Páginas vistas en total

domingo, 20 de octubre de 2013

¿Está volviendo Hitler a Europa?


Una de las principales libreras de nuestro país me dijo que el libro Ha vuelto de Timur Vermes es en realidad bastante flojo. Pero desde su publicación en Alemania en noviembre del año pasado, ha generado muchísimo revuelo y ha vendido más de medio millón de ejemplares. Trata de Adolfo Hitler, que aparece en un solar abandonado cercano a la antigua Cancillería y se transforma en estrella de la televisión y fundador de su propio partido político.
Los germanos tienen el concepto de “Vergangenheitsbewältigung” (la superación del pasado a través de la revisión permanente del mismo). En Ha vuelto (y al parecer, en la nueva historiografía alemana), Hitler es un fino observador de la realidad social, de la que toma partido. Timur Vermes escribe: “A la cabeza del país estaba una mujer fondona con el poder de irradiación optimista de un sauce llorón, una mujer que se desacreditaba ella misma por haber participado en la pesadilla bolchevique del este alemán durante 36 años sin que su entorno hubiese podido percibir en ella el menor asomo de malestar”. Además de la falta de liderazgo, evidente, de la Sra. Merkel, el escritor Patricio Pron ha escrito que Ha Vuelto demuestra que “los medios de comunicación masiva y la red son el ámbito natural para el pensamiento totalitario, ya que –como reconoce admirativamente el antiguo Führer- ambos han normalizado la delación, el engaño, la vigilancia y el control de los individuos que fueron parte fundamental de sus políticas de 1933 a 1945 con las trágicas consecuencias por todos conocidas”.
La Sra. Merkel ha ganado con holgura las últimas elecciones generales (los rentistas alemanes están muy agradecidos con esta Europa a dos velocidades en la que el sur paga con intereses elevados su deuda) y se prepara a crear una “gran coalición” con los socialdemócratas. Sin embargo, en el vecino país de Francia, Marine Le Pen (Frente Nacional) figura en las encuestas como ganadora. “El partido continúa labrando su fama a costa de otros: ayer, de la derecha clásica; hoy, de la izquierda en el poder” (Sami Naïr). En 30 años, Jean Marie Le Pen se convirtió en eurodiputado y el pasado domingo, hace apenas una semana, ganó en Brignoles. Desgraciadamente, tanto la derecha como la izquierda han hecho suyos los valores de seguridad frente a la inmigración descontrolada del Frente Nacional de Marine Le Pen y, dada la desigualdad, la brecha entre ricos y pobres se amplía. Naïr concluye: “Los franceses tienen un inmenso sentimiento de abandono, de injusticia, de opresión. Se trata de una crisis de representación de la nación, de sus esperanzas, de su cohesión. Es esta percepción la que manipula con destreza Marine Le Pen, dando para colmo la imagen de una militante ¡republicana! Y es esto lo que hace de la Francia de hoy el país más explosivo de Europa.”
El más explosivo, pero no el único. Ya advertía en Del Capitalismo al Talentismo del auge de la extrema derecha en Europa. Una mala noticia, consecuencia de la crisis de Liderazgo. Que la hipotética vuelta de Hitler hay sido un éxito de ventas tendría que hacernos reflexionar sobre lo que nos está pasando.