Páginas vistas en total

jueves, 14 de noviembre de 2013

EL Liderazgo y los nuevos descubrimientos respecto a los cinco sentidos


Me gustó mucho la jornada del Cluster do Produto Gráfico e do Libro Galego sobre “Innovación en el punto de venta” en el Hotel Puerta del Camino de Santiago de Compostela. La presentación de Jacobo Bermejo, Presidente del CPGLG, las intervenciones de los Directores Generales de Gradiant y de CIS Madera y, tras mi intervención sobre “Emoción en el punto de venta” (que han destacado los medios gallegos hoy), el debate presidido por Chechu Pérez, Presidente de Creatividade Galega, con Julián Hernández, director de marketing de Vegalsa (Grupo Eroski), 250 tiendas en Galicia y Castilla-León y un cuota del 20% (líderes en distribución) y Juan Carlos Silva, marketing manager de la conservera Frinsa. Mantuvimos un debate muy interesante los cinco (los dos Fernandos, los dos Juan Carlos y Julián), además de Jacobo y Chechu, sobre la innovación y la calidad de servicio al cliente, el diseño, el valor, la experiencia cliente, etc. La didáctica (explicar que un producto o servicio, por ser de mayor calidad, no tiene que ser más caro, por ejemplo) también es innovación.
Los participantes, que llenaron la sala en la que se celebró el evento, recibieron un ejemplar de la revista graf8 del mes de noviembre. Tengo el honor de aparecer en una entrevista de esa publicación: “Gústenos ou non, todos somos comerciais”.
Cuadernos de MENTE Y CEREBRO, Nº 6, de 2013.Cu Trata “EL MUNDO DE LOS SENTIDOS. Psicología y neurobiología de la percepción”, un tema que me apasiona (como bien recuerdas, La sensación de fluidez trata precisamente del Liderazgo y los cinco sentidos, en un escenario natural como la reserva de Urdaibai). ¿Qué novedades nos ofrece la neurociencia al respecto?
VISTA:
- Los movimientos sacádicos (cada un@ de nosotr@s mueve los ojos a un ritmo de tres veces por segundo) se corrigen, dando una apariencia de quietud y estabilidad, porque el cerebro suprime el movimiento y “rellena” las lagunas percepctivas con impresiones sensoriales posteriores.
- La visión tridimensional es producto de los dos nervios ópticos (las imágenes que llegan por cada ojo) y su impacto en el encéfalo.
- La atención visual no es continua, como parece. Es como una videocámara, que toma una imagen unas diez veces por segundo. No hay corriente continua de estímulos.
OÍDO
- Ruido. El murmullo influye sobre la memoria verbal a corto plazo. Sí, el ruido no es un problema de atención ni de retención, sino de memoria. Las aulas en las que resuena la voz y predomina el ruido de fondo dificultan la comprensión y el aprendizaje de l@s alumn@s. En una clase con acústica desfavorable, es mejor sentarse en primera fila. En la zona trasera se suelen entender mal una de cada tres palabras.
- La incapacidad para reconocer la voz del interlocutor, por ejemplo en una llamada telefónica (fonognosia) no es por una lesión cerebral, sino por un trastorno congénito.
OLFATO
- Nuestra nariz es capaz de distinguir entre miles de sustancias olorosas. El bulbo olfativo funciona como un interruptor basculante: cuando se modifica la concentración de dos aromas en una mezcla, cambia de repente el patrón de actividad neuronal.
- La olfacción resulta vital para ciertos animales, pues les permite detectar la comida, les advierte de la presencia de enemigos y desempeña una función primordial en la búsqueda de potencial pareja durante la época de apareamiento.
- Los receptores olfativos no están solo en la nariz. De los 1.000 genes olfativos, solo funcionan 350. Están repartidos en todo el organismo: en los tejidos, en la sangre y otros fluidos corporales, desde la saliva al jugo gástrico, la orina y las secreciones vaginales. Están, por ejemplo, en la próstata y en el intestino grueso.
GUSTO
- Las preferencias y aversiones gustativas dependen de una compleja combinación de experiencias durante la infancia, costumbres socio-culturales y… ¡atención! Mecanismos biológicos. La percepción de las cualidades genéticas (que se transmiten por quimiorreceptores que se hallan en las papilas gustativas) dependen de la dotación genética de cada persona. Los europeos, por ejemplo, percibimos el dulce con mayor intensidad que los asiáticos y los africanos, por una pequeña diferencia genética, causante del mayor desarrollo de perceptores de hidratos de carbono.
Mi agradecimiento al Cluster do Produto Gráfico por la jornada de ayer y a Pilar Bronchal, DG de MENTE Y CEREBRO (GEHIRN UND GEIST) y a su equipo, por compartir con tod@s nosotr@s las novedades científicas respecto a la percepción humana.