Páginas vistas en total

viernes, 18 de octubre de 2013

Defender un punto de vista... y el contrario


Viernes en Madrid (en principio, iba a estar presente en el inicio del Programa de Coaching en el Entorno Laboral de la Universitat de Barcelona, pero por problemas de agenda lo había postpuesto). Tras A Coruña, Vigo y Oviedo, he decido tomarme la tarde libre después de comer con mis padres y mi hermana.
Ha sido muy curiosa la concesión del Nobel de Economía a tres economistas norteamericanos como Robert Shiller, Eugene Fama y Lars Hansen, y no porque no lo merezcan (no me siento capacitado para responder a esa pregunta, aunque haya estudiado Ciencias Económicas), sino porque los dos primeros defienden ideas radicalmente opuestas.
Eugene Fama, profesor de Chicago Booth, es el creador del concepto de eficiencia en los mercados. Su modelo CAPM (en inglés, valoración de activos financieros) se estudia en las Universidades y las Escuelas de Negocios.
Robert Shiller (de cuya cuerda me confieso) opina exactamente lo contrario. Profesor de Yale, muy crítico con la supuesta eficiencia de los mercados, el autor de Exuberancia irracional, de Animal spirits (junto con el también Nobel Akerloff), de El estallido de la burbuja y de Las finanzas en una sociedad justa, es uno de los padres de la “economía conductual” (la teoría económica que se impone en el talentismo). Las personas no somos tan racionales como nos creíamos, y los mercados, como comunidades humanas, aún menos.
Lars Peters Hansen, profesor de la Universidad de Chicago, es un experto en macroeconomía que ha estudiado la relación entre los mercados financieros y el resto de los sectores económicos. Su modelo es el GMM o Modelo Generalizado de los Momentos.
Esto me ha permitido reflexionar en dos planos.
Desde los contenidos, la elección de los Premios Nobel de Economía 2013 invita a parafrasear a Marx (Groucho): “Estos son mis principios, pero si quiere… tengo justo los contrarios”. Se premia a un ferviente defensor de la eficiencia de los mercados, al que preconiza la irracionalidad de los mismos y a quien no entiende, en términos macro, los mercados financieros sin entender el resto de la economía.
Desde el concepto de Marca (y específicamente, de Marca Profesional, porque los tres economistas trabajan por cuenta ajena para instituciones educativas), Fama, Hansen y Shiller son tres iconos, tres marcas muy poderosas, tres buques insignias de Chicago y Yale. Nacidos en distintas décadas (Fama en 1939, Shiller en 1946, Hansen en 1952), lideran corrientes diversas. Si crees en la eficiencia de los mercados, el Dr. Fama es tu ídolo; si te apasiona la economía conductual, seguro que Shiller es uno de tus autores de cabecera (como es para mí); si eres de la macro y aplicas el GMM, Hansen te resulta imprescindible. Tres titanes en un mundo que necesita referencias.
Mi enhorabuena a los premiados y mi gratitud a las talentosas con las que he compartido diálogos fructíferos hoy.