Páginas vistas en total

lunes, 9 de diciembre de 2013

Reforma laboral, emprendedores y contextos de empleabilidad


Comienzo la semana en Galicia. Vuelo de las 7,30 a Santiago de Compostela. La ciudad con más energía del mundo me recibe con 1 grado, solo 1 grado (he tenido tiempo para ir a la Catedral antes de las 9 y darle un buen abrazo, largo, prolongado, cariñoso, al Apóstol).
En el vuelo he estado leyendo La reforma laboral necesita mejorar, de Sara de la Rica (catedrática de Economía de la UPV e investigadora de FEDEA). http://elpais.com/elpais/2013/12/04/opinion/1386185533_114759.html
La Dra. de la Rica parte de que “el mercado laboral español mostraba ya antes de la recesión actual un comportamiento anómalo en términos de creación y destrucción de empleo y, en consecuencia, también en términos de tasas de paro. Tanto la magnitud en las tasas de desempleo como su volatilidad han sido muy superiores a las de los países de nuestro entorno ya desde el comienzo de la época democrática. Ambas características indican que nuestro mercado laboral adolece de factores estructurales que es necesario abordar. La reforma de 2012 es por ahora la última de las numerosas que se han acometido en nuestro país desde mediados de los ochenta para tratar de resolver los graves problemas de nuestro mercado de trabajo.” El preámbulo de la reforma realiza, a juicio de la autora, “un diagnóstico acertado sobre el rumbo que debiera tomar nuestro mercado de trabajo para su mejor funcionamiento. Afirma que el objetivo de la misma es conseguir la flexiseguridad, paradigma laboral que pretende que las relaciones laborales sean flexibles, pero que a su vez los trabajadores tengan contratos estables y se encuentren protegidos por políticas activas y pasivas de empleo.”
En términos de DAFO, los aciertos de la reforma tienen que ver con la flexibilidad interna y externa. “Ha conseguido que sea posible modificar las condiciones laborales sin tener que recurrir al despido ante una situación recesiva. En este sentido, tanto los cambios dirigidos a primar la negociación a nivel de empresa como la modificación sustancial de las condiciones de trabajo abierta tras la reforma, y en particular, la posibilidad de una disminución salarial para evitar los despidos puede por primera vez ayudar a que los ajustes temporales se realicen sobre salarios en lugar de tener que recurrir a los despidos.” “También ha favorecido la flexibilidad externa mediante el abaratamiento de los despidos.”
Respecto a las oportunidades de mejora, se centran en la formación y recolocación. “Con respecto a la formación, debe producirse un giro radical ya que los cursos de formación que hoy se ofrecen están en muchos casos obsoletos y no sujetos a evaluación.” “Con respecto a la recolocación, la misma reforma laboral estipulaba la introducción de medidas para fomentar la cooperación con las agencias privadas de empleo. Sin embargo, 20 meses después de la aprobación de la reforma, no se ha firmado aún ningún convenio de colaboración, lo cual impide que las agencias puedan operar en la recolocación de los parados. Parece que el Plan Anual de Empleo de 2013 avanza algunas iniciativas sobre este particular, pero la tardanza en su implementación está provocando el drama laboral de que más de la mitad de nuestros parados llevan más de un año buscando empleo.” “Por otra parte, para que la recolocación se produzca, es necesario que los parados acepten las ofertas de empleo que reciben. Un resultado contundente en todos nuestros estudios empíricos es que el cobro de cualquier tipo de subsidio disminuye enormemente la tasa de salida hacia el empleo. Este es un hecho que debe evitarse y para ello sería necesario que las políticas activas se combinaran más eficazmente con las pasivas, en particular con el subsidio. En otros países, como Alemania, Dinamarca y Holanda, que tienen políticas activas más consolidadas que las nuestras, diseñan itinerarios individualizados para los parados, y mientras cobran un subsidio, se les exige la participación en las políticas activas diseñadas para ellos. Tras el periodo de formación, ante una oferta de trabajo adecuada a su capacitación, los individuos pierden el subsidio si no la aceptan. Esta combinación de políticas activas y pasivas ha acortado sensiblemente el periodo de búsqueda de empleo en estos países y España debiera ir también en esa dirección para que la situación en el desempleo no se haga crónica. Por supuesto, para esto es necesario en primer lugar que exista un diseño adecuado de políticas activas todavía inexistente en nuestro país.”
Susana de la Rica concluye con la evidencia de que “la reforma no ha sido útil para la reducción de la precariedad laboral. Más del 90% de los nuevos contratos son temporales, y la proporción de nuevos contratos indefinidos disminuye continuamente.” “El contrato temporal debe ser utilizado solo para casos como sustituciones, que son temporales por naturaleza. El resto de la contratación debiera ser estable, indefinida, pero con una indemnización por despido que fuera creciente con la antigüedad, partiendo de la de los contratos temporales el primer año y creciendo gradualmente con la antigüedad en la empresa. Se pueden discutir los matices, pero sería preciso llegar a un acuerdo que no desincentivara la contratación, que otorgara seguridad jurídica a los contratos indefinidos y que consiguiera que la norma fuera la contratación indefinida, como en la mayoría de los países de nuestro entorno.”
Reuniones sobre Coaching en la capital de Galicia y por la tarde, conferencia en el Museo de Pontevedra: “Apuesta de verdad por tu talento para ser empleable”, dentro del Ciclo Emprende del Diario de Pontevedra. Un honor clausurar el Foro de este año, que se ha titulado “Optimismo en tiempo de Crisis”.
He hablado a la numerosa audiencia que ha asistido a las 19,30 de talento, empleabilidad y esta nueva época (el talentismo) en el que el talento marca la diferencia. Y para finalizar, me he permitido proponer a l@s asistentes “deberes para casa”:
1. Abandona el “círculo vicioso” de enviar curricula sin más: No esperes ofertas
2.  Genera un Concepto (Coherente y Generoso) de ti mism@
3.  Define tu Talento (Capacidad, Compromiso y Contexto)
4.  Crea una Marca Profesional
5. Establece un contrato de Empleabilidad
6. Invierte en aprendizaje (1.700% de rentabilidad)
7. Fluye a partir de un reto apasionante
8. Haz equipo
9. Acércate a los entornos adecuados
10.  Construye tu Felicidad: Eres el/la arquitecta de tu propia vida
Para la Empleabilidad (el contrato entre un/a profesional y una organización, según la cual ésta pide innovación, trabajo en equipo y servicio al cliente a cambio de que el/la profesional valga más en el mercado cuando salga de la empresa que cuando llegó), debemos acercarnos a organizaciones saludables.
¿Tienen algo que ver esas “organizaciones saludables” con la reforma laboral? Por supuesto. Las organizaciones saludables son aquellas que realmente apuestan por la formación y el desarrollo (por el aprendizaje, que es la inversión más rentable), que tratan dignamente a sus profesionales (no les ofrecen temporalidad ni precariedad, sino estabilidad, porque se toman en serio la atracción y fidelización del talento), que recolocan profesionalmente… Son las organizaciones humildes, que sobreviven y que triunfan. El resto (ese 80% paretiano) ni se toman en serio la formación, ni la recolocación, ni la estabilidad del empleo. Y así les va.
Hoy, en Expansión, el análisis de 100 compañías que en 14 van a crear empleo (en total, unos 32.000 puestos de trabajo). En la distribución, las telecomunicaciones, los servicios profesionales, la industria. Sí, hay ganadores (las organizaciones saludables) y perdedores (las tóxicas) y en nuestro talento está discriminar a unas de otras.
Mi gratitud a Felipe, a Senén, a Miriam y a los organizadores del Foro Emprende de Pontevedra.