Páginas vistas en total

viernes, 16 de agosto de 2013

Con energías renovadas


Vuelvo de Ecuador optimista, más seguro de mí mismo que nunca (autoconfianza que no significa arrogancia, sino humildad para seguir aprendiendo) y convencido hasta el extremo de que, como escribió George Sand, “Solo hay una felicidad en la vida, el amar y sentirse amad@”. Cuando me veas, ya te darás cuenta del entusiasmo que contagio. El triunfo es de las emociones y de las personas valientes, a quienes guía un proyecto de futuro ilusionante, y por eso me voy a dejar la piel a partir de esta nueva temporada para demostrarlo.
El domingo pasado, en un precioso restaurante llamado Barlovento y mientras degustaba el mejor cebiche que he probado en mi vida (nada menos que elaborado con ocho tipos de mariscos), escuché una canción del grupo Siempre Así que es pura emoción, En la mitad del mundo: www.nme.com/nme-video/youtube/id/ZvckUTY_XpU
En la mitad del mundo, yo
Tengo un montón de amigos;
La mitad de mí se quedó
En la ciudad de Quito.
La mitad de mi alma,
Una parte de dos;
Mi cincuenta por ciento
Se quedó en Ecuador.

En una de las últimas entradas de su blog, El valor de gestionar con valores, el gran Jaime Pereira nos habla de un nuevo deporte: el “desconecting” (http://jaimepereira.es/2013/07/14/nuevo-deporte-desconecting/), imprescindible para este verano. Y pone seis ejemplos personales, como el de Emilio Duró, que se ha marchado todo un mes con su mujer y sus hijos a la República Dominicana (un paraíso) para descansar. El de la profesora del IESE Nuria Chinchilla, que dedica una semana de este verano a estudiar Teología, dos semanas a la playa y haciendo excursiones con su familia y una semana tele-trabajando. El de Mario Alonso Puig, que dedica el tiempo a la bicicleta y practicar deportes acuáticos con su familia y amigos, además de dormir ocho horas diarias. El de Gustavo Piera que, en su casa de Ibiza, se dedica al mar como buen navegante. El de Pilar Jericó, que pasa una semana en Palma de Mallorca y ha alquilado una casa fuera de España para practicar el buceo. Grandes amigos, grandes maestros, que practican el “desconecting” con sabiduría.
El bueno de Jaime Pereira (“bueno, en el mejor sentido de la palabra bueno”, como escribió Don Antonio Machado) también menciona a un servidor, aunque soy de los peores ejemplos en lo que a la gestión de las vacaciones (y a otras muchas cosas) se refiere. La primera quincena, disfrutando de Ecuador, y en la segunda, de mi hija Zoe en Europa (a mediados de septiembre vuelvo a pasar una semana en Iberoamérica, esta vez en Venezuela).
Sí, así son las cosas.
Como escribe Yolanda Saénz de Tejada, la mejor poeta de España, en uno de sus últimos poemas, Lo que echo de menos…
Días como hoy,
alguien,
de pronto,
me recuerda
que hay cosas que amo y
que debería
volver
a vivirlas.

Gracias, Jaime, por tu estupendo blog, en el que los valores (las virtudes, ¿por qué no decirlo?) siempre ocupan una posición esencial. Y a Emilio, Gustavo, Mario, Nuria, Pilar y Yolanda por todo lo que nos enseñan.