Páginas vistas en total

miércoles, 31 de julio de 2013

La juventud más esperanzada de Iberoamérica


Tres días de talleres sobre Cultura Corporativa, Clima Laboral, Cooperación y Compensación en Ecuador y la satisfacción de estar trabajando con una gente extraordinaria: acogedora, encantadora, trabajadora y muy emprendedora.
Mi buen amigo Pancho Vargas, uno de los mayores expertos de Calidad del país (es muy loable la apuesta que está realizando Ecuador por las ISO y por la Calidad en general), me entregó antes de ayer la primera Encuesta Iberoamericana de Juventudes (www.oij.org), sumamente interesante.
El Informe Ejecutivo comienza con una cita del músico argentino Indio Solari: “En vez de bajarles línea, a los chicos hay que escucharlos; porque en sus nervios hay mucha más información del futuro que la que los tipos de nuestra edad suelen tener para aconsejarlos”. Efectivamente, la escucha (en este caso a los jóvenes de toda Iberoamérica, desde México a Chile, con España y Portugal) es lo más estratégico.
El prólogo de Alejo Ramírez, SG de la Organización Iberoamericana de Juventudes (creada en 1992) destaca que “las juventudes de Iberoamérica viven una situación diversa, compleja y desigual”. La mayoría de los análisis giran en torno a lo que los jóvenes carecen (empleo, educación, seguridad). En este caso, trata sobre lo que piensan, sienten y reflexionan 150 millones de jóvenes con una cultura común. “Con todo, de la frase Los jóvenes son el futuro a El futuro ya llegó (como titulamos este informe) hay un salto cualitativo que pone el centro del relato en la capacidad de los jóvenes por protagonizar el cambio que necesitamos y construir el futuro que queremos”.
Un trabajo conjunto de la OIJ, el BID, el CAF, el PNUD, la CEPAL y la UNAM, con la ECID, la UNFPA, la OIT y la SEGIB: 20.000 entrevista individuales a jóvenes de 15 a 29 años de 20 países iberoamericanos. El 33% de ellos considera que la delincuencia y la violencia es su mayor preocupación, seguido de la drogadicción y el alcoholismo (20%) y el desempleo (16%). Es una llamada a combatir la desigualdad e invertir en educación, además de mejorar los servicios públicos y erradicar la violencia.
Este Informe nos recuerda las “10 paradojas de los jóvenes iberoamericanos” (CEPAL-OIJ, 2004):
1. Poseen más acceso a la educación y menos acceso al empleo
2. Gozan de más acceso a la información y menos acceso al poder
3. Tienen más expectativas de autonomía y menos opciones para materializarla
4. Están mejor provistos de salud pero menos reconocidos en su morbimortalidad específica
5. Son más dúctiles y móviles pero más afectados por las trayectorias migratorias inciertas
6. Están más cohesionados hacia adentro, pero con mayor impermeabilidad hacia fuera
7. Son más aptos para el cambio productivo, pero más excluidos de éste
8. Ostentan un lugar ambiguo entre receptores de políticas y protagonistas del cambio
9. Están más abiertos a la expansión del cambio simbólico y poseen una mayor restricción del consumo material
10. Están confrontados entre la autodeterminación y el protagonismo por una parte, y la precariedad y desmovilización por otra
Los jóvenes representan entre el 25 y el 30% de la población (salvo en Uruguay, que es el 22%, y en la Península Ibérica, que es el 17%). La población joven urbana está el 34% en Brasil, el 22% en la Región Andina, el 18% en México, el 12% en el Cono Sur y el 7% en la Península Ibérica y Centroamérica.
¿Cuáles son las principales conclusiones del Informe?
- Para el 33% de los jóvenes (especialmente en el Cono Sur y Brasil), la escuela está severamente cuestionada. Para el 40% de los jóvenes brasileños, el ambiente escolar es violento.
- La escuela era exigente académicamente para casi el 30% de los jóvenes en la Península Ibérica, México y Cono Sur, para el 20% en Centroamérica y Región Andina y para el 5% en Brasil.
- La educación es el principal factor para encontrar un buen trabajo en Centroamérica, Brasil y Región Andina (50%). En la Península Ibérica, son los contactos sociales (40%), en tanto que la educación solo es el 25% (otro 20% considera que no hay oportunidades de buen empleo para los jóvenes).     
- La confianza de los jóvenes en las instituciones es media en Brasil (20-30%) y muy baja en la Península Ibérica (5-10%). Los políticos son los peor valorados y la universidad la institución mejor valorada.
- Violencia: el 50% de los jóvenes brasileños han presenciado un episodio con arma de fuego (el 20% de españoles y portugueses).
- El 60% de los jóvenes está de acuerdo con sus padres en política, sexualidad y religión (en Brasil, el 40%).
- La participación de la juventud es regular (60%). La calidad de vida también se estima en regular (en Brasil es mucho más homogénea entre buena, regular y mala).
- En 5 años, el 50-60% de los jóvenes cree que la situación va a estar mejor, y el 10-20% que va a estar peor. El 70-80% de los jóvenes creen que ellos van a estar mejor (en Brasil cae al 50%).
Y sobre el índice de expectativas juveniles (que mide la esperanza en cinco años respecto a desigualdad, educación, economía, corrupción, salud, etc), el promedio es 61’2, con grandes diferencias entre países:
- Ecuador tiene el nivel más alto (77’3), seguido de Costa Rica (71’3) y Nicaragua (70).
- Entre el 65 y el 70, Uruguay (68’9), Venezuela (68’2), Panamá (67), Perú (66’8), España (66’3), Bolivia (65’2), El Salvador (65’1), Chile y Argentina (65).
- Entre 60 y 65, Honduras (64’3), Paraguay (62’4), República Dominicana (62’3), México (61’6) y Colombia (61’4).
- Entre 55 y 60, Brasil (55’9).
- Entre 50 y 55, Guatemala (55’5).
- Por debajo de 50, Portugal (44’9).

Una juventud sin esperanza es un país de difícil futuro. Una juventud esperanzada cumplirá su proyecto de futuro. Dos tercios de jóvenes de nuestra comunidad cultural ven el futuro con mirada optimista.

Mi agradecimiento a todas las personas que han trabajado en este informe pionero.    


martes, 30 de julio de 2013

El poder del pensamiento a largo plazo


Una de las lecturas que me he traído a este viaje a Ecuador es Nunca es demasiado tarde. El poder del pensamiento a largo plazo, de Tom Butler-Bowdon, que se acaba de publicar en castellano este mes de julio. Tom es economista por la Universidad de Sidney, trabajó de asesor político y lo dejó para escribir 50 clásicos de la autoayuda. Actualmente reside en Gran Bretaña, es un autor de prestigio y colabora en varios medios australianos, británicos y norteamericanos. Dedica esta obra a los padres, “que aguardan pacientemente a que sus hijos den lo mejor de sí mismos” y a las parejas, “que creen que el potencial de su ser querido se hará realidad”.
El texto parte de una cita de Anthony Robbins, el gurú de la motivación: “La mayoría de la gente sobreestima lo que es capaz de conseguir en un año y subestima lo que puede conseguir en una década”. Sí, la inspiración no puede sustituir al esfuerzo y debemos aceptar el papel esencial que tiene el tiempo en el éxito.
Tom Butler-Bowdon nos presenta diez principios muy útiles:
1. Si tienes en cuenta el “periodo de gestación”, podrás alcanzar cualquier gran proyecto, habilidad o empresa que te propongas. “Yo no evoluciono, yo soy” (Pablo Picasso). Tom pone como ejemplo a Warren Buffet, el mayor inversor, que tiene al tiempo como aliado (“no se puede tener un hijo en un mes dejando embarazadas a nueve mujeres”, suele decir). “Si el fruto de una higuera no aparece de pronto ni madura en una hora, ¿cómo esperas que la mente de una persona produzca el fruto con tanta rapidez y facilidad?” (Epícteto). Crecer a fuego lento o, como dicen los italianos Che va piano va longano e va lontano (El que va despacio, persevera y llega lejos). Ejemplos: Arthur Schopenhauer escribió El mundo como voluntad y representación a los 77 años.     
2. Lo más probable es que, aunque te consideres un/a triunfador/a, esta parte de tu vida no haya sido más que un “precalentamiento” en comparación con el gran cambio o la contribución extraordinaria que harás en el futuro. La vida no es corta. El psicólogo David Schwartz publicó La magia de pensar a lo grande en 1959. En ese libro nos proponía no caer en la “excusitis de la edad”. “Sois tan mayores como os sentís”. Nos proponía descontar de la edad actual el tiempo que llevas trabajando y lo que falta hasta los 80 años (la esperanza de vida en los países desarrollados). Por ejemplo, imagina que cumples 47 y llevas desde los 22 trabajando (25 años de vida laboral). Hasta los 80, te quedan 33; el 57% del tiempo. No llevas ni la mitad. 
3. No te dejes deslumbrar por la fama ni por los grandes logros. Todo el mundo empieza de cero y lo más importante es observar cómo una persona o una organización actuaban antes de dejar su huella. Tom demuestra que “nuestra percepción del tiempo es fundamental para triunfar en la vida” y pone como ejemplo The Unheavenly city (1970) del politólogo de Harvard Edward Banfield: las personas de la clase baja se centran en el presente, las de mentalidad de abundancia poseen perspectiva de largo plazo. Es la apreciación del tiempo lo que diferencia a las personas acomodadas. Cuidado con el “éxito temprano”, como Winston Churchill (parlamentario a los 26, ministro a los 34; fracasado en la toma de los Dardanelos de 1915, primer ministro a los 60). Robert Stigwood, el manager de los Bee Gees, les decía: “Escribid canciones que valgan dentro de 40 años. Escribid para el futuro”. Tom pone como ejemplos SONY, Toyota, GE… “Con tiempo y paciencia la hoja de morera se convierte en seda” (Proverbio chino).
4. Mantente abierto a las oportunidades, no pierdas la curiosidad, muéstrate dispuest@ a correr riesgos inteligentes y déjate llevar por lo que te apasiona. La mayor parte de los adultos pierden ese elemento y sin embargo es lo que marca la diferencia. “Nunca dependas de tu genialidad. Si tienes talento, la diligencia lo aumentará, y si no lo tienes, la diligencia suplirá esa carencia” (John Ruskin). Herbert Simon (Nobel de Economía) y William Chase mostraron en los 70 que hacen falta 10 años para ser un maestro (la “práctica deliberada” de Anders Ericsson). Mary Poppins (de Pamela Travers) o Harry Potter (de J. K. Rowling) son fruto del trabajo de más de una década. Tom pone como ejemplos William Holden, Harrison Ford, Mondrian, Gauguin, Monet, Kandinsky, David Ogilvy…
5. Haz lo que te parezca “evidente” (como Ray Kroc con McDonald’s, como Howard Schultz con Starbucks). Si te dedicas a ver oportunidades de demanda, otros también las verán. Si no estás preparad@ para este paso, espera, sé fiel a tus principios y se presentará la oportunidad deseada. “Si a ti te ha cautivado, les cautivará a los demás” (Howard Schultz).
6. Los seres humanos somos imprevisibles y cada persona representa un nuevo comienzo en el cambio. Los 30, los 40 o los 50 pueden servir para establecer una base de habilidades, experiencia y sabiduría con las que crear algo significativo.
7. La dedicación combinada con la experimentación es lo que crea las grandes oportunidades de las personas que triunfan. “El futuro es en realidad una página en blanco”.
8. Empezar a un ritmo moderado le da a las ideas o proyecto el tiempo que necesitan para arraigar y convertirse en algo duradero. Y después, como ha demostrado el futurista Ray Kurzweil, la trayectoria de cualquier proyecto es como una rampa que parte de un ángulo agudo y dobla el ritmo de su asecenso, exponencialmente. Es la “ley del retorno acelerado”.
9. Pensar a lo grande te puede llevar lejos, pero si lo combinas con pensar a largo plazo tendrás la receta para triunfar. Nada es revolucionario, sino evolutivo. “La creación de marcas es un trabajo lento, paciente y metódico. Lleva décadas convertirse en un éxito de la noche a la mañana” (Al Ries). La humildad es avanzar paso a paso.
10. No somos nunca el mero producto de nuestro pasado. El futuro también nos motiva y lo que imaginamos con fuerza suele acabar cumpliéndose. “Siempre que veo un negocio viento en popa significa que alguien tomó una valiente decisión” (Peter Drucker).
Tom Butler-Bowdon nos habla del “factor de los 40” (por qué mucha gente no sorprenden hasta su quinta década, como Teresa de Calcuta, Gandhi o Eleanor Roosevelt; la “metamorfosis de la segunda vida”), de Dan Brown, Liechtenstein, Hugh Laurie (“House”), Max Weber, thomas Kuhn, Christian Dior, Samuel L. Jackson, Sam Walton, Lech Walesa, Joseph Campbell, Ian Fleming, T. S. Elliot… Nos habla de “la magia del medio siglo” (el legado de la experiencia), con casos como Fritz Perls, Chaucer, Bukowski, Leonardo da Vinci, Stuart Mill o Kant. Y de “la mina de oro de los 30 años” (la gente que se guarda lo mejor para el final), como Benjamin Franklin, Tolkien, Perrault, Humboldt, Lloyd Wright, Ming Pei, San Agustín, Voltaire, Verdi, Drucker, Miguel Ángel o Louis Armstrong.
Gran libro, que termina con una cita de Buckminster Fuller: “Ten la más absoluta certeza de que si has invertido tu tiempo y tu energía en beneficio de los demás, el Universo siempre te apoyará y lo hará justo a tiempo”.
Mi gratitud a Tom Butler-Bowdon por este espléndido libro, y a quienes cita, que nos han enseñado mucho sobre crecimiento personal en estos últimos 150 años. El mejor homenaje hacia ell@s es practicar sus enseñanzas.  

lunes, 29 de julio de 2013

Liderar un equipo feliz para que sea un equipo eficaz: 14 consejos


Ya en Quito, Ecuador, realizando talleres sobre Inteligencia contextual (Cultura corporativa, Clima laboral, Compensación y Cooperación) para el IESS (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social), con mis buenos amigos los consultores Francisco Vargas y Karla Ordóñez. Me parece admirable el esfuerzo que el IESS está realizando por la mejora de la Calidad y la orientación a los ciudadanos del país.
El pasado fin de semana, junto con el periódico Expansión, uno podía adquirir el librito Equipo feliz, equipo eficaz, una guía de Harvard Business Press. Algo más de 100 páginas, en 14 lecciones:
1. Sustituye las críticas por elogios (Sir John Banham, presidente de Johnson Matthey, 60.000 empleados): “No son los objetivos económicos los que motivan a la gente, sino el deseo de realizar un excelente trabajo para sus clientes”, “la labor de la dirección es dar poder –autonomía- a sus empleados para que puedan llevar a cabo un trabajo bien hecho”, “Elogiar, recompensar y dar responsabilidad es infinitamente más efectivo que buscar culpables, estar obsesionado por cumplir los objetivos y realizar constantes inspecciones”.
2. Libera el potencial de las personas (Sir David Bell, DRH de Pearson): “No siempre es cierto que la gente carezca de ambición, que no pueda hacer más de lo que hace y que se conforme con la situación”, “Averigua lo que la gente querría hacer y cómo puedes darles una oportunidad para liberar su talento oculto, que a veces pasa desapercibido”.
3. Adapta tu estilo de liderazgo (David Brandon, CEO de Domino’s Pizza): “Cada persona reacciona de un modo diferente ante distintas situaciones”, “Adaptar tu estilo de liderazgo para apelar a las capacidades y el carácter único de cada profesional es el mejor modo de sacar el máximo provecho del personal de tu empresa”.
4. Consigue lo mejor de un equipo heterogéneo (Clive Mather, ex CEO de Shell Canadá): “Cuesta esfuerzo construir un entorno integrador que ayude a sacar provecho a la diversidad”, “Para crear un entorno inclusivo, el líder debe mostrar un profundo respeto por cada una de las personas que integran su equipo”.
5. Inculca confianza a un equipo comercial sin éxito (Charles Brewer, DG de DHL Express): “Analiza e identifica los elementos diferenciadores de tu cartera de productos”, “Los comerciales necesitan objetivos claros, tener muy claro qué espera la compañía de ellos y ser conscientes de la dirección que tienen que seguir”, “Nada contribuye más al éxito que el mismo éxito”.
6. El Talento es el recurso más escaso (Shelley Lazarus, CEO de Ogilvy): “Si contratas a l@s mejores, si creas un ambiente que les permita triunfar, crecer y desarrollarse profesionalmente, el éxito está asegurado”, “Cuando reconoces que el talento es un recurso escaso, es increíble lo fácilmente que se puede adaptar la organización a las necesidades de cada individuo”.
7. Cuida a tu equipo (Phillip Williamson, ex DG de Nationwide Building Society): “Hay una clara correlación entre cómo se siente la gente trabajando para una empresa y su rendimiento a lo largo de los años”, “Invertir en la gente, reconocer su trabajo y cuidarla se ve recompensado en forma de resultados”.
8. Liderar consiste en dar poder a otros para que lideren (William George, ex CEO de Medtronic): “Los grandes líderes empresariales saben que necesitan a miles de líderes en sus empresas, así que otorgan poder a sus empleados para que éstos lideren a su vez”, “Detentar poder significa asumir responsabilidades”, “Es importante que los empleados sientan que tienen poder para marcar la diferencia con su trabajo, con el fin de que éste motive a todos los demás a colaborar”.
9. Lidera a través del cambio (Amy Butte, ex DF de MF Group): “Para superar la resistencia al cambio es importante crear una misión y un camino claro hasta tu meta”, “No importa lo ambiciosa que sea tu visión ni lo importante que sea la necesidad de un cambio. Sin la aprobación del personal de tu organización, jamás lograrás avanzar”.
10. Respeta y valora cada aportación de tu equipo (Amelia Fawcett, ex VP y COO de Morgan Stanley International): “Una de las funciones clave de la alta dirección es hallar el equilibrio perfecto entre el talento de los distintos empleados. Reconocer el valor de cualquier contribución es absolutamente imprescindible para conseguir que las personas rindan al máximo y garantizar así el éxito del conjunto”.
11. Crea “momentos significativos” (Jay Conger, experto en liderazgo): “Los directivos pueden organizar actos cargados de simbolismo para reorientar una organización”.
12. Comparte tu pasión (Perween Warsi, CEO de S&A Foods): “Un directivo necesita que todos y cada uno de los miembros de su equipo compartan su pasión y la transmitan al resto de su empresa. No puede hacerlo solo”.
13. Utiliza el poder de una buena conversación (Lynda Gratton, profesora de la London Business School): “Las conversaciones más determinantes no tratan únicamente sobre hechos y datos, sino que incluyen las emociones de las personas y permiten que éstos muestren su auténtica personalidad”.
14. Sé ambicios@ y celebra tus éxitos (Mary Cantando, WomenBusinessOwner.com): “Si algo ye importa de verdad, no pongas excusas y busca el modo de lograrlo”, “Busca oportunidades para celebrar todos los éxitos, grandes y pequeños, en la vida y en los negocios”.
Tal vea sea “sentido común”, pero desgraciadamente no es práctica nada común. Ya sabes, no hay líder sin equipo ni equipo sin líder. L@s líderes deben ser GEFEs (GEneradores de FElicidad, Mª Graciani), aquí en el Ecuador como en España y en todo el planeta.
Mi agradecimiento a la magnífica gente ecuatoriana que tan cariñosa y generosamente me acoge.     

domingo, 28 de julio de 2013

40 ideas para mejorar tu talento emprendedor


Vuelo Madrid-Quito este domingo desde las 12,45 (hora española). Ya sabes mis trucos contra el jet-lag: hacia el oeste (de Europa a América) leer todo lo que pueda y dormir lo mínimo. Me he llevado una selección de películas ecuatorianas (una cinematografía sumamente interesante), libros como La Regenta y varios de dirección empresarial y revistas como Emprendedores y Actualidad Económica.
Hoy quiero hablarte del número de agosto de Emprendedores, la publicación que lidera con acierto Alejandro Vesga. De regalo, el libro Ha llegado la hora de montar tu empresa, de otro Alejandro, Suárez Sánchez-Ocaña. Son los dos “Alejandros Magnos” del emprendimiento en España. Y este libro es imprescindible para quien quiera emprender.
En la portada de la revista, Mejora como emprendedor. Marketing, finanzas, ventas, recursos humanos… 63 estrategias para enriquecer tu Inteligencia emprendedora. Nada menos.
Me han gustado la entrevista a Phil Libin (fundador de Evernote, 65 M de usuarios, el 25% de los cuales paga por su servicio Premium), la nueva publicidad emocional (los anuncios de Campofrío y los humoristas, Coca-Cola y los bares, Audi y la tecnología que emociona, Hyundai y el esfuerzo en equipo, Aquarius y los políticos…), las joyas españolas por el mismo (las visiones de Yagüe, Rohmer, Vinader, Majoral y Berao), la beta viva (de la fase beta al producto mínimo viable), los errores en comercio exterior, las empresas que han salido de un concurso de acreedores (Filmax, Estudiantes, Maryper, Borondo) y cómo lo han hecho… Un ejemplar muy valioso para el verano.
Javier Escudero coordina el dossier Mejora como emprendedor. De todos los consejos, me quedo con éstos:
- Si puedes, sitúate en un parque tecnológico.
- La burocracia no debe ser una distracción.
- Sé constante en el desarrollo del proyecto.
- No tengas miedo a que te copien.
- Somete tu proyecto a críticas externas.
- Piensa, pero no te pases.
- La competencia es sana.
- Una idea vale tanto como el equipo de trabajo.
- Ten claro el concepto de negocio.
- Descubre dónde poner el foco.
- Ve más allá de la venta de productos.
- Localiza cuál es tu mercado.
- Y quiénes son tus clientes.
- Así como el escenario en el que vas a operar.
- Estudia en serio el mercado.
- Averigua si de verdad hay demanda.
- Crea las redes sociales antes de la plataforma.
- Genera la necesidad a los clientes.
- Especialízate.
- Vende valor añadido (de verdad, no de boquilla).
- Crece lento, pero sólido.
- Sal a buscar clientes donde estén.
- Planea bien el tiempo en ingresar.
- Ojo si internacionalizas.
- Cierra, si tienes que hacerlo.
- La principal financiación debe ser el cliente.
- Una venta se acaba cuando se ha cobrado.
- No te olvides de tener colchón.
- Diseña una estructura ligera y ágil.
- Cuando negocies una deuda, ponle cara al fisco.
- Conviértete en invertible.
- Genera una importante red de contactos.
- No todos los asociados deben ser socios.
- No te cierres las puertas innecesariamente.
- Recompra las acciones para mantener el control.
- Invierte en I+D+i por escrito.
- Oriéntate obsesivamente al cliente.
- Haz un pacto de socios para que sea gobernable.
- Fideliza poniendo cara y ojos.
- Cuida todas las incidencias.
Estos consejos (en la revista se aportan 63, yo me quedo con 40) se basan en cinco campos: observación profunda del entorno, análisis de la información, contraste de ideas con el mercado, control férreo de la gestión y acción más allá del pensamiento (cuidado con pensar demasiado; hay que actuar).
Mi gratitud a Alejandro Vesga y su equipo de Emprendedores, a Javier Escudero por el dossier y a los emprendedores que han colaborado con él aportándole consejos.

sábado, 27 de julio de 2013

¿Nos auto-hipnotizamos?


Anoche estuve viendo El hipnotista (Hypnotisören, The Hypnotist; el diccionario de la Real Academia de la Lengua no recoge esa palabra, aunque sí  hipnotizar, hipnotismo e hipnotizador). Es una película de Lasse Halström, basada en la novela negra de Lars Kepler. Tras el macabro asesinato de una familia en su casa de Estocolmo, cuyo único superviviente es un chico de 15 años en estado de shock, el comisario Joona cuenta con el hipnotizador Erik Maria Bark para que le ayude en el caso. La investigación toma un cariz inesperado cuando el hijo de Bark es secuestrado.
La hipnosis está de moda. En las últimas semanas, he visto Trance de Danny Boyle (de la que he hablado en este blog) y Ahora me ves, en la que Woody Harrelson interpreta a un mago hipnotizador. Nada es casual.
Ariane Basaguren escribe sobre Autohipnosis en el último número de Psychologies España. “No solemos darnos cuenta, pero todas las personas lo experimentamos de forma natural durante el día. Es el llamado trance cotidiano común, un estado de conciencia que logramos cuando perdemos la noción del tiempo”. Significa, según la Dra. Costa (www.hipnosisdoctoracosta.com), que dejamos de estar pendientes de la realidad para estar más conectad@s con nosotr@s mism@s. Es una ensoñación estando despiert@s.
La hipnosis es un proceso, no “un milagro” del tipo “1, 2, 3, duérmete”. El trance hipnótico estuvo presente en persas y egipcios y lo está en culturas tan dispares como monjes budistas, hindúes, chamanesz africanos y precolombinos. En Occidente, fue el médico austriaco Franz Anton Mesmer quien primero utilizó la hipnosis en 1773. El término “hipnosis” es de 1841 (el escocés James Braid) y el primer tratado sobre el tema es de 1886 (del Dr. Bernheim). El premio Nobel Santiago Ramón y Cajal practicó la hipnosis con su esposa en el parto de su hijo.
La Dra. Costa combina la hipnosis clínica, la PNL, la psicología cognitivo-conductual y la Gestalt para tratar trastornos psicosomáticos (cefaleas, dolores de estómago, insomnio, alteraciones de la menstruación). Albero Sánchez-Bayo es hipnotizador desde los 20 años y su método se llama “Arqueología del Talento”: es la búsqueda del potencial de cada un@ a través de técnicas de inducción.
Para la auto-hipnosis (según Ariane Basaguren), podemos utilizar la “visión periférica”: sentarnos cómodamente en casa, fijar la mirada en un único punto, enfrente y centrar toda nuestra energía en ese punto. Poco a poco, abrimos el campo de visión, desfocalizamos y expandimos la mirada en lo que está enfrente de nosotros. Tras repetirlo 3-4 veces, estaremos en autohipnosis, lo que resulta útil para gestionar el dolor, conseguir un buen descanso nocturno y cambiar ciertos malos hábitos.
El hipnotista es una peli de 120 minutos, un tanto lenta (a Hallström le han salido mejor sus cintas de Hollywood, como Las normas de la casa de la sidra, Chocolat, Querido John o La pesca del salmón en Yemen), demasiado reflexiva para ser un thriller (la crítica la ha tratado fatal), pero es cine de adultos, algo extraño en la cartelera actual. Sobre la hipnosis, el texto de referencia parece ser Hipnosis clínica reparadora de A. M. Scharovsky.
Muchas gracias a l@s alumn@s de ESIC (Fernando, Laura, Paloma, Hernán, Nieves, Gonzalo, José Manuel, Jesús Manuel, Diego, Carlos, Javier, Ana, Raúl, Andrea, Cristina, Gerardo, Rodrigo, Alain, Paco, Isabel, Ruth, Luján, Diana, Upi y Vanessa), que tanto interés muestran por el Liderazgo Innovador.      

viernes, 26 de julio de 2013

El manifiesto del matrimonio y l@s líderes límbic@s


Curioso este último fin de semana de julio, en el que doy clase en ESIC esta tarde de viernes y mañana por la mañana (estoy encantado de compartir reflexiones sobre Liderazgo Innovador con los alumnos del GESCO, el programa de Gestión Comercial y Marketing de larguísima tradición en la casa). El Liderazgo está cambiando a toda velocidad; la importancia de tener talento comercial y de marketing está creciendo aún más, sin duda.
Susan K. Perry, autora de Loving in Flow, ha publicado en Psychology Today “El Manifiesto del Matrimonio: más allá del toma y daca”. Un artículo muy interesante.
La tesis de Susan Perry es que la “regla de oro” (haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti) no sirve para las parejas. Es mejor, opina ella (y lo tiene bien investigado) el “manifiesto del amor de pareja”: “de cada un@ según su capacidad, a cada un@ según su necesidad”. El toma-y-daca, el “ráscame la espalda, que luego yo te la rasco a ti”, la orientación al intercambio, no genera parejas felices.
Pensar en la otra persona, en lo que le satisfaría, puede no ser lo más adecuado al tomar una decisión. Solo cuando tú estás feliz puedes hacer feliz a la otra persona. Lo que puede considerarse “justo” podría dar al traste con todo.
Prometo leer Loving in Flow y ya te contaré.
Por otro lado, mi buen amigo Carlos Herreros de las Cuevas (presidente de honor de AECOP, presidente de Santander Coach y decano honorífico de la Santander Business School) ha escrito sobre Líderes Límbicos con una tesis sumamente valiosa: “La capacidad de identificar y de aclarar los disgustos míos y los de los demás es la clave más significativa para incrementar la productividad en nuestra economía”. Una tesis que comparto y que está en línea con las investigaciones de Bárbara Fredrickson sobre el poder de la positividad: la productividad aumenta cuando el ratio de emociones positvas/negativas aumenta (entre 3 a 1, fidelización de talento, hasta 11-13 a 1).


Carlos Herreros cita a Dwight Frint que suele plantear a sus clientes, líderes ejecutivos, esta pregunta: ¿A qué hora podrías volver a casa si todos en tu empresa vinieran a ella sencillamente a trabajar, hacer sus tareas y salir del trabajo?
La respuesta en general es sorprendente: “Entre las 10,30 y las 11 de la mañana”. Entonces, ¿qué ocurre? ¿A qué dedican ese tiempo –tantísimo tiempo- que pierden? Ellos mismos responden: a la angustia, a los disgustos, al malestar (¿a las emociones negativas, podríamos decir?). Las líderes dedican la mayor parte del tiempo a gestionar la angustia y el sufrimiento, esas reacciones impulsivas y emotivas que dificultan tener un productivo y reflexivo. Reacciones que van de una frustración ligera a una ira incontrolada pasando por la vergüenza, la pena, la tristeza, la impaciencia, la agitación, la preocupación y sobre todo el miedo. 

El concepto de líderes límbic@s es útil porque, como nos cuenta Carlos, “el sistema límbico del cerebro está asociado a la emoción y a la memoria. Dentro de él están las amígdalas, dos racimos de neuronas con la forma de almendra y cuya responsabilidad primaria es vigilar los peligros que pueden acecharnos y avisarnos de amenazas inminentes. Un “secuestro límbico” se produce cuando se activan las amígdalas produciendo sensaciones físicas de sufrimiento, manos sudorosas, tensión en los hombros, etc.; a medida que aumenta la intensidad del sufrimiento, disminuyen nuestras capacidades racionales cognitivas”.
Líderes límbic@s, que educan (a través del liderazgo capacitador, del líder-coach) a su gente a ser más productiva reduciendo las emociones negativas y elevando las positivas. Personas que tratan a la gente que quieren (empezando por sus parejas) no como les gustaría que les tratasen (cada persona es diferente), sino en función de su capacidad (siempre siendo feliz) y de las necesidades de la otra persona.
Gracias, Carlos y Susan, por estas lecciones. Y a tod@s las que las practicáis. 

jueves, 25 de julio de 2013

El fin de la ventaja competitiva


25 de julio, festividad de Santiago Apóstol (el patrón de España solo se celebra en algunas comunidades autónomas). Este día no caerá en domingo hasta 2021. Por tanto, no tenemos Año Santo Compostelano hasta dentro de ocho años. Y todos consternados por la tragedia ferroviaria, con al menos 77 muertos...
Curiosa esta última semana (completa) de julio. Un par de sesiones de coaching, una propuesta de coaching estratégico para el VP de una multinacional, sesiones de marketing, algunas interacciones sobre el próximo número de KONEKTO (la publicación de referencia de la Clase Directiva), reuniones con amigos como Antonio, David, Mercedes, Miguel Ángel o Montse y clase de Liderazgo en ESIC (Pozuelo) el viernes por la tarde y el sábado por la mañana para partir el domingo a las 12,45 hacia Ecuador (con Iberia, por supuesto), de donde volveré en 17 días.
Harvard Business Review, con un tema de portada: Estrategia para tiempos turbulentos, y el subtítulo Cómo prosperar cuando toda la ventaja se aplana. Y tres propuestas innovadoras.
La primera, de Rita Gunther McGrath, profesora de la Escuela de Negocios de Columbia y autora de El final de la ventaja competitiva (HBR Press, junio 2013). “La idea dominante en la estrategia: que el éxito consiste en establecer una posición competitiva única, a mantener durante el tiempo, ya no es relevante en la mayoría de los sectores”. El nuevo concepto es la “ventaja transitoria” (transient advantage), el aprendizaje de nuevas iniciativas estratégicas una y otra vez, para crear un portafolio de ventajas que se crean y abandonan a toda velocidad. Sí, el éxito empresarial requiere de nuevas capacidades.
Toda ventaja es transitoria; tiene un principio (el lanzamiento) y un fin (el abandono). Es la forma de no caer en ninguna de las siete “trampas” del pensamiento estratégico anterior: la del primero que mueve (first-mover), la superioridad, la calidad, los recursos, el espacio en blanco, el imperio (economías de escala) o la innovación esporádica. Son trampas porque todo cambia aceleradamente.
Rita Gunther McGrath nos enseña las nuevas reglas del juego, la ventaja transitoria:
1. Piensa en terrenos (arenas), no en sectores. Una arena es la combinación de segmento de clientes, una oferta y un lugar en el que la oferta se entrega.
2. Abre temas amplios, y deja que la gente experimente.
3. Adopta la métrica que apoya el crecimiento emprendedor.
4. Céntrate en experiencias y soluciones a los problemas.
5. Crea relaciones y redes fuertes.
6. Evita las reestructuraciones brutales y prueba con el “desenganche” (disengagement) sano.
7. Sistematiza la innovación de lanzamiento.
8. Experimenta, iteractúa, aprende.
Para triunfar en la era de la ventaja transitoria, “la velocidad es clave. Los procesos de toma de decisiones rápidos y razonablemente correctos deben reemplazar a las deliberaciones lentas que buscan la precisión” y el liderazgo ha de ser “orquestación”: “Un nuevo líder que inicie conversaciones y que cuestione, en lugar de reforzar, el status quo”. Un/a líder fuerte que busca contrastar opiniones y el desacuerdo sincero.
“Céntrate menos en la ventaja competitiva y más en crecer para crear valor”, opina Todd Zenger (Washington University). Nos propone crear una Teoría de la Firma, como han hecho Disney y Mittal. Una teoría, un concepto, con tres “visiones” (sights): prospectiva (foresight), introspección (insight) y panóptica (cross-sight). Cuando la estrategia carece de una buena teoría (como la ATT a mediados de los 80), se pierden la energía y los recursos. Es fascinante (esto no lo dice Todd, sino un servidor), porque es como el talento sin marca estrella, cuando el talento es “marca blanca” (y por tanto, no es talento porque no está puesto en valor). Todd Zenger cita la famosa frase de Kurt Lewin: “No hay nada más práctico que una buena teoría”. También en la estrategia. L@s buen@s líderes han de preguntar los porqués y fijar el propósito de la organización.
Michael D. Ryall, profesor de la Escuela de Negocios Rothman de la Universidad de Toronto, nos invita a fijarnos en La nueva dinámica de la competencia. El modelo de captura del valor (VCM), basado en el trabajo matemático, tiene un poder predictivo. En lugar de las “cinco fuerzas” de Michael Porter, tenemos una, que actúa en direcciones múltiples.
Sí, la Estrategia necesita una actualización, nos dice HBR. Gracias, Michael Porter, por lo que nos has enseñado, pero eso pertenece al pasado. Ya sabes: la Estrategia hoy tiene que ver con océanos azules, con el cuadro de mando integral, con el tapiz (modelo de negocio), con la ventaja transitoria…
Bienvenid@ a la Estrategia (personal y organizativa) en el Talentismo.

miércoles, 24 de julio de 2013

La Felicidad y sus Causas (I): Sonja Lyubomirsky


He decidido este verano ver de nuevo los DVDs de La Felicidad y sus causas, la 4ª serie de conferencias que tuvo lugar en Sidney el 14-15 de mayo de 2009. Le agradezco a Santi Vázquez, que estuvo allí, que me regalara los DVDs (que hiciera posible, con Belén Varela y algunos otros amigos, las Conferencias anuales sobre la Felicidad en el Trabajo en La Coruña desde 2010). El próximo Happiness and its causes se celebrará en el Seymour Center de Sydney el 29-30 de mayo de 2014.
De aquellas conferencias, me gustaría extraer las principales lecciones y compartirlas contigo. Comienzo con Sonja Lyubomirsky, profesora de psicología en la Universidad de California, Riverside, y autora de La ciencia de la felicidad (The How of Happiness), traducido a 14 idiomas, entre ellos el castellano. En 2002 recibió el Premio Templeton como investigadora.
Sonja Lyubomirsky (apellido que en ruso quiere decir “amor y paz”) no se considera una “conferenciante motivacional”, sino una investigadora, seria, rigurosa, sobre la felicidad. Más de 20 años analizando este fenómeno y ofreciendo respuestas que nos resultan muy útiles.
¿Merece la pena ser feliz? Sí, sin duda, y por los siguientes siete beneficios (tras analizar 225 estudios): las personas felices ganan más dinero y son más productivas laboralmente, son más creativas, son mejores líderes y negociadoras, se casan más fácilmente y sus matrimonios son más completos, tienen más amigos, son más generosas y más resilientes (aguantan mejor el estrés y los traumas). Luybomirsky, King & Diener, 2005. No se trata solo que “nos sintamos mejor”, sino que realmente estamos mejor.
¿Se puede mantener la felicidad? Sonja nos da tres razones para ser “pesimistas”: todos nacemos con un “nivel genético” (set point) de felicidad, la felicidad es un rasgo de personalidad a largo plazo y la “adaptación hedonista” (tomar como hecho cualquier motivo de felicidad). Por ejemplo, un estudio alemán ha demostrado que cuando la gente se casa, tiene un “subidón” de felicidad, que dura dos años (sí, dos años) y luego vuelve a su nivel de felicidad anterior.
La tesis principal de SL: “Más allá del hecho de que nuestra felicidad está genéticamente determinada y de que las circunstancias de la vida tienen una mínima influencia en lo felices que estamos, una larga porción de felicidad, el 40%, se encuentra en nuestro poder de cambiar”. Dicho con otras palabras, la felicidad es voluntaria, la elegimos. O, como un servidor escribía en Del Capitalismo al Talentismo, somos arquitect@s de nuestra felicidad.
La regla del 40%: el 50% es genético (bueno, yo creo que son los primeros años de vida, el entorno familiar, pero da igual), el 10% son las circunstancias vitales (salud, dinero, pareja) y el 40%, voluntario.
¿Cómo se define científicamente la Felicidad? La Felicidad tiene dos componentes: la experiencia de emociones positivas frecuentes y la sensación general de una buena vida, y un elemento subjetivo (cada cual considera la felicidad a su manera). Cada un@ emite sus juicios: “Puede ser feliz y no darte cuenta de ello”. El libro de Lyubomirsky ofrece dos tests de felicidad, el de Oxford y el suyo propio.
¿Qué hacen las personas felices? Según las investigaciones, nutren y disfrutan de relaciones sociales, son muy agradecidas, son generosas (las primeras para ayudar a los demás), practican el optimismo, saborean los placeres y viven el momento, hacen habitualmente ejercicio físico, con frecuencia son espirituales o religiosas (el valor de la trascendencia) y están comprometidas con objetivos de forma continuada.
“Intervenciones de felicidad”: las intervenciones sob experimentos en los que se modifican comportamientos para obtener resultados diferentes. Por ejemplo, se les pide a voluntari@s que durante un trimestre realicen actos de amabilidad, sean conscientes de lo valioso que tienen, escriban cartas de gratitud, visualicen el futuro que les gustaría, saboreen los momentos placenteros y los repitan. La conclusión es que “la Felicidad requiere de Esfuerzo” (divino esfuerzo, me gustaría añadir).
La Dra. Lyubomirsky nos pone como ejemplo dos intervenciones: contar las “bendiciones” (blessings), lo bueno que un@ tiene, y realizar actos de amabilidad. Es el poder de la gratitud (sentimiento de maravilla, agradecimiento y apreciación por la vida), que nos permite saborear las experiencias positivas, dejar de compararnos con otr@s, fortalecer nuestra autoestima, gestionar el estrés y los traumas, neutralizar las emociones positivas, liderar nuestro comportamiento, fortalecer nuestras relaciones y dar las cosas por sentado (como un privilegio natural). En un estudio, se pidió a los participantes que llevaran un “diario de gratitud” con cinco cosas durante 6 semanas (un grupo, una vez semanal, cada domingo por la noche; otro, 3 veces a la semana: martes, jueves y sábado; el 3º, de control). Las personas que agradecían semanalmente se volvían más felices (las de 3 veces a la semana, algo menos) y las de control, cada vez menos felices. El exceso de práctica puede ser perjudicial (tengo que decir que para un servidor, escribir este diario es una forma de agradecer, y me hace muy muy feliz). Lo que es esencial es ajustar (fit) las actividades a nuestro sentido de la felicidad: que encaje con tu personalidad, con tus objetivos, con tus fortalezas, con tu modo de vida, con la fuente de la felicidad.
Sonja utiliza el proverbio chino (“Si quieres ser feliz durante una hora, échate una siesta; si quieres ser feliz durante un día, vete a pescar; si quieres ser feliz durante un mes, cásate; si quieres ser feliz durante un año, hereda una fortuna; si quieres ser feliz durante toda la vida, ayuda a los demás) para explicar su segunda investigación: hay fuentes de felicidad que son placeres momentáneos (siesta, pesca), otros son más sustanciales (el matrimonio, el dinero) y el más poderoso es la generosidad. Las personas altruistas nos hacen sentirnos mejor, muestran a la comunidad como más valiosa, aportan interdependencia y cooperación, reducen el distrés de las personas menos afortunadas, nos hacen sentirnos a l@s demás como más autoconfiadas, competentes y en control de nuestras vidas, provocan que nos queramos más y hagamos más amistades, incrementan el aprecio y la reciprocidad. En la investigación, se le pide a un grupo que realice 5 actos generosos el mismo día, a otro que haga 5 a lo largo de una semana (uno al día) y el 3º grupo, de control. Los que hicieron 5 en un día aumentaron mucho más su felicidad (los de uno diario prácticamente no cambiaron). Moraleja: Sé generos@... intensamente.
La Dra. Lyubomirsky y su equipo han trabajado en otras “intervenciones”, relativas a las expectativas, al tiempo, al apoyo social, a los hábitos, a las estrategias o al tratamiento de la depresión, porque según la OMS la depresión será la 2ª causa de mortandad en el mundo en 2020, afectando al 30% de la población.
Sonja Lyubomirsky coincide con Aristóteles en que “la Felicidad depende de nosotr@s mism@s”.
Gracias, Sonja, por todo lo que nos enseñas. A Santi, por haberme “descubierto” a esta gran investigadora. A los organizadores de Happiness and its causes en Sidney, al equipo que hace posible las Conferencias Internacionales sobre la Felicidad en el Trabajo (Belén, Santi, AEDIPE, la Fundación Barrié) y a quienes generosamente hacéis felices, muy felices, a los demás.