Páginas vistas en total

lunes, 17 de febrero de 2014

Smile 2: Segundas partes pueden ser muy buenas


Me habría encantado estar en la presentación de mi buen amigo Rubén Turienzo el pasado jueves 13. Estrenaba su nuevo libro “Smile 2. Actitud positiva para parejas radiantes”, a pocas horas de San Valentín, como debe ser. Y ha tenido Rubén la amabilidad de mandármelo, antes de poder comprarlo (lo haré, pare regalárselo a vari@s amig@s). El momento oportuno para leerlo, disfrutarlo, degustarlo, ha sido el AVE entre Madrid y Barcelona en los inicios de esta semana.
Creo que es su octavo libro, desde “Dirige de cine” (que tuve el honor de prologar), “Saca la lengua”, “La gallina que cruzó la carretera”, “Los tacones de Oz”, “Gana la resiliencia”, “Carisma Cómplex” y el primer “Smile”. El hecho cierto es que Rubén cada día escribe mejor. Es un magnífico autor, conferenciante y un estupendo coach que, muy probablemente, acabará asesorando a algun/a ministr@ o primer ministr@. Y si no, al tiempo.
Para vayamos con este manual práctico para parejas radiantes (me encanta el concepto, porque es muy gráfico; hay parejas que iluminan la sala cuando llegan a un sitio). Parte de una valiente confesión: “Para ser un experto en influencia social y comunicación, no tienes ni idea de cómo hablar con tu pareja”, le espetó una ex al despedirse. Eso del “cuchillo de palo” un servidor lo lleva fatal (un reputado herrero ha de tener el mejor de los cuchillos). Así que, aprovechando sus amplios conocimientos en psicología positiva, coaching y PNL, Ruby se puso a hacer investigación de campo y le ha salido una pasada de libro. Un texto esencial para hacer más feliz a tu pareja (y de paso, a ti mism@). Gracias, Rubén, por este regalo de los dioses.
Me encantan sus frases: “Las parejas radiantes saben que su relación es una cosecha”, “La vida son matemáticas: lo que no suma te resta”, “El Amor empieza en la admiración y en el compromiso con la generosidad mutua”, “En el Amor la distancia se mide en minutos”… Píldoras muy valiosas para pensar y actuar en consecuencia.
¿El equilibrio? Sí, entre lo sentimental, la gestión del entorno y la realización laboral.  Uno de los grandes modelos que aparecen en el libro es el de Sternberg: falta de amor (ni pasión, ni intimidad, ni compromiso), cariño, encaprichamiento, amor vacío (compromiso, pero sin pasión ni intimidad), amor romántico (pasión e intimidad, pero sin compromiso), amor loco (sin intimidad), amor consumado (con los tres ingredientes). Rubén lo liga a los seis términos griegos del Amor: Eros, Ludus, Storge, Manía, Ágape y Prgama. Brillante.
“Ni te quiero ni te necesito… te elijo”. Para ello, Beneficios (lo que me aporta), Sintonía (en el mismo momento), Destino (hacia el mismo fin) y Química (saltan chispas). Son las premisas esenciales.
En las siete señales enemigas de las parejas radiantes (planteamiento violento, críticas, reproches, desprecios, actitud defensiva, intentos fallidos de desagravio y recuerdos negativos), Rubén Turienzo sigue a Gottman. Y además nos aporta las 14 barreras a superar: Diferencias sociales, culturales y de hábitos, Contraste de personalidades, Las diferentes fases del amor, El crecimiento de la familia, Factores externos (viajes, amigos molestos), Los fantasmas del pasado, Infidelidad, Celos, Funciones y responsabilidades del hogar, Insatisfacción sexual, La rutina, Problemas económicos, La falta de reconocimiento, Violencia.
El rencor como arma de destrucción emocional masiva, la paciencia como ciencia para mantener la paz, y las claves de una pareja radiante: Caricias, Conocimiento (el libro incluye el juego de las 20 preguntas de John Gottman), Admiración (con el calendario de las siete semanas, de Lois Abrams; “Quien admira, ama, y quien ama, brilla”), Risa (las cinco risas, de Francesca Strauss), Influencia, Complicidad (Rubén nos regala los juegos de “el globo”, “el secreto” y “sin volumen”), Innovación, Amistad y el Sexo (como dice Rubén: “¡Y por fin llegó el fuego!”). Y mi frase favorita del libro: “Quien no te hace reír no te hará gemir”.
Pero hay más: cuatro técnicas infalibles (el Solutionator RT3000, las naranjas completas, el banco emocional y el kamasutra de las parejas radiantes, con 32 posturas –emocionales- de cada una de las ocho claves). “La fuente de la eterna juventud se llama ILUSIÓN COMPARTIDA”, ¡Qué gran verdad!
El libro concluye, reconectando con Smile, con los cinco pasos de la Actitud positiva: Simplifica, Relativiza, Positiviza, Ilusiónate y Modifica, con ejemplos concretos de situaciones difíciles (una veintena). Como repite el autor, “la vida no es fácil pero podemos hacerla sencilla”.
Una bibliografía muy completa (33 libros, desde Ovidio y Platón a Fromm, Bucay, Walter Riso, Gottman, Sternberg y Marina), una “banda sonora” propia (20 canciones), filmografía (unas 30 pelis) y teatro/musicales/libros de ficción y de poesía. Me quedo, de todos ellos, con “El diario de Adán y Eva” de Mark Twain, “El Diario de Noa” (DVD) y “Diario de un desembarco” de Yolanda Sáenz de Tejada. ¿Será casual que los tres son diarios, como este blog?    

Suelen decir en el mundo del cine que segundas partes nunca fueron buenas. Pero hay ejemplos de lo contrario, como “El Padrino 2”. Lo mismo ocurre con “Smile 2”. Imprescindible. Uno de los grandes libros del año. Regálaselo a tu pareja.