Páginas vistas en total

miércoles, 28 de mayo de 2014

Talento y Belleza: 11 motivos por los que ser superatractiva puede resultar problemático


Jornada en Madrid. Estaba previsto que hoy estuviera en el IESE,  en Barcelona, en el acto de AEDIPE Catalunya y ManpowerGroup sobre “Gestión del Talento: ¿nace o se hace?”, con Raúl Grijalba (que ha hablado de Talentismo, VUCA World y Human Age),
Ya sabes que me encanta leer la web de Psychology Today. Esta tarde he encontrado un artículo del Dr. Billi Gordon (Facultad de Medicina de UCLA): ‘11 reasons being super hot is problematic’ (11 razones por las que ser superatractiva es problemático), fruto de entrevistas con supermodelos, a las que les ha preguntado por el lado oscuro de su condición.
Los 11 motivos por lo que resultar atractiva puede ser problemático son los siguientes:
1. “Mi look intimida a los chicos normales”. Pueden tender a pensar que solo salen con los super-ricos, con los chicos muy atractivos.
2. “Mi físico intimida a otras mujeres que no quieren tenerme cerca”.
3. “La gente tiende a pensar que porque soy atractiva, soy superficial”.
4. “Las personas suelen tener el prejuicio de que soy una chica vacía, tontorrona”.
5. “La gente no suele sentir empatía por mí”. Tiende a creer que, debido a mi belleza, no sufro por nada en la vida.
6. “No puedo usar ropa normal, porque todo me queda sexy”. No puedo pasear con unos pantalones cortos y un top, por cómo me quedan.
7. “Hay gente que me trata como a un trofeo, a un premio”. Algunos chicos me ven como algo a conquistar, como tener una corbata cara o un coche molón.
8. “La sociedad aprecia mi look, y luego me condena por explotarlo”. Sí, las personas hacen cosas por las chicas guapas que no harían si fueran menos atractivas, pero no dejan de pensar así de ellas.
9. “Los hombres se excitan tanto al verme, que luego no rinden como debieran en la intimidad”.
10. “Hay un componente sexista que piensa que soy una chica fácil porque soy muy atractiva”. Puede hacer la vida miserable.
11. “Los chalados se fijan en mí”. Me siguen, me dicen cosas, me obligan a estar a la defensiva.
Es posible que, como dice el refrán, “la suerte de la fea, la guapa la desea”. Ser muy atractiva (una condición de la naturaleza y de saber explotar la belleza física) tiene sus activos (“la belleza es una obligación espiritual, escribía el Dr. Gordon en un artículo anterior), pero también sus riesgos. Así es el equilibrio de la naturaleza.
Mi gratitud a Manu, Óscar, Santiago, Jaime, Juanjo, Mariola, Araceli y el resto de compañer@s con l@s que he estado hoy.