (cuatro centrales, un lateral como Lahm utilizado como mediocentro, una delantera sin 9 claro) y dejó que cada uno de sus futbolistas participara en su posición natural. El resultado fue espectacular: con Kroos como mediapunta (en lugar de forzarle como volante izquierdo), Klose como delantero centro (16 goles en 4 mundiales), Khedira con absoluta confianza junto a Schweinsteiger y Özil y Müller haciendo lo que mejor saben hacer, el 0-5 en la primera media hora fue coser y cantar. El “jogo bonito” lo puso Deutschland.
Por lo demás, el adiós de decenas de miles de personas a D. Alfredo Di Stefano. Ayer me acordé de mi amigo Roberto Matosas, gran jugador y entrenador uruguayo con quien “platico” cuando voy a Veracruz. Cuando jugaba en Peñarol de Montevideo y tuvo que enfrentarse a la “Saeta Rubia”, la fama de Di Stefano le precedía (un jugador sobresaliente que ataca y defiende). La realidad le superó. El presidente de honor del Real Madrid tenía “la voluntad de un precursor, la convicción de un pionero, la firmeza de un conquistador” (Óscar Campillo). Descanse en paz. Di Stefano es eterno por su Marca, por la Identidad que logró forjar en su equipo y por su legado.
Además, sus frases se han convertido en referencia en el mundo del balón. Entre mis favoritas, las siguientes:
- Equipo. “Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”.
- Logro. “Los goles no se merecen, se consiguen”.
- Eficacia. “Un 0-0 es como un domingo sin sol”.
- Talento. “La pelota no se mueve sola. Todo lo que hacemos con los pies, lo hemos de hacer antes con la cabeza”.
- Elegancia. “Puskas manejaba la bola con la pierna izquierda mejor que con la mano”.
- Liderazgo. (A un defensa del Athletic). “Si me vas a marcar al hombre, seguíme y aprende”.
- Marca. “Meter goles es como hacer el amor. Todo el mundo sabe cómo se hace, pero ninguno lo hace como yo”.

Eduardo Rodrigálvarez, el periodista que ha recopilado estas frases geniales de Di Stefano, citaba en su artículo a Chesterton: “La aventura puede ser loca, pero el aventurero debe estar cuerdo”.

Hablando de fútbol y talento, ayer por la tarde se presentó a Jeni Santiago como nueva jugadora del CD Canillas. 17 años, internacional Sub19, Campeona de España con la Selección madrileña y dos veces Campeona de Liga Sub16. En palabras de Ana Rossell, la referencia del fútbol femenino: “No podrán vencer a quien no se rinde. Si caminas sol@ irás más rápido, si caminas acompañad@ llegarás más lejos”.
Mucho más lejos. Asegúrate de caminar, de correr, en equipo. Como ayer decían –y jugaban- los futbolistas alemanes: “Juntos, somos una unidad”.  
  

2 comentarios:

matemate dijo...

Juan Carlos:
Te agradezco la mención de mi nombre en el recuerdo a mi ídolo deportivo, don Alfredo Di Stefano. Te comparto el artículo que publiqué en mi página de facebook, a raíz de un gran reportaje hace 14 años del brillante Santiago Segurola, en El País. Para mí esta es la mentalidad Di Stefano.
Un abrazo con el mismo entusiasmo, la generosidad y la cultura del aprendizaje que nos trasmites a diario!!!
Roberto Matosas



“En el fútbol no te puedes relajar.
¿Ni cuando se obtiene un reconocimiento tan grande?
No, no. No vale eso. Cuando tienes un fallo, la vergüenza es terrible para un jugador que se considera de primera línea”.



“La mayor satisfacción de un futbolista es hacer las cosas bien y que la gente disfrute en la tribuna”.



“... la academia del fútbol está en la calle, en los baldíos, en los potreros. Esa es la carpeta que se lleva encima. De eso no hay que olvidarse jamás. La calle es muy importante. Jugar en la calle, en el empedrado, con piedritas. La pelota pica para cualquier lado y hay que tener mucha habilidad, mucha cintura, mucho equilibrio. Siempre digo lo mismo: las dificultades para un jugador son máximas.
Sol, luz eléctrica, calor, frío, viento, lluvia.
Muchas veces digo: voy a jugar un campeonato de billar y voy a tirar un puñado de alpiste en la mesa. A ver si pueden hacer la carambola como tienen que hacerla. Sin embargo, el fútbol tiene que tragar con todo, con lo que venga”.



“El jugador tiene que saber cómo respira el compañero, cómo siente.
Es importantísimo.
El conocimiento es fundamental: cómo amaga, cómo agacha los ojos, cómo son los guiños que tiene”.



“El técnico tiene una idea, pero si el adversario te planta otra en el campo, cómo no lo resuelvan los jugadores, no lo resuelve nadie. Es el problema que hay. Muchas veces los jugadores miran al banquillo y ven al entrenador haciendo ademanes. ¿Y qué hace? Si no se dan cuenta los jugadores del problema, no hay manera de arreglar el asunto. Porque hay algo que conviene explicar: el jugador también se apoya en el técnico para evitar responsabilidades. Él me mandó y yo me salvé.
A mí no me va eso”.



.. la responsabilidad interna era muy grande. Muchas veces salía nerviosísimo a la cancha. Un flan. Me acuerdo que Rial o Puskas me decían: ¿qué te pasa?





...voy a las convenciones deFIFA, de UEFA, de diferentes cosas, y veo cantidad de gente en las comidas, y me digo: 'Y estos de qué viven, ¿del fútbol?'. Cuando uno mira todo eso, te das cuenta lo que da el fútbol. Yo me lo pregunto, eh. Esto sale todo de lo que da el espectáculo.


Fuente: El Pais, Madrid
reportaje 31 diciembre 2000 hecho por Santiago Segurola

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Muchas gracias, amigo Roberto, y mi pésame por el gran Di Stefano.
Un fuerte abrazo