Páginas vistas en total

sábado, 15 de marzo de 2014

El Coaching y los germinadores de Talento


Hoy sábado ha tenido lugar en Fundesem (Alicante) la clausura de la IV Edición del Programa de Coaching Estratégico, un éxito que se mantiene (es muy posible que en noviembre de este mismo año comience la V edición) y que ha transformado la vida personal y profesional de l@s alumn@s del mismo.
Hemos hablado esta mañana de “Ciencia, Arte y Ética del Coaching”. ¿Hasta qué punto el Coaching es o no es una Ciencia? ¿Cuál es su componente artístico? ¿Qué dilemas éticos hemos de resolver? Además, hemos repasado las 50 herramientas de las que dispone un/a coach ejecutiv@ para hacer mejor su labor y hemos compartido el maravilloso vídeo de TED “Classical music with shining eyes” (Música Clásica con los Ojos Brillantes), del director de la Sinfónica de Boston y profesor del conservatorio Benjamin Zander: www.youtube.com/watch?v=d-7GrKiVVfc Uno de mis vídeos favoritos de TED, y uno de los mejores ponentes de Liderazgo que conozco (tuve la suerte de conocerle personalmente gracias a mi buen amigo Santiago Álvarez de Mon). Su libro “El arte de la posibilidad” es estupendo. “Nunca dudes de que las personas que diriges pueden lograr lo que sueñan”, recomienda Ben Zander. Si quieres más de él, te recomiendo el vídeo (subtitulado en castellano) precisamente con el nombre “El Arte de la Posibilidad”: www.youtube.com/watch?v=M7iTpsZ0dQ0
Uno de los alumnos del Programa de Fundesem ha utilizado la palabra Coaching como acrónimo (una idea muy brillante) y para la G ha empleado “Germinadores”. Los coaches como germinadores de talento. Verdaderamente profundo.
Lo es porque, como sabes, la germinación es el proceso según el cual una semilla se desarrolla estimuladamente hasta convertirse en una planta. Y eso significa que el talento no nace (no depende de la genética, no está predestinado) ni se hace, si un@ no quiere. El talento se cultiva, como se cultiva una planta. Y necesita una semilla: la voluntad, la pasión, el elemento, el querer, el disfrute. Encontrar esa semilla, esa vocación, es una gran tarea de liderazgo y de coaching.
Necesita esa semilla, para germinar, un terreno adecuado. Y necesita estimulación (estímulo-respuesta), que es precisamente lo que el coaching puede proporcionar. Crecimiento, evolución, desarrollo natural. El coaching es efectivo porque el talento no es fijo, sino que, como diría Ben Zander, es “el arte de una posibilidad”. Germinar proviene etimológicamente del latín germen, germinis: retoño, germen, vástago. Una combinación del prefijo gen- (dar a luz, parir, engendrar) y el sufijo –men (instrumental). El mismo origen que “hermano” (del mismo germen) y por ello est@s nuev@s coaches de Fundesem, que como equipo se han llamado Aletheia, son “herman@s de coaching”. De ese gen- tenemos genio, ingenio, indígena, progenitor o benigno.
Zander nos invita a pensar en un ser querido que ya no esté con nosotros y escuchar el preludio en Mi menor (opus 28 nº 4): www.youtube.com/watch?v=ef-4Bv5Ng0w Menos de tres minutos para mostrar las emociones a flor de piel. Parece ser que “50 sombras de Grey” ha vuelto a poner este preludio de moda. También está en la banda sonora de “El diario de Noa”, una de las películas más románticas que existen.
Una preciosa versión de Bossa Nova de este preludio nº 4 de Chopin es el tema “Insensatez” (How Insensitive) de Antonio Carlos Jobim: www.youtube.com/watch?v=mpr6t7184_Y Pat Metheny lo toca a la guitarra: www.youtube.com/watch?v=1otriwDgYro Jane Birkin cantó en “Jane B” (1969) su versión, creada por Sérge Gainsbourgh: www.youtube.com/watch?v=BbeB0AkVqD0 Y Jean Michel Jarre versionó el preludio en Mi menor en su “Near Djaina”: www.youtube.com/watch?v=h88MTH8KkWM dentro del álbum “Geometry of Love” (2003).

L@s coaches como germinadores de talento. “Nuestro cuerpo es nuestro jardín y nuestra voluntad es el jardinero” (Shakespeare, Otelo). “Todo lo que es la semilla de lo que puede ser” (Marco Aurelio). “Ver las plantas cuando son semillas es el signo de la genialidad” (Lao Tse).
Mi profunda gratitud a Andrés H., Andrés S., Daniela, Elisa, Felipe, Guzmán, Inma, Isabel, Juan, Marcelo, Paola, Patricia, Pepa, Rosa y Susana. Una nueva generación de coaches, una esperanza para el presente y el futuro.