Páginas vistas en total

lunes, 21 de abril de 2014

Quién es realmente un líder y el Método de Víctor Valdés


Mi buen amigo Jorge me ha recomendado un interesante artículo de Enrique Rojas, “Quién es un líder”, que apareció en ABC el 4 de abril. Es el siguiente:
Decía el director de cine americano George Lucas, en una entrevista que leí de él, que le gustaría hacer las películas que le hubiera gustado ver. Quisiera escribir un artículo breve, ordenado y que lo pudiera entender todo el mundo, sobre cuáles deben ser los principales ingredientes de un líder. El ser psiquiatra tiene la ventaja de que uno está acostumbrado a bucear en la vida ajena y a perforar superficies. A fijarse con mucha atención en la conducta. Lo importante en esta vida no es tener buenas cartas, sino saber jugarlas. El que no sabe lo que quiere no puede ser feliz.
El término líder procede del inglés, leader, que significa guía, jefe, el que va dirigiendo a un grupo, el que conduce y abre camino, el que tira y arrastra de los demás. ¿Cuáles son esas características a las que aludo en el título del presente artículo?
1. Debe tener una personalidad atrayente. Toda personalidad es transparente y opaca. Clara y difusa. De perfiles bien definidos y a la vez imprecisa. Pero aquí lo que hay que destacar es su capacidad de seducción: una mezcla de hechizo, carisma, admiración, cordialidad, que nos arrastra y empuja hacia él. Es como imán que nos atrae y que es capaz de llevar a su terreno a mucha gente y convencerla con sus ideales. Las palabras mueven, el líder arrastra.
2. Debe ser coherente, que entre lo que dice y lo que hace, que entre la teoría y la práctica de su vida exista una buena proporción, un equilibrio, conformidad entre el pensamiento y la realidad. Uno es lo que hace,no lo que dice. Habla la conducta y esa deja claro lo que somos. Trata de vivir en la verdad: no se miente a sí mismo ni a los demás. Es una persona verdadera. Aspira a no tener varias caras, sino que lucha, pretende y se esfuerza por no mostrar diferentes personalidades según el ambiente y la gente con las que se encuentra. Carece de contradicciones fuertes o al menos pone todo su empeño en que se desdibujen y pierdan solidez. Los cazadores de tesoros marinos tienen aquí buena presa. En una palabra: sinceridad de vida. También: autenticidad. Sabe que la ética es su soporte, como el arte de vivir con dignidad o el arte de usar de forma correcta la libertad. Liderar es servir. Es alguien auténtico, en quien se puede confiar, que no busca el aplauso ni el consenso, de ahí su grandeza. Por eso pasa de largo de las críticas que inevitablemente caerán sobre su figura. Hay solidez de piedra castellana. 3. Hay en él un buen equilibrio entre corazón y cabeza, entre los sentimientos y el mundo de los instrumentos de la razón. Sabe ser afectivo, emocional, vibrando con la alegrías y las tristezas que suceden a su alrededor y, a la vez, maneja bien la inteligencia: la lógica, la argumentación, el juicio ponderado. Como un rayo de sol que entra oblicuo por la ventana, haciendo brillar estos dos mundos complementarios, que le llevan a tener capacidad para superar adversidades y reveses de la existencia y tener una positiva filosofía de vida. Hay talento, orden, disciplina. Si es un líder de altura, de mucho nivel, llega a tener la sencillez de los sabios. Es la síntesis de lo esencial.
4. Estas personas tienen autoridad. Esta palabra procede del latín auctoritas y significa aquel que te hace crecer como persona. Que tira de ti hacia arriba, tratando de sacar lo mejor que llevas dentro. Es el arte de saber dirigir (sin querer hacerlo) y de hacerse obedecer. Es un referente. Un faro que ilumina y que sirve para aclarar el camino. Lo diré de una forma más categórica: la autoridad es la superioridad poseída por méritos propios y que es seguida por muchos. Supremacía, dominio, mando. Los clásicos distinguían dos ideas: auctoritas por un lado y potestas por otro. La primera es señorío, jefatura, imperio, prestigio, estimación, ser escuchado y observado para aprender, siendo capaz de proponer una doctrina de vida, que fascina y se hace sugerente. La segunda, se refiere al que manda y por eso tiene poder…, pero cuando deja de mandar, de estar en el poder, una vez suspendido en sus funciones, desaparece su fuerza y en el lenguaje coloquial lo decimos de forma gráfica: a fulanito se lo ha tragado la tierra. Todos lo vemos con cierta frecuencia, personas que tienen poder pero que no tienen autoridad. El que solo tiene poder manda, pero no gobierna.
5. El verdadero líder tiene capacidad para contagiar entusiasmo. Y además tiene un sentido positivo y sabe transmitir alegría. Su mirada aletea por encima de las dificultades y conflictos y sabe dar una visión optimista, a pesar de las dificultades y problemas que nunca faltan. No olvidemos que el pesimismo goza de un prestigio intelectual que no merece. El líder es una persona admirada en quien la gente confía, con capacidad de convocatoria y fuerza para ilusionar. La felicidad consiste en ilusión. Hay pocas cosas tan contagiosas como el entusiasmo. Pero el mundo está sumergido en una profunda crisis económica de proporciones gigantescas, de la que parece ser que estamos empezando a salir, aunque está dejando en nuestra sociedad notas dibujadas de melancolías rizadas de incertidumbres y alargadas en el tiempo. Un buen líder conoce la realidad pero mira con esperanza hacia delante. La esperanza es la virtud del caminante que sabe que va a llegar a la meta; es una mezcla de seguridad y certeza bien ajedrezadas. Hay empatía, buena capacidad para interactuar con él de forma positiva, sabe llegar a la gente de arriba y abajo. El líder debe ser un comunicador nato. Empuja, arrastra, se lleva a muchos a su lado con su mensaje de vida. 6. El líder es capaz de mostrar en público sus creencias, huyendo de lo políticamente correcto. Tiene el coraje de expresar lo que lleva dentro, aun a costa de caer mal o alejarse de lo que la mayoría espera que diga. Este punto es conflictivo, lo sé. Y difícil de llevar a cabo. Toda persona tiene dos facetas: la vida privada y la pública, la que es íntima y la que enseña a los demás. El líder es escrutado por la gente, que se cuela por los pasadizos de su ciudadela interior y si es alguien que está en la política, muchos periodistas entran en su vida y milagros para desguazarlo, mostrando al desnudo sus incongruencias y errores.
7. El líder es modelo de identidad. A la gente que sigue sus pasos le gustaría parecerse a él, hay algo que le empuja en esa dirección y le lleva a imitarlo de algún modo. El verdadero líder te ayuda a ser mejor. Te influye en positivo para sacar lo mejor de tu persona, para remover en el álbum de tu vida y extraer los mejores recuerdos. Es la fuerza de la credibilidad. Quiero terminar oteando tres figuras estelares de abajo hacia arriba: el profesor, el maestro y el testigo. El profesor enseña una disciplina, explica una materia y se queda ahí. El maestro enseña lecciones que no vienen en los libros, su magisterio se esconde tras sus palabras y sus gestos; al alumno avezado le gustaría parecerse a él, hay algo sumergido en su conducta que le atrae con magnetismo. El testigo es una lección abierta de vida, un ejemplo a seguir, un camino claro por donde uno puede andar. Nuestra sociedad necesita más testigos que maestros; vidas verdaderas, más que gentes que explican teorías. Uno es lo que hace, no lo que dice.
Termino. No quiero dejarme en el tintero un matiz, la diferencia que hay entre líder e ídolo. Pueden confundirse o superponerse los conceptos. El líder es la autoridad conseguida por una trayectoria ejemplar, que es seguida de forma racional por una cierta mayoría. Arrastra, convence, atrae, lleva a muchos en esa dirección. Tener liderazgo significa influir de forma psicológica, cultural e intelectual. El ídolo es alguien que es seguido por mucha gente de forma emocional y que se convierte casi en una divinidad social y está muy relacionada en nuestra sociedad con el deporte en sus distintas facetas; lo suelen fabricar los periodistas. Tener idolatría por una persona significa casi adorarle y tiene una influencia especialmente física y social.”
Ayer estuve viendo “El lado oscuro del carisma de Hitler”, un documental de la BBC. Fascinante. El carisma (en realidad, presencia, porque no es un don magnético innato, sino algo que se entrena) puede servir para el bien o para el mal, como el caso de los nazis. En cualquier caso, Adolf Hitler siempre mantuvo sus locas ideas (que plasmó en “Mein Kampf”); lo que cambió fue el contexto: la derrota alemana en la I Guerra Mundial, el crack del 29, la depresión… Un momento desesperanzado de la historia en el que se buscan mesías.
Y he estado leyendo “MétodoV. Gestiona la presión y alcanza tus objetivos”, de Víctor Valdés. Es el libro en el que el portero titular del FC Barcelona, además de tercer capitán y portero de La Roja, nos cuenta cómo entrena su mente.
Para VV, el gran enemigo es la presión, porque puede transformarse en ansiedad. Víctor llegó a los 10 años a La Masía, y a los 31 está en el cénit de su carrera profesional. Debutó con el primer equipo en la temporada 2002-2003 y desde entonces ha ganado 6 Ligas y tres Champions, un Mundial y un Europeo de selecciones, y el Trofeo Zamora (al portero menos goleado) en cinco ocasiones, cuatro de ellas consecutivas. Toda una Marca Profesional, que al final esta temporada marchará a otra competición europea.
Su método se basa en una premisa tan sencilla como inteligente: “Si no tengo nada que perder, solo puedo ganar”. Se trata de una escalera con ocho peldaños:
1.     Diseña tu escalera de objetivos.
2.     Simplifica tu vida con humildad.
3.     Adquiere hábitos saludables.
4.     Entrena, entrena, entrena.
5.     Llena tu cesto (con qué cuentas en tu vida si las cosas salen mal).
6.     Visualiza el momento crucial.
7.     Afronta el momento crucial con pasotismo.
8.     Gestiona el éxito y plantéate nuevos retos.
Que el método funciona lo prueban los logros de Víctor Valdés como portero menos goleado de Primera en cinco temporadas, con 895 minutos sin encajar un gol (superando a Miguel Reina), más de 500 partidos oficiales con el primer equipo del FC Barcelona y más partidos de Champions que su ídolo, Oliver Kahn. Pero, como el propio Víctor dice, “sigo sin acostumbrarme al éxito, porque sé que si lo hago dejaré de valorarlo”.
Me ha gustado MUCHO el Método de Víctor Valdés y el libro en el que lo ha plasmado. Mi gratitud al autor, a su mujer Yolanda y sus hijos Dylan, Kai y Vera, a su editor (que es el mío, el gran Roger Domingo) y a sus coaches: Van Gaal, Rijkaard, Guardiola… VV escribe que “el coaching” (el entrenamiento) es innegociable. Para tod@ líder debe ser así.