Páginas vistas en total

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Una crítica al Capital, un impulso al Talento


Cine Fórum Empresarial APD en el Guggenheim de Bilbao con la película El Capital de Costa-Gavras. Una película polémica y provocadora la de este director francés nacido hace 80 años en Atenas, a partir de la cual hemos tenido un debate sobre la sucesión en la empresa familiar con ponentes de alto nivel.
He llegado a la capital vizcaína antes de comer, hemos tenido un almuerzo con ponentes, organizadores y patrocinadores en el mismo Guggenheim (gracias, Leyre, Patricia, Manuel, Unai, Juanjo y Xabi por esa comida tan distendida y agradable) y después, visita guiada por Esther a la exposición sobre Antoni Tàpies como escultor. Hemos aprendido mucho de las explicaciones sobre este maestro de la textura que partió de “objetos encontrados” y derivó hacia obras muy elaboradas.
Y a las seis la película El Capital (que traté en este blog el 9 de diciembre del año pasado), con un debate posterior con Unai Arteche (presidente honorífico del Grupo Arteche y presidente de la comisión de empresa familiar de las cámaras de comercio), Manuel Urrutia (socio director de Confianz) y Javier Ormazábal (presidente de Velatia). Les agradezco mucho a los tres sus brillantes intervenciones, así como a Juan Ignacio Vidarte, DG del Museo Guggenheim Bilbao, que ya ha advertido a la audiencia que la película no les dejaría indiferente.
He querido terminar el debate del Cine Fórum con unas palabras del Papa Francisco: “Hoy, si bajan las inversiones bancarias es una tragedia. Pero si la gente muere de hambre o no tiene comida no pasa nada. Esta es nuestra crisis”.
Que el Capital está dando paso al Talento como variable prioritaria lo demuestran varios datos hechos públicos hoy, como la bancarrota (13.600 M € de deuda) de Detroit, la “ciudad del motor” (motown), símbolo del capitalismo, que tiene la mitad de la población y el triple de paro que en 2000.
O los datos del Informe Pisa, que demuestra el poderío de los países orientales en Educación. Respecto a la situación española, el mejor análisis que he podido leer es el de José García Montalvo, catedrático de economía de la Universitat Pompeu Fabra, en un artículo titulado Docentes capaces: eso es
“Los resultados de PISA 2012 muestran que los estudiantes españoles de 15 años tienen puntuaciones similares a las obtenidas en las ediciones anteriores y siguen por debajo de la media de la OCDE. La diferencia es estadísticamente significativa aunque educativamente poco relevante: en matemáticas sería como un retraso en aprendizaje de nueve semanas respecto a la media de la OCDE. La diferencia con la UE no es siquiera estadísticamente significativa. Tampoco hay novedades en otros aspectos: la proporción de estudiantes españoles excelentes sigue siendo claramente inferior a la media de la OCDE y no ha variado mucho desde 2003; los resultados siguen siendo inferiores a los que les corresponderían por el nivel de PIB per cápita español; España sigue mostrando muy poca variación de las puntuaciones entre escuelas y niveles de variación altos dentro de cada escuela.
Otro aspecto en los que España ha destacado siempre es en la equidad del sistema. En todos los PISA el estatus socioeconómico y cultural del estudiante español tiene una influencia significativamente menor sobre las puntuaciones que en la media de la OCDE. Esto quiere decir que pertenecer a una familia con un nivel de renta superior da pocas ventajas en términos de la puntuación en PISA. La prueba de matemáticas 2012 muestra un pequeño empeoramiento en la equidad, que es estadísticamente significativo aunque educativamente poco importante: un estudiante cuya familia está en una desviación estándar por encima del nivel socioeconómico medio aumenta en cinco semanas su ventaja en términos de aprendizaje. Este empeoramiento de la equidad se concentra en las escuelas públicas. De todas formas la influencia del nivel socioeconómico sigue siendo en 2012 inferior a la media de la OCDE. Está al nivel de Noruega o Finlandia.
No obstante, resulta algo descorazonador que los resultados no mejoren a pesar del importante incremento en la inversión educativa desde 2000. Es bien conocido que a partir de un determinado nivel de inversión por estudiante, ya superado por España, no existe relación entre los recursos del sistema y los resultados. Entonces, ¿qué importa? Los estudios PISA no permiten realizar atribuciones causales al no ser experimentales, pero sí proporcionan algunas indicaciones sobre buenas prácticas. Los informes de la OCDE indican que los países con mejores resultados se caracterizan por atraer a los mejores a la docencia, favorecer la inclusión de todos los alumnos, potenciar la autonomía de los centros y la rendición de cuentas, y hacer seguimientos periódicos mediante pruebas estandarizadas. La literatura académica encuentra sistemáticamente evidencia del primer factor, que yo también considero el fundamental: es necesario tener docentes capaces, bien preparados y motivados. El objetivo debe ser mejorar la calidad de la docencia. ¿Verdad de Perogrullo? Pues pongámonos a ello.”

Sí, la calidad de la docencia es el talento, por encima del capital (la inversión en educación) o el número de alumnos por aula.

Y mi recuerdo al gran Fernando Argenta, que ha fallecido a los 68 años. Todos recordamos cómo nos hizo vivir el amor a la música clásica en programas como El Conciertazo o Clásicos populares. Periodista, melómano, hombre orquesta, le recordaré siempre en un acto de San Pablo CEU, a porpósito de coaching, que tuve el honor de moderar. Un apasionado de la música y de la vida cuyo legado estará siempre con nosotros.    

1 comentario:

Isabel Quintana Sánchez dijo...

Entiendo que el informe PISA no evalúa los elementos básicos de la inteligencia emocional, que tal y como se ha demostrado marcan la diferencia en un futuro profesional y personal entre el éxito y el fracaso. Entonces, ¿de que nos sirve estar 5 semanas por detrás o por delante en matemáticas? Creo que el actual modelo educativo todavía está centrado en valorar el coeficiente intelectual de los alumnos. Aunque también es importante recordar que la educación no sólo se recibe en la escuela, la familia es base de la educación de la persona. Seguimos trabajando en ello...