Páginas vistas en total

miércoles, 2 de abril de 2014

La Gestión del Tiempo de las personas con Talento


Jornada entre Barcelona y Madrid. Reuniones de marketing, internas y con clientes. Puente aéreo en estado puro.
He estado leyendo el especial de National Geographic: “Viaje al interior del cerebro” y el artículo “Así es como las personas más brillantes del mundo organizan el día” (Here’s how the world’s best people scheduled their days) de Kevin Short en The Huffington Post. Un análisis (como dice Kevin, “desde Beethoven a Beyoncé) de cómo los genios gestionan su tiempo. Se basa en el libro “Rituales diarios: Cómo trabajan los artistas” (Daily Rituales: How Artists Work) de Mason Currey y del trabajo de RJ Andrews para representar gráficamente las agendas de los talentos más creativos e influyentes.
Algunos, evidentemente, seguían pautas más excéntricas. Por ejemplo, Ludwig Van Beethoven. Entre 1822 y 1827, desayunaba un café con 60 granos seleccionados por el mismo, se dedicaba a componer por la mañana (8 horas), comía con vino, se daba un largo paseo de un par de horas con un papel para tomar notas, pasaba por una taberna para leer el periódico, cenaba (con cerveza, y después se fumaba una pipa) y dormía durante ocho horas.
El escritor francés Víctor Hugo se levantaba “por un disparo que le despertaba”. Se tomaba un baño con agua helado (en los baños públicos), desayunaba dos huevos duros y café, leía una carta de la Srta. Juliette Drouet, hacía ejercicio físico en la playa durante un par de horas y visitaba al barbero cada día. Dos horas escribiendo y respondiendo a cartas y ocho horas de sueño reparador.
Un biógrafo de su compatriota Honorato de Balzac ha señalado que su vida era “una orgía de trabajo separada por una orgía de relajación y placer”. Siete horas escribiendo, una hora de descanso, otras 6’5 horas de trabajo, media hora de ejercicio, 90 minutos para recibir amigos y tomarse un baño y siete horas de sueño.
Lo mismo podemos advertir en Gustave Flaubert (7 horas de sueño, 6 de trabajo, 5 de lectura), Thomas Mann (7 horas de sueño, 3 para escribir y 3’5 horas de lectura), Mozart (6 horas de sueño, 2+2+4 horas componiendo, 4 de lecciones, 4 de actividad social), Kant (7 horas de sueño, 1 de meditación, 1 de lectura, 4 de clases, 3 de visitas sociales, 3 de lectura), Freud (6 horas de sueño, 1 de desayuno y aseo, 4+6 de pacientes, 1 de paseo por la Ringstrasse de Viena a toda velocidad, 1’5 de cena y jugar a las cartas), Milton (7 horas de sueño, 3 horas de meditación y lectura de la Biblia, 3 horas de dictado –el escritor había perdido la vista con 40 años-, 1 de comida y 4 de paseo, 4 de visitas), Dickens (7 horas de sueño, 2 horas de desayuno y paseo, 5 horas de escritura en completo silencio, 3 horas de paseo, 7 horas de actividad social y cena), Darwin (7 horas de sueño, una hora de paseo y desayuno, 4+2+2 horas de trabajo, 3’5 horas de juego y descanso), Tchaikovsky (8 horas de sueño, una hora de desayuno, 2’5 horas de paseo, 2+2 horas de composición, 4 horas de actividades sociales), Benjamín Franklin (7 horas de sueño, 4+4 horas de trabajo, 3 horas de desayuno y reflexión, 2 horas de lecturas, 4 horas de cena, música y conversación).
¿Pautas comunes en genios tan distintos? La importancia de dormir un número de horas adecuado (frente a esa creencia de que los genios duermen poco y mal), muchas horas de trabajo (la inspiración te tiene que pillar trabajando), paseos y ejercicio en general (endorfinas para el cuerpo y la mente), reflexión, lectura, actividades sociales.
¡Qué diferente de nuestras agendas, que incluyen viajes y tráfico, reuniones, jornadas maratonianas! Y de las 4’5 horas de televisión que ve cada español, de promedio, al día. Con esas horas, los genios hacían buena parte de sus horas.     

Mi gratitud a la “clase creativa”, que disfruta con lo que hace, que pone en valor su talento, que aporta de manera ingeniosa e innovadora.

1 comentario:

Tulio Arias dijo...

Siempre he dicho que la gestión de personas es muy complicada, y una mala gestión del personal puede tener efectos traumáticos sobre los procesos de producción.
Por esta razón, se debe tener una planificación de las cargas de trabajo de todas las áreas y equipos para poder distribuir con flexibilidad tareas.
En este sentido el control de acceso es fundamental para hacer seguimiento y planificación sobre el personal.
La tecnología en los sistemas de control de acceso, además de aportar grandes oportunidades para la empresa, pueden reducir los costos fijos e incrementar la rentabilidad.