Páginas vistas en total

lunes, 2 de junio de 2014

La motivación en una sociedad emocionalmente cansada


Del pasado fin de semana, me quedo principalmente con dos imágenes (además de disfrutar de una divertidísima comedia, ‘Una semana nada más’, y de una estupenda película, ‘Grace de Mónaco’): la de la ilusión en Sevilla en torno a La Roja (equipo, aficionad@s, entorno) el viernes noche antes de marchar a “hacer las Américas” y –ojalá- ganar el Mundial de nuevo, y la Feria del Libro de Madrid el domingo por la mañana en Madrid. Una oleada de gente, la gran mayoría como zombis, sin acercarse si quiera a las casetas a mirar algún libro con curiosidad. Luces y sombras. Si más de la mitad de nuestros compatriotas confiesa sin pudor que no lee nada, es casi seguro que solo el 20% de la población es lectora habitual. ¿Se puede ser empleable, reinventarse al ritmo de los tiempos, si no lees con frecuencia?, me pregunto. Lo dudo mucho. Por ello, mi gratitud a las madres y padres que han inclucado en sus hij@s el placer de la lectura, como Roger con Carmen, Nekane con Ander y Ainhara o Irene con JuanFran y Ricardo. Tres ejemplos de maternidad/paternidad verdaderamente responsable en el Talentismo.
También quiero dar las gracias por la maravillosa acogida que está teniendo ‘Atrévete a motivarte’. Me consta que Vicente del Bosque lo tiene (se lo ha regalado Jorge Carretero) y que le ha gustado. Los jugadores se lo van a llevar para que les acompañe en su periplo norteamericano y brasileño. Nos ilusiona que al seleccionador, como complemento a su sabiduría y liderazgo contrastado, le puedan venir bien algunas de las ideas que en él se exponen.
No hay día que algún medio no se haga eco de este humilde manual de motivación. Por ejemplo, ‘La Vanguardia’. Esta es la entrevista que nos hizo Albert Domenèch con el título ‘Nuestra sociedad está cansada emocionalmente’.  
“El experto en liderazgo y coaching Juan Carlos Cubeiro, y el Vocal Portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, Jorge H.Carretero, han aunado fuerzas para escribir el manual práctico Atrévete a motivarte (Editorial Alienta), un libro en el que, tomando la experiencia deportiva de La Roja, dan claves para encontrar la mejor versión de uno mismo y dar con los estímulos necesarios para tener un pensamiento positivo. Los autores sustentan sus argumentos en más de una cincuentena de ejemplos de personajes públicos relevantes que hablan de sus estrategias motivadoras y de su capacidad de superación en determinados momentos de su vida. De la entrevista con Cubeiro, el autor que ha acudido a nuestra redacción, se desprende una autocrítica a la sociedad occidental por como se ha gestionado el concepto de voluntad y que ha derivado en el pensamiento extendido y, según él, erróneo, de que nuestra motivación depende de terceras personas. El coach cree que la automotivación es el único motor que nos debe mover y aboga por una estrategia de pensamiento positivo que pasa por controlar nuestro diálogo interior y ser más agradecidos.


-Se alían en su libro con el escritor alemán de origen coreano Byung-Chul Han que habla de la sociedad del cansancio. ¿Estamos cansados porque vivimos desmotivados?
-Somos una sociedad muy protegida que, afortunadamente, desde la Segunda Guerra Mundial no ha tenido que vivir guerras en un entorno cercano y nos hemos vuelto un poco indolentes: nos quejamos de todo. El mismo escritor coreano asegura que se nos infarta el alma, y eso hace que estemos desmotivados.

-¿Desmotivados o cansados?
-Estar cansado quiere decir que te falta energía porque estás físicamente agotado, aunque nuestra sociedad está cansada emocionalmente. Estamos mentalmente descentrados y, en términos de valores, somos muy incoherentes, así que estamos cansados en estos cuatro tipos de energía.

-Entiendo que no es lo mismo actuar a título individual que a nivel grupal o de sociedad. ¿Cómo se debe gestionar la motivación de toda una ciudadanía?
-Los trucos que introducimos en el libro son estrategias para llevar a título individual, aunque es cierto que  Jorge tiene muy presente la estrategia de La Roja, y esa sí que es colectiva. Lo colectivo es una suma sinérgica y positiva de las experiencias individuales. También hay que tener en cuenta que no toda la suma de talentos y de motivaciones individuales concluyen en una motivación socialmente colectiva, sino que, a veces, se anula.

-¿Qué nos lleva a desmotivarnos?
-Si hablamos de Occidente, estamos en el caso de la voluntad perdida. La voluntad es algo muy personal pero, ya sea por los medios de comunicación o por la sociedad de consumo, nos creemos la idea de que nos tienen que motivar externamente. Es una sociedad que en lugar de luchar por la propia voluntad, acaba abdicando. En este caso lo normal es que estemos agotados y desanimados.

-¿La motivación no pasa nunca por la ayuda de los demás?
-La clave está en la automotivación, en usar nuestro motor propio. Tratar de que nos motiven otras personas es un error ya que, en realidad, nadie motiva a nadie.

-¿Involucrar a terceras personas para lograr nuestras metas es una mala estrategia?
-Si hablamos de incentivo, sí que podemos contar con la ayuda de esas terceras personas y hacer equipo con tu propia gente. Eso sí, tienes que tener claro que son estímulos para que nuestros objetivos fructifiquen, como pueden serlo escuchar música o dar una vuelta. La base de la motivación sigue siendo nuestro propio motor.

-Solemos empezar muchas cosas que luego no terminamos o no culminamos. ¿Qué falla aquí?
-Ha dos tipos de motivación: la motivación de inicio y la motivación de mantenimiento. Supongamos que quieres apuntarte al gimnasio. La motivación de inicio tendría que ver con la creencia de que tienes que estar más en forma o liberar endorfinas y eso hace que te apuntes. La motivación de mantenimiento tiene que ver con las personas. Si te apuntas solo, en un 80% de los casos abandonas, mientras que si lo haces con amigos o con un profesor que sepa motivar te mantienes. Nuestro entorno puede ser un estímulo y hay que saber cuidar a los tuyos y tener claro quien puede formar parte de nuestro equipo y ayudar a que nuestros objetivos se cumplan.

-Hablan de persistir y persistir. ¿Cuáles son las señales que debemos tener en cuenta a la hora de no confundir la insistencia con el error reiterado que nos empuje al fracaso?
-Hay personas, como los coach que ahora están de moda, que en este caso te pueden ayudar mucho ya que se trata de tomar cierta distancia y ver las cosas en perspectiva. Todo lo que tiene que ver con la vocación, con tus valores o con tu disfrute te tiene que animar a persistir, mientras todo lo que sea más caprichoso o algo más momentáneo, a la segunda que no funciona debes dedicarte a otra cosa. Parece que en esta sociedad siempre nos movemos entre el extremo del puro capricho al de estar obcecados en lo que no debe ser.

-¿Para estar mejor motivados nos tenemos que poner siempre unas metas?
-Debes pensar cuáles son tus estímulos y saber orientarte en base de unos objetivos. Crucial. La diferencia entre una meta y un objetivo es que el objetivo es medible y debe estar equilibrado entre que sea alcanzable y estimulante; es decir, que no sea fácil de lograr, aunque tampoco imposible, ya que eso nos dejaría de motivar.

-¿Buscar la gratificación inmediata es sinónimo de desmotivación?
-Las personas que en general viven más motivadas, además de persistir, tienen más perspectiva y no se quedan en la gratificación inmediata. Esto parece una paradoja justo ahora que está muy de moda lo de ir “partido a partido”, filosofía de Simeone o de Guardiola. Por una parte, significa que tienes que ser consciente de que debes esforzarte en todo momento, pero luego tener un horizonte al que dirigirte. Lo que no vale nunca es un día querer una cosa y otro justo la contraria.

-Aseguran que la ilusión se tiene que entrenar. Perdone mi ignorancia pero, ¿cómo se entrena la ilusión?
-La ilusión es un concepto que tiene que ver con la esperanza y con la gratificación que te va a suponer esa esperanza. Muchas veces asociamos a la ilusión al verbo de desvivirse, porque parece que ilusionarse implica quedarte un poco petrificado, y es todo lo contrario. Cuando algo te ilusiona tienes que trabajarlo mucho y actuar porque lo estás disfrutando para lograr aquello que quieres conseguir.

-¿Qué entienden por optimismo inteligente?
-Lo diferenciamos de un optimismo ingenuo que implicaría ocultar la realidad. El optimismo inteligente es un tipo de optimismo que afronta lo que hacemos bien y lo que deberíamos hacer mejor; partir de las fortalezas para luego trabajar las oportunidades de mejora. Sabemos científicamente gracias a Martin Seligman, padre de la psicología positiva, que las personas optimistas viven 12 años más que las pesimistas. Enfocarte hacia lo que realmente merece la pena es muy bueno para la vida.

-¿Por qué es importante verbalizar nuestros objetivos?
-Porque el cerebro humano sólo piensa de dos maneras: en palabras y en imágenes. Cuando verbalizas algo no hay diferencia para nuestro cerebro entre que esté ocurriendo de verdad o que no esté pasando.

-Y aquí es donde entra controlar nuestro diálogo interior…
-Importantísimo. Ser trata de controlar en todo momento lo que te dices a ti mismo. Nuestro gran amigo Mario Alonso Puig, experto en motivación, suele decir que “si habláramos a los demás como lo hacemos a nosotros mismos, probablemente no tendríamos ni un amigo”. Somos muy duros con nosotros mismos y debemos tener mucho cuidado con eso. Eso no quiere decir que valga todo y que nos perdonemos todo, pero si que seamos un poquito más ecuánimes.

-Hablan también de la importancia de ser agradecidos. Si somos duros con nosotros mismos, ya no le digo lo que nos cuesta dar las gracias.
-Es de extrema importancia. Ser agradecido no sólo pasa por saber dar las gracias, sino en poner el foco en las cosas positivas, que merecen la pena y no dar las cosas por hechas. Si no somos agradecidos tendemos hacia la depresión porque los otros pensamientos se nos van hacia lo negativo.

-¡Nos cuesta mucho!
-Porque socialmente parece que tenemos que quejarnos constantemente, y de ahí el cansancio y el desánimo.

-Incluyen en el libro más de una cincuentena de estrategias de motivación de personajes públicos relevantes. ¿Qué les une?
-Diría que dos cosas: son personas muy naturales, y además que han hecho un proceso de reflexión del por qué de su éxito. Pienso que eso es algo muy generoso y que puede servir de mucho al lector. Son personas que no creen que el éxito fuera casual sino que se lo habían trabajado y pensado sobre ello.

-¿Cuál de estas estrategias le han sorprendido más?
-La verdad es que me han sorprendido todas. Por citar dos: una sería como maneja la ironía una actriz como Sharon Stone, y otro ejemplo sería el del actor Leonardo DiCaprio que explica como su abuela le aleccionó para que no se creyera nada de lo que sucedía. Desde entonces busca siempre el reto en la interpretación de personajes complicados que le aporten valor. Pienso que esta voluntad didáctica le hará pasar a la historia.”
Además, tuve la oportunidad de grabar un pequeño vídeo con tres ideas sobre motivación:
http://www.lavanguardia.com/vida/20140529/54408445189/nuestra-sociedad-cansada-emocionalmente.html
Gracias a Albert y a su equipo por difundir ideas prácticas y positivas para motivarnos más y mejor.