Páginas vistas en total

martes, 22 de octubre de 2013

Jefes tóxicos en organizaciones saludables


Ayer lunes tuve el privilegio de dar una conferencia sobre Jefes tóxicos en organizaciones saludables. El impacto de la Calidad Directiva” en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia, en el bellísimo Palacio de Coromina, en la zona antigua de la capital del Turia. Esta es la nota de prensa que recoge el evento de ayer: http://medios.uchceu.es/saladeprensa/2013/juan-carlos-cubeiro-afirma-en-la-ceu-uch-que-un-36-de-los-jefes-en-espana-son-toxicos/
El CEU está realizando una labor estupenda en pro de las organizaciones saludables y contra el acoso laboral (ha sido reconocido por ello en el último Congreso Iberoamericano de Psicología celebrado en Sao Paulo). Quiero dar las gracias a la rectora de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Rosa Visedo, y a su equipo; al Director General de MC Mutual (empresa patrocinadora del ciclo de conferencias que comenzó ayer), Francisco Hernández, y a sus colaboradores. Se da la circunstancia, nada casual, de que tanto el CEU como MC Mutual son instituciones centenarias. Su voluntad de investigar y comportarse de forma socialmente responsable tendrá mucho que ver con esta longevidad organizativa. Quiero también agradecer  al Director de RR HH del CEU Cardenal Herrera, Óscar Cortijo, y a su excelente equipo, y a Vicente Navarro de Luján, director de proyección cultural y social de la UCH-CEU (hombre sabio a quien no le gusta el fútbol), que hizo una semblanza de D. Ángel Herrera Oria como líder que nos encantó a todos.  

Me ha encantado el resumen que ha hecho Fernando Leandro de la conferencia de ayer y que quiero compartir contigo: “El motivador coach en el CEU Valencia”: http://documentalistadigital.blogspot.com.es/2013/10/juan-carlos-cubeiro-el-motivador-coach.html Gracias, Fernando, por un resumen tan excelente.
Básicamente, como muy bien ha recogido Fernando Leandro y el CEU en su nota de prensa, quise referirme a cinco aspectos:
- La importancia de las organizaciones saludables, en esta llamada “crisis” que no es tal, sino un cambio de época. Una nueva era (conceptual, conductual y de generosidad) en la que el talento es más escaso y valioso que el capital. Una nueva época cuyo valor empresarial está determinado por cuatro grandes intangibles: el capital humano, la marca, el capital clientes y las expectativas de futuro, indisolublemente relacionados. Un mundo de paradojas, en la que la marca comercial más valiosa es Apple Computer, fundada y dirigida por un “jefe tóxico”, como Steve Jobs.
- Jefes tóxicos: la literatura gerencial es profusa (Bernardo Stamateas, Iñaki Piñuel o Fernando Marañón se han ocupado de ello). Hablé de lo que es un jefe tóxico, su impacto (reduce la esperanza de vida de los demás en 10 años; cuestan el equivalente al 10% del PIB), las 7 fuentes de toxicidad, los tres tipos de jefes tóxicos (por estrés, estrategia o naturaleza), los diez pecados capitales de los jefes (Leo Farache), el índice Gottman y la frecuencia Kahneman y lo que podemos hacer como directiv@s para generar emociones positivas.
- Calidad Directiva: Somos el país 51º en Calidad Directiva según el Foro Económico de Davos (siendo la 12ª economía del planeta). Éramos los 27º en 2007/08, cuando formábamos parte del G-8 del planeta. Un 36% de jefes tóxicos y un 16% de buenos líderes. Hablé del Liderazgo como “talento para influir decisivamente en los demás”, de qué es el talento (inteligencia triunfante), qué lo compone (capacidad, compromiso y contexto) y de las 4D del Talento: Disfrute, Diversidad, Dedicación y Dominio. El Liderazgo no se improvisa, se trabaja concienzudamente (por ejemplo, a través del Coaching Estratégico).
- Liderazgo Decisivo: Lo es por su impacto en la atracción, fidelización, desarrollo y  rentabilización del talento. Me referí brevemente a la secuencia estratégica desde el talento (individual y colectivo) a los procesos eficientes e innovadores, a la excelencia (superar las expectativas de los clientes) y a la rentabilidad sostenida. La clave de la eficiencia es el sano orgullo de pertenencia (no confundir con la arrogancia) y el pilar de bóveda de las organizaciones saludables es el mérito, desde la selección a la desvinculación de los profesionales.
- Qué podemos hacer en el Talentismo: reformular el contrato de relación entre persona y empresa (ya no es sumisión a cambio de obediencia, sino innovación, equipo y servicio al cliente por empleabilidad), invertir en educación (según demostró el Premio Nobel James Heckman, la inversión más rentable, con un ROI del 1.700%), apostar por el proyecto (es triste constatar que solo el 21% trabaja en lo que soñó; Pareto se impone de nuevo) para ser un “artista” (Seth Godin) y no un “mandado”, integrarnos en equipos (lo de “solo ante el peligro” es un mito urbano), formar parte de contextos saludables (cultura, clima, compensación y cooperación) y construir tu felicidad (porque la felicidad, como ha demostrado Sonja Lyubomirsky, no se “busca”, se construye desde el 40% voluntario y el 50% de predisposición familiar).
El hecho de que el salón de actos estuviera completamente lleno (el CEU habilitó otra sala para poder seguirlo por streaming), el nivel de los asistentes (directores generales y DRH de las principales empresas valencianas) y, como constató Vicente Navarro al final de la ponencia, que los asistentes estuvieran tan interesados en la conferencia y las preguntas, son un ejemplo de que hay esperanza en mejorar la Calidad Directiva.
Sabemos lo que tenemos que hacer. El Coaching nos aporta la valentía para hacerlo. Ya sabes que la valentía, el coraje, está en el término medio, entre la valentía y la temeridad.    

2 comentarios:

Fernando Leandro dijo...

Muchas Gracias Juan Carlos por la mención. La conferencia fue muy inspiradora y recomendable. Ha sido un lujazo escucharte!

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias a ti, Fernando.
A tu disposición.

Un abrazo,

Juan Carlos