Páginas vistas en total

miércoles, 12 de junio de 2013

Las reglas de TED para una presentación eficaz



Hoy tenemos Cine Fórum Empresarial APD en Bilbao sobre el trabajo en equipo con la película Argo, con Pablo Atela (fundador de Shackelton, ha sido director del Museo Marítimo), Iñaki Núñez (socio-director de Garrigues Abogados en País Vasco, Navarra y la Rioja) y Mikel Rentería (cofundador de The Walk On Project). Unos 200 asistentes, y un debate muy interesante con puntos de vista complementarios. Una de las películas del año, sin duda, basada en una extraordinaria historia real.
Hablando de cine, ayer fui, tras la jornada de Liderazgo Innovador en Madrid (muchas gracias a todos los participantes, directiv@s ocupad@s en el desarrollo de su calidad directiva), a ver una deliciosa película francesa, Populaire. Dirigida por Regis Roinsard y protagonizada por Romain Duria, Déborah François y Bérenice Bejo (The Artist). Un cuento de hadas que deja muy buen sabor de boca. La historia de una joven de Normandía que llega a la ciudad para ser secretaria y cuyo jefe presenta a los concursos de velocidad mecanográfica. Colores pastel, easy listening, una imagen ideal de la Francia de finales de los 50 y primeros 60 (un homenaje a Jacques Démy, Stanley Donen o el propio Billy Wilder). 
He estado leyendo un librito (apenas 100 páginas) titulado Método TED para hablar en público, de Jeremey Donovan. Jeremey es uno de los organizadores de las conferencias de TED y VP de Gartner Inc.
La verdad es que TED (creado por Chris Anderson) es una gran idea. Conferencias de hasta 18 minutos sobre cualquier tema. Un producto icónico de la era conceptual: más de un millar de vídeo, 500 millones de visitas y en más de 80 idiomas. Como probablemente sepas, un servidor tiene un TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño) llamado Ya no estamos en crisis, que grabamos en FUNDESEM.
El organizador de TED nos propone un decálogo en dos categorías:
-       Contenido
o   No desplegarás tu truco de siempre
o   Tendrás un gran sueño, mostrarás algo maravilloso o compartirás algo que jamás nadie haya compartido antes.
o   Contarás una historia.
o   No venderás desde el escenario ni tu empresa, ni tus productos ni tus escritos. Ni buscarás desesperadamente financiación
o   Recordarás en todo momento que reír es bueno.
-       Presentación
o   Revelarás tu curiosidad y tu pasión
o   Comentarás a tu antojo exposiciones de otros ponentes  por el bien de la bendita conexión y la polémica exquisita
o   No alardearás de tu ego. Te mostrarás vulnerable y hablarás tanto de tus fracasos como de tus éxitos
o   No leerás la ponencia
o   No robarás tiempo a tus seguidores
Más concretamente, el autor nos propone que inspiremos al público con una idea que pueda cambiar el mundo, con una narración centrada en los demás con hechos y anécdotas y que conecte con las necesidades más profundas de las personas; crear un lema inolvidable, entre 3-12 palabras y repetirlo tres veces; que te presenten en 1-2 minutos de forma impactante; arranca con una vivencia personal; construye el cuerpo tripartito y las transiciones; emplea un lenguaje que señale el final de la charla, invita al público a pasar a la acción; narra historias basadas en tus observaciones; habla como un interlocutor apasionado; añade un toque de humor (sin pasarte); sé natural en tu comunicación no verbal; da la charla sin ayuda de diapositivas; practica al menos tres veces en un entorno crítico.
Esta mañana, antes de ir al aeropuerto, he estado viendo a Juan Verde en Espejo público. He tenido la oportunidad de estar con Juan varias veces (en la tele, en el congreso de AEDIPE en Port Aventura). Su libro es Soñar es poder. Lo voy a leer sin duda.   

2 comentarios:

Boris Rubén dijo...

Gracias Juan Carlos. Buena síntesis para aplicar en presentaciones o en mi blog. TED es excepcional. En España podemos y debemos inspirarnos entre todos.
Un saludo desde Mérida y desde mi blog http://www.trestalentos.wordpress.com
Boris Vásquez
Coach

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias, Boris, por tu comentarios.

A tu disposición.

Un abrazo a mis magos de Extremadura, la Toscana de España.

Juan Carlos