Páginas vistas en total

miércoles, 21 de mayo de 2014

El éxtasis de la rendición


Segundo día de la semana en Barcelona. Reuniones de comité comercial, con la responsable de personas y talento de nuestro grupo, de redes sociales, de marketing… Es el poder de una comunidad de talento a la que me siento muy orgulloso de pertenecer.
He estado leyendo en Psychology Today el artículo de la Dra. Judith Orloff (profesora de psiquiatría de UCLA y autora del libro ‘Libertad Emocional’) sobre las relaciones de las personas hipersensibles. Personas que van a la consulta de Orloff con la pretensión de encontrar una pareja estable (y que han probado las citas online y los asesores del amor, pero siguen solas). O que tienen relaciones, pero siempre están cansadas y abrumadas. La razón, más allá de que no haya gente disponible o que “todos son unos neuróticos”, es para la autora más profunda.
Judith Orloff les llama “empáticos de las relaciones” (relationship empaths). Personas muy sensibles, intuitivas y dedicadas a los demás, pero también absorbentes, hiperactivas y con sistema nervioso extremadamente permeables. Experimentan tanto el dolor como el placer de forma extrema. Lo curioso es que pueden ser muy sensuales y responsables, así como grandes amantes. El lado oscuro es que responden al mundo como si tuvieran una membrana, absorben el estrés de los demás y por ello se convierten en ansiosas y exhaustas. Más allá de la empatía, que es beneficiosa, comparten tanto con su pareja que se “integran” en ella.
En su libro ‘El éxtasis de la rendición’, Judith les describe y comparte estrategias para superarlos. “Para sentirse segur@s en una relación, es esencial establecer fronteras saludables y ser asertiv@. Entonces es cuando la intimidad es posible”, escribe JO.
¿Cómo saber hasta qué punto eres un/a “relationship empath”? La Dra. Orloff nos propone preguntarnos:
-       si nos llaman supersensibles
-       si tememos perder nuestra identidad en una relación íntima
-       si preferimos llevar nuestro coche para irnos cuando nos plazca
-       si nos preocupa demasiada sociabilidad y necesitamos tiempo para estar sol@s
-       si preferimos a veces dormir sol@s
-       si cuando viajamos con la pareja preferimos habitaciones separadas
-       si tendemos a asumir el estrés de nuestra pareja
-       si nos abruman los ruidos, olores, multitudes o demasiada cháchara

Para Judith Orloff, si contestamos positivamente de 1-3 de estas preguntas, lo somos parcialmente. Si las respuestas positivas son entre 4 y 6, hay fuertes tendencias. Y si respondemos que sí a 7 o más, somos “relationship empaths” certificado.
Y tras el autodiagnóstico, remover los obstáculos. Cambiar el paradigma, el modelo mental de pareja (“abandona las viejas reglas de la relación y crea otras nuevas”). Judith nos ofrece varios trucos: evaluar el potencial de compatibilidad de la pareja (pídele un tiempo sol@, a ver qué responde), ten en cuenta que las vibraciones hablan más alto que las palabras (evalúa la energía que generáis), deja tiempo para el silencio y para descomprimir (medita, escucha música, respira), limita el tiempo d socialización con los demás (para evitar el agotamiento), negocia tu espacio o tómate un “sleep divorce” (divorcio de dormitorio, dormir en camas separadas o en habitaciones separadas).     
“Libertad emocional”, un concepto interesante para librarnos de lo negativo. Gracias, Dra. Orloff, por compartir tus experiencias y reflexiones con nosotr@s.