Páginas vistas en total

martes, 21 de enero de 2014

La Calidad Directiva y la imperiosa necesidad de Optimizar el Talento


Esta tarde he tenido el honor de participar en una jornada sobre Talento Organizativo como Ventaja Competitiva del Club de Excelencia en la Gestión, para hablar de este cambio de era, “Del Capitalismo al Talentismo”. Tras esta presentación hemos mantenido una mesa redonda con Carlos Pelegrín Fernández, Director de Desarrollo de RRHH de IBERIA, y Lourdes Ramos, DRH de Garrigues, nuestros anfitriones hoy. Posteriormente, Raquel Casero, Directora del Programa de Coaching Ejecutivo de la Universidad de Málaga, nos ha hablado de Coaching Experiencial.
Mi presentación ha constado de tres partes:
A. Preámbulo.
¿Cuál es “The name of the game” (El nombre del juego)? A quienes nos gusta el cine no se nos ha pasado de largo que el último fin de semana se han estrenado “El lobo de Wall Street”, de Martin Scorsese y “Mandela: Del mito al hombre”, protagonizada por Idris Elba. La primera, el retrato de un timador moviéndose a sus anchas por el capitalismo financiero. La segunda, un luchador por la libertad y por la paz. Y nos queda “La gran estafa americana”, para el 31 de enero. Películas que dejan en evidencia al Capitalismo (su promesa de crecimiento es, como dec ambientalista ro egopresionantecomo decroup, Jeffrey Jorres, habla de Talentismo.d y por la paz. Y nos queda "ro egopresionanteía el ambientalista Edward Abbey, “la ideología de las células cancerígenas”)   y reclaman un nuevo sistema.
Precisamente, lo que se discute esta semana en el Foro Económico de Davos, donde el CEO de ManpowerGroup, Jeffrey Jorres, habla de Talentismo. Porque estamos iniciando una era en la que el talento es más escaso –y más valioso- que el capital.
La reforma laboral del gobierno de España se ha visto como un abaratamiento del despido, cuando lo más relevante que contiene (y que desgraciadamente ha pasado en buena medida desapercibido) es la necesidad de la formación y de una recolocación profesionalizada.
Y por último, esto de que “las personas son lo más importante de una compañía” es una falacia. Hay personas en la organización que no merecen estar en ella, porque son “tóxicas”. Y hay otras valiosas (que sirven al cliente, que trabajan en equipo, que innovan) y a las que llamamos talento.
Precisamente la Calidad Directiva, el Liderazgo, es el primero de los criterios del Modelo de Excelencia EFQM. La clave para obtener los resultados previstos.

B. Manifiesto de la Calidad Directiva para Optimizar el Talento, con 12 puntos.
1. Exige una Estrategia del Talento, como parte del Cuadro de Mando Integral (perspectiva de talento). Si la organización no cuenta con una buena estrategia, la energía se disipa a marchas forzadas. Dos textos importantes en esta línea son “Experiencias en la Dirección y Gestión de Recursos Humanos”, coordinado por Carlos Pelegrín y Lorenzo Peribáñez, y “Generación de Modelos de Negocio”, de Osterwalder y Pygneur.
2. Implanta TÚ la Estrategia del Talento, porque la Ejecución es el 90% de la Estrategia. Es una cuestión de Liderazgo, entendido como el Talento para influir decisivamente en l@s demás. Es marcar la pauta, hacer equipo e infundir energía.
3. Asegúrate de que la Selección es óptima, a través de perfiles de talento (capacidad por compromiso), entendiendo el talento como “inteligencia triunfante” (J. A. Marina) y no como inteligencia fracasada. Talento es poner en valor lo que un@ sabe, puede y quiere hacer.
4. Gestiona el Desempeño. La mayoría de los profesiones tienen lo que Carol Dweck (Universidad de Stanford) llama “Mentalidad de Talento Fijo” (vales o no vales). Sin embargo, el Talento debe ser de superación (de ir creciendo). Se trata de practicar el Reconocimiento y no el halago, porque “el talento que no se aprecia se deprecia”.
5. Aprovecha la Tecnología. Debemos contratar talento técnico que tenga orientación al cliente (interno/externo) e iniciativa. La tecnología potencia la efectividad de la organización si contamos con talento técnico de verdad y no con obstáculos.
6. No te dediques a “motivar” a tu equipo. La motivación no es extrínseca (palo o zanahoria), como ha demostrado Daniel Pink, por siete razones. Es intrínseca: por el propósito, la autonomía y la maestría. Mostrar un proyecto ilusionante, delegar y generar aprendizaje son elementos motivadores. Como dice Tom Peters, lo que podemos hacer es “ilustrar en lo que consiste la excelencia” (dar ejemplo).
7. Invierte en el desarrollo de tu gente, porque es la inversión más rentable (James Heckman, premio Nóbel de Economía). Es la importancia de la formación (como dice Emilio Duró, “no hay nada más peligroso que un tonto motivado”) y convertir la formación en desarrollo (de conocimientos a comportamientos), como hacen los líderes-coaches.
8. Desarrolla tu propio Liderazgo. Cuidado con improvisar o con mitificarlo (pensar que se nace con él, que es genético). Si creemos que la gente no cambia, pensemos en la evolución de George Clooney o de Susanna Griso. Un líder sin coach es como un deportista autodidacta; no va a llegar muy lejos.
9. Fideliza el Talento. El Dr. John Gottman ha demostrado que las parejas estables intercambian al mens cinco emociones positivas por cada negativa (en el terreno empresarial, Barbara Fredrickson ha demostrado que quienes fidelizan talento aportan tres emociones positivas o más por cada negativa).  Y el premio Nóbel Daniel Kahneman, que generamos de promedio unas 22.000 emociones diarias en l@s demás.
10. Céntrate en lo importante. Se trata de Foco (Daniel Goleman) porque cada segundo recibimos 40 bits de información consciente y 11 millones de bits de forma inconsciente. Centrarnos en clientes satisfechos que nos aportan resultados porque reciben un buen servicio de nuestros empleados. Y a nivel personal, el concepto de Marca Profesional (Irene Martínez), para ser sobresaliente, relevante y diferente.
11. Prescinde elegantemente. El economista Raghuram Rajan llama “Capital Organizativo” a la diferencia entre un ambulatorio y la Clínica Mayo y un taller y Toyota. Depende, entre otras cosas, de un “outplacement” profesional y eficaz.
12. Fomenta el Orgullo de Pertenencia, que es clave de eficiencia. Hemos de pasar de ser Jefes a Gefes (Generadores de Felicidad, María Graciani). La Felicidad se construye, a través de 12 actividades deliberadas: motores como la Gratitud, el Optimismo y la Fluidez; vínculos como la Amabilidad, las Relaciones sociales y el Saboreo; el “aguante” a través de la Resiliencia, no darle demasiadas vueltas a las cosas (Overthinking) y el Perdón; actualización de nuestros Valores, nuestros Objetivos y nuestro cuerpo (ejercicio físico) y nuestra alma (ejercicio mental).
          
C. Llamada a la Acción: Es la hora de l@s valientes
¿Cómo estamos en Calidad Directiva? España ha caído desde el 27º puesto en 2008 hasta el 51º actual (2013-14).
¿Por dónde empezar? Por ser muy conscientes de que la Calidad Directiva supone el 60% de la productividad y de la competitividad de la empresa y que, como escribió D. Jacinto Benavente, “Todos piensan que tener talento es cuestión de suerte; nadie piensa que tener suerte es cuestión de talento”.  La suerte es preparación y oportunidad.
Mi agradecimiento a Laura y los profesionales de Garrigues, a Carlos Pelegrín y a los centenares de asistentes a la Jornada.
Calidad Directiva, Talento Organizativo, Ventaja Competitiva. Llega el momento de la diferencia.