Páginas vistas en total

sábado, 9 de noviembre de 2013

El liderazgo del nuevo alcalde de Nueva York


¡Qué tiempo tan fantástico el de Valencia hoy! AVE a primera hora, a participar en el Programa de Gestión del Talento de la Universidad de Valencia, que dirige Roberto Luna (presidente de AECOP y de AEDIPE), con el tema del Talentismo (la nueva era en la que el talento es más escaso y valioso que el capital). Hemos hablado de la era conceptual, conductual y de generosidad, de lo que es el talento (inteligencia triunfante; poner en valor lo que un@ sabe, quiere y puede hacer; capacidad por compromiso en el contexto adecuado), de si el talento nace o se hace, de pasar de Jefes a Gefes (“Generadores de Felicidad”, María Graciani), de las 12 “actividades deliberadas” de la felicidad…  Y vuelta en el de las 15,10 h, tras un breve almuerzo en la estación de Joaquín Sorolla. A las 5 ya en Madrid para pasar la tarde con mi hija Zoe. Mi profundo agradecimiento a l@s alumn@s del Programa: Anabel, Ángela, Cecilia, Elena, Estrella, Isabel, José Vicente, Margaux, María Pascal, Paz y a Gloria por la coordinación.
Me ha interesado la historia del nuevo alcalde de Nueva York (que jurará su cargo en enero), muy diferente del actual, Michael Bloomberg, y del que lideró el 11-S, Rudolph Giuliani. Se trata de Bill de Blasio, de origen italiano, de Brooklyn. Una “marca profesional” progresista, ecológica y artesanal. Toma leche orgánica, recicla conscientemente y le gusta llamar “brothers” (hermanos) a las personas con las que trata. Mide más de 1’80 y conoció a su esposa, Charline McCray, en 1991. Charline era una activista feminista que hasta entonces no había tenido ningún novio. Nacida en Springfield (Massachusetts), hija de un militar y una operaria de fábrica, hasta entonces les había presentado novias a sus padres. Poeta y escritora, es 6 años mayor que Bill. Combativa y muy osada (ya en la universidad perteneció a una agrupación comprometida contra la exclusión), ha criticado abiertamente a Bloomberg por fomentar la desigualdad, ha escrito los discursos de su marido (lo hizo anteriormente para otros candidatos municipales de la Gran Manzana) y le ha ayudado a elegir a los miembros de su equipo. Se ha dicho de Charline que sus modelos son Hillary Clinton y Eleanore Roosevelt.
No acaban ahí las sorpresas. El hijo menor de los Di Blasio, Dante (16 años) lleva el pelo a lo afro (se lo lava una vez a la semana) y ha comentado que su padre acabará con los cacheos aleatorios (los llamados “stop and frisk”). La hija mayor, Chiara, tiene piercing en ceja, orejas y nariz. Es estudiante de Ciencias Medioambientales en una universidad de California. Es la más hippy de la familia, con sus coronas de flores. Sus dos hijos son vegetarianos.
Bill di Blasio creció en Boston, hizo un postgrado sobre América Latina, apoyó la causa sandinista en Nicaragua, vive en Brooklyn desde hace 22 años (tiene una huerta con tomates y pimientos), es seguidor de los Red Sox y activista social. Su madre le tuvo a los 43 años.
Al nuevo alcalde le ha votado un electorado muy diverso: hispanos, afroamericanos, blancos, barrios ricos y pobres.
Ya en casa, en Madrid, he visto la segunda parte del Real Madrid-Real Sociedad (5-1, con triplete de Cristiano Ronaldo) y de nuevo la película Alacrán enamorado, una historia muy interesante de amor y racismo.
El post de hoy tiene banda sonora: el “Glasgow love theme” de la película Love actually, compuesto por Craig Armstrong: www.youtube.com/watch?v=r-Juy0ZYkcY ¡Qué película más bonita! Dirigida por Richard Curtis en 2003 (el mismo director que ha realizado recientemente Una cuestión de tiempo), nos presenta distintas historias románticas con Colin Firth, Hugh Grant, Liam Neeson, Bill Nighy, Allan Rickman, Emma Thomson, Keira Knightley, Laura Linney… Sí, si puedo la volveré a ver este fin de semana.