Páginas vistas en total

martes, 17 de diciembre de 2013

Cinco eventos que cambiaron el mundo en 2013


Jornada entre Málaga y Madrid. Por la mañana, con 80 líderes de la Universidad de Málaga (institución que cuenta con 300+ del Modelo de Excelencia EFQM). Con Jesús Roca y Raquel Casero, hemos estado trabajando el Talento, el Liderazgo y la Motivación. Gracias a Pepe, Antonia y todo el equipo de la UMA, una de nuestra mejores universidades, como da prueba el Programa de Coaching Deportivo y Ejecutivo.
Y por la tarde, a las 7 en el Hotel Fénix de la Plaza de Colón, presentación del Challenge 2014 con Carlos Ongallo, director de EBS, el embajador de Israel (el Challenge será del 2 al 9 de marzo en Jordania e Israel) y mis “compañeros chamanes” Mario Alonso Puig y José María Alonso. Por la noche, cena-coaching con el presidente de un gran grupo empresarial. Muchas gracias a la familia azul de EBS.
Antes de ayer, Moisés Naïm publicó su última columna del año, “Cinco eventos que cambiaron el mundo en 2013”. Es la siguiente:
Silvio Berlusconi está fuera y Angela Merkel fue reelecta. Fallecieron Nelson Mandela y Hugo Chávez. Fidel Castro, no. La gente protestó en las calles de Kiev y Bangkok, El Cairo y São Paulo. Teherán se sentó a negociar con Estados Unidos por primera vez en 34 años. China eligió a un nuevo líder y encarceló a otro. El aprendiz de tirano en Pyongyang ejecutó a su tío. Por primera vez en 700 años un Papa renuncia y lo reemplaza un latinoamericano que nos entusiasma a todos. Algunas de las cosas que fueron noticia este año no son demasiado importantes para el mundo. Otras sí. Es imposible incluirlas todas aquí. Pero estos son cinco cambios que me parecen muy trascendentes.
» Estados Unidos se consolida como potencia energética. Esto ya se venía perfilando, pero este año se despejaron todas las dudas: el extraordinario aumento en la producción de gas y petróleo en EE UU es una realidad que cambiará el mundo. En los próximos cinco años, América del Norte en su conjunto producirá casi cuatro millones de barriles de crudo más cada día, y sus importaciones caerán a la mitad. Puede que EE UU no solo llegue a ser autosuficiente, sino que hasta podría exportar energía. Las consecuencias de esto son enormes y muy diversas. Oriente Próximo sufrirá un fuerte shock económico y político, por ejemplo. La influencia de Rusia y otros petroestados será menor. La abundancia energética estimulará la expansión del sector manufacturero estadounidense. Y la abundancia de hidrocarburos desestimulará el desarrollo de energías renovables, lo cual es una pésima noticia.
» El desprestigio de Estados Unidos. El mundo ha visto cómo Barack Obama no tuvo poder para cumplir su amenaza de castigar a Bachar el Asad si usaba armas químicas. O para evitar que el Tea Party le paralizara el Gobierno. O para hacer funcionar el sitio de Internet de su programa prioritario: la reforma sanitaria. Tampoco pudo impedir que la presidenta de Brasil cancelara su visita a Washington al descubrir que EE UU espiaba sus conversaciones telefónicas. Dilma Rousseff se unió así a Angela Merkel y otros jefes de Gobierno que regañaron a Obama. Esto, como sabemos, fue el resultado de las filtraciones de Edward Snowden, las cuales, sin duda, constituyen uno de los acontecimientos geopolíticos más trascendentes del año.
La percepción que se esparció por el mundo es que la superpotencia no solo es abusiva, sino inepta. Y que Barack Obama es un líder débil que se deja avasallar por jugadores menores como Bachar el Asad, Dilma Rousseff o el Tea Party. Estas percepciones son exageradas e irán cambiando. Pero en política las percepciones son una parte de la realidad, y la imagen de un Estados Unidos debilitado por la parálisis del Gobierno y un presidente que no tiene el poder de tomar decisiones o cumplir sus amenazas seguramente moldeará los cálculos y las actuaciones de aliados y rivales.
» La nueva agresividad internacional de China. En noviembre, China anunció restricciones al tráfico aéreo en un amplio territorio que incluye pequeñas islas que Japón considera suyas. Estados Unidos reaccionó enviando dos bombarderos B-52 a sobrevolar el área sin pedir autorización a China. Japón hizo lo mismo y reiteró su soberanía sobre esa zona. Las tensiones siguen. Pero lo importante de este incidente es que anuncia una más agresiva política internacional que el mundo debe esperar de Pekín en los próximos años.
» Irán, Siria, Egipto, Palestina, Israel y más… mucho más. Oriente Próximo nunca tiene un año fácil. Pero este estuvo lleno de sorpresas, algunas de las cuales condicionarán el futuro. El derrocamiento de Mohamed Morsi y la tragedia siria. Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní. Las conversaciones entre palestinos e israelíes, que comenzaron en julio y buscan llegar a un acuerdo final a mediados de 2014. Es posible que ninguno de estos dos acercamientos llegue a nada. Pero garantizan que el torbellino que está sacudiendo Oriente Próximo tendrá consecuencias que van más allá de este año y de esa región.
» Guerra abierta a la desigualdad. Siempre han existido. Los científicos y periodistas las documentan regularmente. Pero este año, el papa Francisco, Barack Obama y millones de personas marchando en las calles denunciaron como inaceptables las enormes y crecientes brechas entre ricos y pobres. Cada vez más gobiernos, instituciones y ciudadanos tratarán de revertir esta tendencia. Esta es una buena noticia. Pero el reto será luchar contra la desigualdad sin dar el poder a demagogos que, de hecho, terminan agravándola.”
Cinco temas esenciales. Empezando por el último, la desigualdad, me gustaría ver más acción y menos palabrería (que es demagogia, en definitiva, de unos gobernantes y otros). Que Estados Unidos pierda poder en la escena internacional se veía venir (el articulista la califica como “potencia inepta”, después de los escándalos de espionaje masivo y riesgo de colapso presupuestario). Oriente Medio sigue como sigue. China crece en su expansión internacional (y espacial). Y la energía, junto con el agua, será el campo de batalla de los próximos años.

Por otro lado, la disonancia entre la labor del recientemente fallecido Nelson Mandela y el ridículo de la mayor parte de los gobernantes que asistieron a sus funerales ha sido notoria. Una mala noticia para acabar el año.

1 comentario:

Fernando De Cabo Landín dijo...

Creo que hay dos acontecimientos que no deberían quedar aislados por su alcance: uno la renuncia o dimisión de Ratzinger; la otra la elección del nuevo Papa, Francisco. Son dos eventos, el segundo sobre todo, que marcará un antes y un después en la historia de la Iglesia y en la presencia de ésta en el mundo.

Gracias por tu Blogg y por toda la riqueza que en él depositas.