Páginas vistas en total

sábado, 12 de abril de 2014

¿Es realmente Inevitable el Amor y la Muerte?


Ayer, en Oviedo, muy a ver “Inevitable”, película hispano-argentina de Jorge Algora, premiada en festivales. Grandes interpretaciones de Federico Luppi, Darío Grandinetti, Mabel Rivera, Carolina Peleritti y Antonella Costa. Sinopsis: “Fabián (Darío Grandinetti), trabaja como ejecutivo en un banco. Tras la muerte de un compañero de trabajo, entra en crisis. Mariela (Carolina Peleritti), su mujer, es psicóloga y tiene como paciente a Olga (Mabel Rivera), una mujer amargada que trata de volcar su frustración sobre la terapeuta. Fabián conoce a un famoso escritor ciego (Federico Luppi), que intenta ayudarle. Guiado por sus consejos, Fabián fuerza una relación con Alicia (Antonella Costa), una jovenescultora, a la que ve como su amor inevitable...”
Nerea Madrazo, entrevistó al director y guionista de la cinta para LGEcine.org.  Y escribió lo siguiente: “Acaba la proyección. Salgo de la sala con un nudo en el estómago. Tenía unas preguntas preparadas, pero ya no sé ni por dónde empezar. Estoy pensando en ello cuando organización me avisa que puedo entrevistar a Jorge Algora. Tengo que prevenirle, su película me ha dejado “tocada”.
Primero, felicidades por la película. Yo he salido de la proyección… no sabría definirlo, ha sido intenso. ¿Cómo viviste tú el proceso de creación del guion?
Yo siempre trato que mis películas tengan ese punto final que dé la vuelta a la historia. Hay otro tema que tengo muy presente, la violencia de género. Intento que las espectadoras vean que eso es algo que aparece, que no te esperas. Hay que estar alerta, porque hay síntomas.
No se puede obviar los toques de comedia que hay en la película.
Yo creo que es ironía. El tipo acaba convirtiéndose en algo que nos produce gracia, casi por vergüenza.
Es que es hasta dramático lo ridículo que llega a ser.
Claro, es indigno. Pasa tantas veces… el tipo que en otros frentes se emborracha… He buscado otro frente. Que no sea algo gastado. Lo que más me interesa de esta película es el proceso de degradación. Creo que el hombre masculino se convierte en un tipo absolutamente degradado, porque tiene una imbecilidad encima que no es capaz de llevar bien.
O sea, ¡que es una reflexión sobre el propio género, el género masculino!
Yo creo que sí. Hay el tipo que intelectualiza, el que supera el nivel carnal y sexual y se controla y sabe medirse. Pero hay mucho elemento masculino que no sabe controlarse y eso les lleva al disparate. Todo dentro de unos márgenes está bien, pero si no tienes vías de escape, eso es una olla a presión. Esta olla a presión la planteo al principio de la película, donde el único síntoma es la hija del matrimonio que se comunica a gritos. Ellos son perfectos, ella es un cielo, aunque quizás no demasiado pasional. Se trata de romper eso: ¿cómo no te has dado cuenta de lo que tienes delante?
¿Hasta qué punto crees que el talento de los actores [muy alto] te ha ayudado a contar esta historia?
Me ha permitido dejar que la película respire, que tenga sus tiempos. Su interpretación tenía tantos matices que no quería cargarme la credibilidad que tienen. Quitando la desquiciada de Mabel [risas] que es un torbellino. Son como unos violines perfectos.
Y a la interpretación la acompaña un sonido que destaca por ser realista, limpio. De hecho está nominado a los premios Mestre Mateo.
Yo quería que fuéramos muy conscientes del lugar donde se produce la historia. Señalar la superficialidad, la máscara. Para que quedara claro debía subrayarlo con el sonido. Además, la película entra con una banda sonora impresionante. Contrapone la pasión, la emoción a la vida real. Hay otro tema. Los lugares. No sabemos dónde están. Los dejas en suspenso, como si fueran el subconsciente; los otros, la realidad. Es el mundo frío de Fabián, ordenado. El parque ya es aire. El barrio de ella, auténtico.
Volviendo a las nominaciones a los premios Mestre Mateo [sábado 12 de abril de 2014]. Tenéis seis: mejor sonido, mejor banda sonora, mejor largometraje, mejor actor de reparto, mejor actriz de reparto y mejor montaje. Si sólo pudieses ganar una, ¿cuál te gustaría que fuese?
El de la banda sonora. Berrogüetto es uno de los mejores grupos gallegos, que además, se acaban de deshacer. Era la primera banda sonora que han hecho. Por el trabajo que han hecho.
Y en el plano realista, ¿cuál crees que vas a ganar?
Es que es Galicia. Yo creo que Mabel Rivera [mejor actriz de reparto] y mejor banda sonora. Y quizás el premio al mejor montaje.
Es que los premios de las academias son algo muy particular.
A veces ya se les ve venir.
Luego te sorprenden. En El niño de barro (2007) me llevé nueve en estos mismos premios, siendo una película rodada en Argentina. Me lo llevé todo [Risas]. Pero fue una sorpresa, no me lo esperaba. Cuando de pronto le dieron maquillaje… ya es que me lo llevé todo [más risas].
La película tiene un guión muy sólido sobre el amor verdadero, sobre hasta qué punto puede el destino jugar con nosotr@s, sobre la inevitabilidad, en definitiva, en un mundo caótico.
Mi gratitud por esta inesperada película, al director, los actores y actrices y los profesionales que han hecho posible lo Inevitable.