Páginas vistas en total

viernes, 21 de marzo de 2014

Premio Líder Humanista


Hoy se ha celebrado el IV Foro Liderazgo Empresarial y Humanismo, organizado por Aliter. Ha dado la bienvenida Miguel Ángel Recio, DG del INAEM. Posteriormente lo ha inaugurado Pilar Gómez-Fabra, Directora de RRHH de Acciona Agua. Posteriormente, Jaime Olmedo (Real Academia de la Historia) nos ha hablado de la importancia de la lectura para el directivo, y el abogado José María Ruiz, de la RSC.
A las 11, José Antonio Marina ha hecho la laudatio del premiado como Líder Humanista 2014, que ha recaído en un servidor. Un grandísimo honor que me hayan concedido este galardón, en el que me preceden nada menos que Antonio Garrigues, Laura González-Molero y Carlos Espinosa de los Monteros. Ni en el mejor de mis sueños podía imaginar que el maestro Marina me podría entregar un premio como éste.
Humanismo y Liderazgo. Ya sabes que el Humanismo es un movimiento intelectual, filosófico y cultural que se inició en algunas ciudades italianas en el siglo XIV, con grandes figuras como Dante Aligheri, Petrarca y Bocaccio. Humanitas significa “filantropía”, amor a nuestros semejantes, y también un tipo de letra que sustituyó a la gótica. Ya sabes que me encanta saber quién es el padre o la madre de un concepto tan importante como el Humanismo. En este caso, fue el toscano Coluccio Salutatti (1331-1406), que en 1369 llamó “studia humanitatis” a un tipo de aprendizaje distinto a la educacion escolástica, los “studia divinitatis”. Humanismo, que proviene de humano, el/la que se hace “humo”, tierra o polvo. ¿Qué provoca el Humanismo? Una cuádruple causa: la llegada de sabios desde Constantinopla (1453) a Europa Occidental, especialmente a los estados italianos, el Papado de Nicolás V y Pío II, los mecenas (Medici, especialmente) y las universidades (Alcalá, Lovaina).
Para mí, el “Top Ten” de los grandes humanistas está formado por Leo Battista Alberti, Lorenzo Valla, Alfonso de Palencia, Marsilo Ficino, Antonio de Nebrija, Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro, Juan de Valdés, Juan Luis Vives y Michel de Montaigne. Tuve la ocasión de estudiar su vida y obra, especialmente la de Erasmo, Tomás Moro y Juan Luis Vives, en “El triunfo del humanismo en la empresa”, una obra que a le gusta mucho a mi buen amigo Martín Hernández, DG de Aliter (la mejor Escuela de Negocios en Biotecnología y una de las mejores en Estudios Internacionales).
Liderazgo: un aspecto esencial a lo largo de la historia, desde Alejandro Magno a Nelson Mandela. Científicamente, existe desde 1961 gracias a Warren Bennis y está, como diría la Dra. Silvia Damiano, “upside down” (patas arriba; así se llama su próximo libro, que se publicará el 10 de abril). En cinco décadas, hemos vivido sucesivas “olas” de Liderazgo, desde el poder de la Visión (precisamente a partir de Bennis) hasta el Modelo i4 de NeuroLiderazgo: Intuición, Imaginación, Inspiración, Integración. Como nos ha enseñado el maestro Marina, Inteligencia Emocional e Inteligencia Ejecutiva.
Humanismo y Liderazgo convergen en el Talento, porque, como bien sabes, estamos entrando en el Talentismo, en la era en la que el Talento es más escaso –y valioso- que el Capital. Las empresas humanistas (Human Age) atraen, fidelizan y desarrollan el talento individual y colectivo. El Liderazgo es talento para influir decisivamente en los demás.
Mi profunda gratitud  a tod@s l@s que han hecho posible la concesión de este premio.
En el resto de la jornada, ponentes de la categoría de Alfredo Alvar (CSIC), Jesús Zorrilla (Clínica Universidad de Navarra), la experta en Liderazgo Maitena Servajean, el empresario Alberto de Zunzunegui, Ana Eulate (Top 100 mujer líder), Maribel Riaza (Everest), el arabista Justo Lacunza, el catedrático de Historia José Ignacio Ruiz, Ofelia Marín-Lozano (1962 Sicav), Elena Gil (presidenta del IWF Spain) y el filósofo Antonio Medrano. ¡Qué fabuloso plantel de humanistas!