Páginas vistas en total

jueves, 3 de octubre de 2013

¡Vive sin trabajar!


Vuelvo a La Vanguardia de ayer, a la Contra (una de las páginas que más me gustan de toda la prensa nacional e internacional; por la que comienzo el diario barcelonés). Víctor-M. Amela entrevistaba a José Castelló, de 40 años, que hace dos años que no trabaja (no porque esté desempleado, sino porque se jubiló voluntariamente a los 38) y ha publicado ¡Vive sin trabajar! (de la familia Alienta). Nació en una familia de clase media en el Clot (Barcelona), se puso manos a la obra para jubilarse (“Me dije, ¿por qué dejar en manos del Estado algo tan importante como la jubilación?”) y desmontó la (falsa) creencia de que hay que trabajar hasta los 65, para después (si la salud te respeta), vivir la vida que quieres.
En estos dos últimos años, ha vivido en Bali, Tailandia, Australia, Ecuador, Chile la isla de Pascua, Perú, París… Siempre con su esposa, Liz; todavía no tienen hijos. José Castelló no piensa trabajar nunca más, “porque ya tiene todo el dinero necesario para el resto de su vida”, afirma. Lo que hace es ir a un país, alquilar un apartamento más barato que en España, y dedicarse a vivir. “Como quiero aprender surf, son lugares con olas”. A su pareja le encanta cocinar y a él comer; “buscamos lugares donde esto sea posible”. En estos sitios, leen, practican ejercicio, ayudan a la gente (a niños de la calle, a los que invitan a casa; a ancianos, que llevan de excursión).
José Castelló no tiene nada en propiedad. Una parte de sus ahorros está disponible y la otra, en fondos (la mayoría, a interés fijo). “Si estás devolviendo un crédito con interés, estás desahorrando”, nos dice. Primero calculó “el precio de su libertad”, ahorró durante 5 años y con esa cantidad (que rinde al 3%) vive en países más baratos.
José nos da tres consejos (que ha aprendido de los ricos): no perder el tiempo mirando e-mails (una hora al día son 15 días ganados al año); eliminar toda actividad que no te haga más sano, más feliz, más rico; conseguir descuentos en todos los productos y servicios.
A los desempleados, el consejo de este “jubilado voluntario” es “¡nada de currículum! A una empresa no le pidas trabajo: plantéale algún negocio. Mira alrededor, hay oportunidades”.
Me voy a leer  con detenimiento ¡Vive sin trabajar! y lo voy a comparar con Los secretos de la mente millonaria, de Harv Ecker. Seguro que hay muchos puntos en común entre estos dos grandes del talento financiero.
En fin, aquell@s a quienes nos apasiona nuestro trabajo ya vivimos sin trabajar (es lo que decía Confucio: “si trabajas en lo que te gusta, no tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”). Es muy interesante este enfoque de José Castelló: valiente, cogiendo el toro por los cuernos y apostando por la vida, mirándola de frente.
Gracias, José, por compartir con nosotr@s tu filosofía (práctica) de vida, a Víctor por la entrevista y a Roger por llevar a lo tangible (un valioso libro) esto de vivir sin trabajar.              

4 comentarios:

Mauri Palau dijo...

Esta persona que se jacta de haberse jubilado a los 38 años (hace dos años, casualmente ahora se le acaba el paro, uuummmm) y pretende hacerlo extensivo a todo el mundo cual gurú comprando su libro, no explica en ningún momento cúal es la verdadera realidad.

Esta persona entra la empresa en la que trabajo con una cartera heredada de una anterior comercial (excelente comercial, por cierto) y sin ninguna experiencia anterior en el sector, asumiendo el salario conseguido por su predecesor (por supuesto acorde a la ventas que venía realizando el anterior comercial), tras varios años sólo fue capaz de rematar esas obras heredadas sin generar apenas ningún nuevo cliente (empezaba la debacle de las promociones), evidentemente sin aumentos de sueldo, en un giro muy inteligente por su parte se autocreó un nuevo cargo de Responsable Comercial, que le mantenía el sueldo para que las responsabilidades de falta de ventas recaían en su equipo, al cabo de unos años de pérdidas con reducción de plantilla se opta por su despido por causas económicas (por su falta de generación de negocio, falta de empatía con su equipo y el rechazo provocado en muchos de nuestros clientes), teniendo también la suerte de ser a pocos meses de la entrada de la reforma laboral, lo que le supuso un sustancioso finiquito e indemnización, corroborado ante Juzgado, dando como válidas las causas del despido.

Evidentemente esto no lo refleja ni en el libro ni en las entrevistas, sino todo lo contrario que se fue voluntariamente y dejando la empresa con grandes beneficios, según él.

Una persona que hace un año sin haber publicado su primera novela ya en Linkedln se autodenominaba BestSeller Writer ya dice mucho al respecto, además de su obra ser un constante corta y pega y refrito de ideas de otros autores y economistas, con ideas tan absurdas como de que si se jubilaran todos los mayores de 38 años (¿gracias a su libro?) se acabaría el paro, que si te vas a surfear a Bali la vida es más barata ), aparte de tachar como poco inteligentes a los que han comprado un piso o han tenido un hijo sin provisionarlo económicamente, malvenderte el piso para no pagar hipoteca, etc, etc.

Exijo un poco de respeto para toda la gente que tiene (o quiere) trabaja, y que igual no tienen la oportunidad de unos padres les puedan pagar una carrera universitaria (para después menospreciarlas)

Ya no entraré en la temática de su supuesto altruismo, porque la gente a su cargo podría dar verdaderos testimonios al respecto, pero dudo mucho de los fines benéficos de las ganancias de su obra.

Por tanto, con los tiempos que corren que surgan aprovechados así me parece de un mal gusto absoluto, osea que el susodicho José Castello con su panfleto "Vive sin trabajar" lo único que conseguirá será enriquecerse a si mismo a costa de gente ávida de fórmulas mágicas que a día de hoy están al alcance de muy pocos y algún sinvergüenza.

No sabía si expresarlo porque a veces estas polémicas generan el efecto contrario al deseado (Que hablen de mí, aunque sea mal), espero que no sea así.

Mauri Palau dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nachocg dijo...

Gracias Mauri Palau. Es posible que sea cierto lo que dices, no lo dudo. Pero igual este señor se ha currado un buen libro, no?. O has visto copy-paste en él?

Mauri Palau dijo...

No hay de que Nacho.

El tema que se basa en desarrollar grandes frases de Einstein, Confucio, etc..., en las cuales se basa para emitir una serie de consejos que no están basados en su experiencia personal como el propugna.

Aparte de lo descabellado de algunas de ellas, tal como he indicado el famoso factor G (que es analizar donde está la vida más barata), que si todos los trabajadores de más de 38 años se jubilaran se acabaría el paro, malvender aunque sea el piso para no tener deudas, tema de hijos, etc, etc, por favor alguien con dos dedos de frente ve claramente que es el vendebiblias de hoy en día.

Allá cada uno, en tiempos de necesidad, estos "gurús" tristemente proliferan.

Un saludo Nacho