Páginas vistas en total

lunes, 28 de abril de 2014

Los Retos del Directivo Actual, por Emilio Moraleda


Jornada de lunes entre Madrid y Barcelona. Por la mañana, acción comercial con la DRH de una de las grandes compañías de seguros (el próximo paso es el encuentro con el DG, lo que demuestra el valor estratégico del talento en esa organización). Y por la tarde, AVE a Barcelona con Santiago Puebla, DG de FuturSkill. El 29 y 30 próximos, “el primer encuentro VUCA World de AEDIPE” en la ciudad condal y en la capital de España. Hablaremos del desarrollo del talento, con importantes experiencias de clientes (Port de Barcelona, IBM).
Admiro mucho a Emilio Moraleda, uno de los grandes directivos de nuestro país. Presidente ejecutivo de Pfizer con enormes resultados (recuerdo de aquellos tiempos sus “convenciones de líderes”, con unos 250 profesionales de la compañía, en las que tuve el honor de participar en distintos momentos), acaba de publicar “Los retos del directivo actual. Competencias, competencias y valores imprescindibles del profesional del siglo XXI”.
El prólogo es de Rosa García, presidenta de Siemens, y no tiene desperdicio. “Todos los grandes líderes empresariales de nuestro tiempo tienen algo en común: su infatigable capacidad para crear nuevos productos y servicios, su firme creencia en el talento de las personas y su voluntad constante de generar progreso y compartirlo con la sociedad”; “La capacidad para motivar a un equipo, la valentía que debe tener un buen líder para escuchar a los demás y la humildad necesaria para admitir que él también se equivoca son los factores que pueden marcar la diferencia entre la mediocridad y la excelencia de una compañía”. Rosa aprecia, como un servidor, la capacidad que ha mostrado Emilio Moraleda de equilibrar los dos pilares en sus conductas de liderazgo: lo más tangible, los números, los resultados, con el talento, que es la gran causa de que los resultados se consigan.
En la introducción, el autor considera que el líder del futuro será más humano y más humanista, con “un poco más de alma que ahora”. Sí, el secreto está en la gente, “en la gente mejor liderada”.
Emilio Moraleda nos habla de valores, especialmente de los que él considera “el oro molido”: Resultados, Integridad, Innovación, Respeto por la gente y Cuidar el talento. Emilio nos provoca: “Sin resultados estás muerto” y cita a Indira Gandhi: “No le cuentes a otros tus dolores de parto, muéstrales al niño”. O, como dicen los estadounidenses, “Your best friend is your trend”. Lograr y crecer (“El crecimiento constante es el mejor mecanismo de supervivencia”, Amancio Ortega). Para asegurarnos que la empresa lo logra, 4-5 claves: el primer ejecutivo ha de tomar el mando, la guardia pretoriana debe seguirle, han de estar unidos por el bolsillo, no bajar la guardia y ser muy conscientes de que no es tarea fácil. En definitiva, no levantar el pie del acelerador. Y un gran consejo: “Con incentivos mediocres no esperes resultados brillantes”.
Emilio Moraleda polemiza: “No estoy de acuerdo con quienes afirman que el talento es un bien escaso. El talento nunca ha sido escaso. (…) Otra cosa distinta es que el talento se identifique adecuadamente, se le dé la oportunidad de desarrollarse y se le sitúe en el sitio correcto”. Que el talento es escaso lo demuestra el desajuste de talento: en nuestro país, un enorme nivel de desempleo (insostenible) y a la vez dificultades para cubrir vacantes con éxito. Pero es que el talento, ya sabes, es capacidad y es compromiso en el contexto adecuado. O, como diría Ortega y Gasset, “yo soy yo y mis circunstancias; y si no las salvo a ellas no me salvo yo”.
Con el bagaje de primer ejecutivo a sus espaldas, Moraleda nos habla de elegir bien, de la cantera y el banquillo, de cómo moverlo, del ejemplo, de evitar a las “prima donas” y de que un/a buen/a líder no tiene miedo.
“Delega o revienta” es uno de mis capítulos preferidos. La delegación es esencial para el equilibrio de vida, para la motivación y el crecimiento, para la confianza. ¿Qué no es delegable? La reestructuración y la transformación organizativa, obviamente.
Gestión del Cambio. “Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca” (Jack Welch). En sus “pautas para no fallar”, Emilio se inspira en John P. Kotter (Harvard): sentido de urgencia, equipo comprometido, marcar la nueva dirección y comunicarla, remover obstáculos, conseguir victorias rápidas (quick wins), perseverar y afianzar los cambios.
Liderar en la adversidad. “La adversidad tiene la virtud de hacer surgir los talentos que en circunstancias de prosperidad habrían estado latentes” (Horacio). Como gran ejemplo, la expedición de Shackelton. El autor nos alerta contra los “líderes blanditos”, que no van a ninguna parte, y contra los llorones (hay que dedicarles el tiempo justo, porque no pueden ser el centro de atención).
Cercanía, tanto de las personas como de los números. El reconocimiento emocional, que es un “arma de construcción masiva”, con equilibrio (ni mucho ni poco, ni tarde ni pronto). William James, uno de los dos padres de la psicología, ya nos enseñó que “el principio más profundo de la naturaleza humana es el anhelo de ser reconocido”.
El autor se centra en las fusiones (el líder ha de estar visible, sin distracciones, con la regla del 80-20 (decisiones rápidas, audaces, aunque imperfectas), generando una única cultura (“Hay que unirse no para estar juntos, sino para hacer cosas juntos”, Donoso Cortés) y practicando la generosidad (la gran cualidad del talentismo).
Compromiso, real, vertical, rentable. Eliminar los “reinos de taifas” y apostar por la confianza.
Imagino a Emilio Moraleda como una especie de Coloso de Rodas, con dos columnas como piernas: el talento (individual y colectivo) y los resultados (previstos por la superación de las expectativas del cliente). Me gusta que l@s directiv@s con los que he tenido el privilegio de trabajar plasmen su experiencia y la compartan con nosotr@s. Gracias, Emilio, por ello; a tu editor, Roger (que es el mío); a tu agencia de conferenciantes, liderada por Dani (que también compartimos) y a la gente que ha trabajado contigo en los proyectos empresariales.    

1 comentario:

Abel dijo...

Estoy de acuerdo con el señor Moraleda respecto a la escasez de talento. Sin quitar que haya mucha 'mano de obra' sin cualificación, en este país tenemos una gran cantidad de gente con demasiada cualificación para el puesto de trabajo que desempeña. Que haya otros puestos que se quedan vacantes debido a que no se encuentran personas con la suficiente preparación para ellos, evidencia que el sistema para 'juntar' el talento adecuado a cada necesidad esté fallando.
Sin duda, será responsabilidad de las dos partes del mercado: los profesionales que no son capaces de ponerse en valor o disminuyen su valor propuesto para adaptarse a puestos 'inferiores' y las empresas que no saben encontrar y elegir a las personas adecuadas. Y eso, por no hablar de todas las personas preparadas que han salido de España buscando lugares donde se valore su talento más que aquí...

Saludos
Abel