Páginas vistas en total

sábado, 11 de enero de 2014

No hay marcha en Nueva York. El espíritu de Mecano


A mi hija Zoe le encanta la canción de Mecano No hay marcha en Nueva York. Se sabe la canción de memoria y la canta repetidamente. Hoy hemos estado escuchando la canción paso a paso (comentario de texto) y le he estado explicando qué es “la botella de Fundador”, por qué “San Juan de la Cruz en el Carmelo”, la película “Hijos de un Dios menor”, etc. Te recomiendo el ejercicio de analizarla (www.youtube.com/watch?v=f6Q5HeabGfU), porque representa el ideal que suponía ir a Estados Unidos, especialmente a Nueva York (un servidor fue por vez primera en 1987) y que luego no es oro todo lo que reluce. EE UU sabe poner en valor lo que tiene.
Mecano, el grupo formado por Ana Torroja y los hermanos José María y Nacho Cano, se inició en 1981 (recuerdo la primera vez que se presentaron en la cadena SER), vivió una etapa puramente tecno y una segunda fase, mucho más ecléctica, de 1986 a 1992. No por casualidad, en verano del 92, con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona y la Expo de Sevilla, dio su última gira. Una España se cerraba y otra, tal vez menos ilusionante, se iniciaba, ya sin este trío que tantas alegrías nos dio.
Repasando sus seis álbumes de estudio (hubo otro, “en concierto”, de 1985):
Mecano (1982):
- Me colé en una fiesta: “Ahí me coleéy en tu fiesta me planté/
coca cola para todos y algo de comer/
mucha niña mona,
pero ninguna sola/
luces de colores,
lo pasaré bien”.
- Maquillaje: “Sombra aquí, sombra allá/ 
maquíllate, maquíllate/ 
un espejo de cristal/ 
y mírate y mírate”.

Dónde está el país de las hadas (1983):
- Barco a Venus: “Déjalo ya,/
sabes que nunca has ido
a Venus en un barco/
quieres flotar,
pero lo único que haces
es hundirte”.

Ya viene el sol (1984):
- Aire: “Aire./ Soñé por un momento que era aire/
Aire. Oxígeno, nitrógeno y argón/
sin forma definida ni color/
fui aire volador.”
- Hawaii-Bombay: “Hawaii-Bombay/
a la luz del flexo/
Hawaii-Bombay/
nos damos un beso/
hazme el amor/
frente al ventilador”.
- Japón: “Entre miles de tornillos/
viven en Japón/
son más de un millón/
donde sale el Sol/
no son rubios, no son altos/ son tipo reloj/
en un metro hay dos/
donde sale el Sol”.

Entre el cielo y el suelo (1986) 
- Cruz de navajas: “Sobre Mario, de bruces, tres cruces/ 
Una en la frente, la que más dolió./ 
Otra en el pecho, la que le mató/ 
y otra miente en el noticiero:/ 
dos drogadictos en plena ansiedad/ 
roban y matan a Mario Postigo,/ 
mientras su esposa es testigo/ 
desde el portal”.
- Me cuesta tanto olvidarte: “Aunque fui yo quien decidió que ya no más/ y no me canse de jurarte/ que no habrá segunda parte,/ me cuesta tanto olvidarte”.
- Hijo de la Luna: “Luna quieres ser madre/ y no encuentras querer/ que te haga mujer/ dime Luna de plata/ qué pretendes hacer/ con un niño de piel. / Hijo de la Luna”.

Descanso dominical (1988):
- No hay marcha en NuevaYork: “Que te comen el coco con los telefilmes/ pero es un ardid/ y estoy loco por irme/ a Madrid”.
- Eungenio Salvador Dalí: “Si te reencarnas en cosa,/
hazlo en lápiz o en pincel/
y Gala, de piel sedosa,/
que lo haga en lienzo o en papel./
Si te reencarnas en carne,/
vuelve a reencarnarte en ti/
que andamos justos de genios/
"Eungenio" Salvador Dalí.”
- La fuerza del Destino: “Pero la fuerza del destino/
nos hizo repetir,/
que si el invierno viene frío/
quiero estar junto a ti”.
- Mujer contra Mujer: “Quien detiene palomas al vuelo/ volando a ras del suelo/ mujer contra mujer”.

- Un año más: “Y en el reloj de antaño, 
como de año en año/ 
cinco minutos más para la cuenta atrás./ 
Hacemos el balance de lo bueno y malo/ 
cinco minutos antes 
de la cuenta atrás.”
- Héroes de la Antártida: “No hubo lápida/ sí hubo plática/ que Dios salve a la reina/ gloria eterna a los héroes/ de la Antártida.”
- El blues del esclavo: “A ver si ahora con la guerra/ de secesión/
se admite nuestro sindicato/ del algodón/
que a saber/ quiere obtener/
descanso dominical,/ un salario normal,/
dos pagas, mes de vacaciones/
y una pensión/ tras la jubilación”.
- Quédate en Madrid: “Siempre los cariñitos/ me han parecido una mariconez/ y ahora hablo contigo en diminutivo/ con nombres de pastel”.

Aidalai (1991):
- El 7 de septiembre: “Y aunque la historia se acabó/
hay algo vivo en ese amor/
que aunque empeñados en soplar/
hay llamas que ni con el mar”.
- Dalai Lama: “A falta de petróleo no hubo amigos en el mar/ dejando las naciones tu barquito naufragar/
nobel en la guerra,
Nobel en la paz”.
- Naturaleza muerta: “Y llorar, y llorar, y llorar por él./ Y esperar, y esperar, y esperar de pie/ en la orilla a que vuelva Miguel.”
- Una rosa es una rosa: “Es por culpa de una hembra/ que me estoy volviendo loco./ No puedo vivir sin ella,/ pero con ella tampoco.”
- Bailando salsa: “Bailando salsa./ Bailando salsa./ Bailando salsa en el Stella,/ al son del ritmo sabrosón/ de las caderas de Carmela.”
- El fallo positivo: “Pesando en la balanza del amor/ la ciencia y la conciencia/ fue tu condena un nudo de dolor,/ estúpida sentencia,/ y es que tú eres lo que más quiero/ y si ti la vida es un cero”.
- El uno, el dos, el tres: “Que si ese día la tortilla da la vuelta/
veréis qué pocos nos quedamos en cubierta/
el uno, el dos, el tres
/y para de contar/
que al escondite ingles
se han puesto los demás/
el uno, el dos, el tres/
y para de cantar
/porque a ninguno le interesa escuchar”.

Mi profundo agradecimiento a Ana, José María y Nacho, al padre de los Cano (sin que hubiera comprado 100 copias del primer disco de Mecano y se lo mandar a los “conectores”, tal vez nunca habrían tenido éxito), al público de su primer “concierto” en un local de Valencia y a tod@s l@s que les seguimos. Me ha dado la sensación, repasando su discografía, que han sido a nuestro país lo que fue Rodríguez (Searching for Sugar Man) a la Sudáfrica anti-apartheid.
Necesitamos sus himnos, ahora como en los 80, para tener un proyecto colectivo.