Páginas vistas en total

miércoles, 26 de junio de 2013

La mejor explicación a la salida de la crisis


Ayer, en el VIII Foro Mujer y Liderazgo, me precedió en el uso de la palabra Ofelia Marín-Lozano, profesora de Aliter y directora de Economía del Círculo de Empresarios que  preside Mónica Oriol. Su exposición sobre La salida de la crisis es una de las más brillantes que he escuchado nunca sobre el tema.
Ofelia dividió su presentación en cuatro bloques:
I. El mundo en perspectiva: países desarrollados frente a emergentes. Los países emergentes representan un tercio del PIB mundial y en 2030 serán la mitad (ese año, China e India serán el 40% del PIB mundial y China pesará tanto como EEUU y la zona euro juntos): ¿crecen a nuestra costa o a nuestro favor? A nuestro favor, sin duda, en una economía global.
¿Cuánto tiempo hemos perdido? El mundo, dos años (en 2010 se recuperó el PIB de 2008); China y Brasil, nada; EE UU y Alemania, 2’5 años; España, una década. Es un mundo con muchos problemas, entre los que no está la inflación, pero sí (para nosotros) la deuda pública y el déficit público.
II. España en perspectiva: no estamos tan mal. Cinco puntos esenciales: somos el 3º país del mundo con mayor crecimiento de la renta per cápita desde 1950 (por detrás de Japón y Corea del Sur, por delante de EE UU y todo el resto de Europa); en términos de patrimonio, el español promedio es “más rico” que el estadounidense o el alemán (7º país del mundo, tras Australia, Japón, Italia, UK, Canadá y Francia); desde 1999 hemos creado 1’7 M empleos (pero la población ha aumentado en 7 M; hemos llegado a crear 5 M, de los que hemos destruido 3 M); desde 1999, 2ª potencia europea en exportación de bienes (solo por detrás de Holanda) y desde 1995, 2º país por incremento de llegadas entre las grandes potencias europeas (seguimos siendo el 2º país del mundo y el 1º europeo en ingresos por turistas); buena balanza por cuenta corriente; 20 empresas líderes mundiales, 8 en el Fortune 500, 4 entre las Top 20 de la zona euro por valor bursátil; se empieza a recuperar la competitividad perdida (por flexibilidad laboral, moderación salarial y caída del precio de la vivienda).
III. El camino para salir de la crisis. El crecimiento crea empleo, y no al revés. Cómo crecer sin proteccionismo: internacionalización, con la empresa como protagonista. Mercado interior: estamos dejando de producir en juguetes, textiles, electrodomésticos por la competencia asiática, con buenos ejemplos españoles. Si ahora los costes chinos son ¼, en 10 años serán la mitad (lo que no compensará por transporte, etc). Mantener la industria. Mercado exterior: si no hubiera sido por la exportación, el PIB español habría caído el doble. Foco en la internacionalización. Tenemos que producir con calidad y a un coste competitivo (destacamos en manufacturas de alto valor añadido, tecnología intensiva, servicios); si nos comparamos con Alemania (2º exportador mundial y 1º europeo), los germanos tienen más mentalidad internacional (55% habla inglés; 20% de los españoles lo habla), sus empresas un mayor tamaño (59% con más de 50 empleados; España, el 38%), invierte en I+D el doble (0’4 patentes por M € invertido en Alemania, un total de 24.000; España, 0’1 patentes por M € invertido, 1.451), el doble de personas con FP y la mitad de universitarios.
Austeridad, imprescindible para reducir el coste fiscal, facilitar la financiación y reducir el coste regulatorio. Más de 2/3 del gasto público son prestaciones (pensiones) y sueldos de empleados públicos. Sanidad: 400 M de consultas anuales en atención primaria y urgencias (casi 10 por hab/año) a 25 €/visita. 10.000 M + 14.000 M en medicamentos (300 €/hab). Educación primaria: 1 profesor por cada 13 alumnos (en Alemania, 18; en Francia, 20). Universitaria: 8.000 €/alumno de coste, de los que el alumno paga 800-1.000 € (en EE UU o UK lo paga todo). El doble de universitarios en proporción a la población; ninguna universidad española entre las 100 mejores del mundo. Educación generalizada y de mala calidad. Abuso de la justicia: 10 M de asuntos judiciales, 1’5 M de sentencias, con 5.000 jueces. Las tasas (200 M €) apenas cubren el 5% del coste. Sistema penitenciario: en 10 años, de 44.000 a 76.000 reclusos (los extranjeros, de 8.000 a 27.000, el 36% del total); el coste, 30.000 €/recluso, el triple que un hotel de 3 estrellas. Subsidios: 75.000 M €, más que la sanidad. Empleados públicos: se han multiplicado por 4 desde 1978 (de 0’78 a 3 M). Impuesto de sociedades: 1’5 M sociedades en España, de las que 1 M no declara nada. Solo 15.000 sociedades con un Bº superior a 100.000 €. IRPF: los autónomos declaran ganar 11.000 €, frente a los 20.000 € de los asalariados. Inmigrantes: 7 M, de los que 1 M ilegales; solo 1’5 M contribuyen a la Seguridad Social, y por el importe mínimo.
Por tanto, el déficit público se puede reducir a 0: reduciendo el fraude, ajustando los subsidios, optimizando las tasas, reduciendo el nº de empleados públicos, reformando las pensiones, controlando la inmigración y convirtiendo la austeridad en filosofía de actuación (no puede ser que de 5 € ingresados, el Estado gaste 6).
IV. Conclusiones. La competitividad, el compromiso con el trabajo bien hecho, es cuestión de voluntad y de mentalidad.
Excelente presentación, Ofelia. Enhorabuena. Muchas gracias por compartirla con nosotr@s.
Ayer, tanto Ofelia Marín-Lozano como María del Pino (presidenta de la Fundación Rafael del Pino) y Belén Romana (presidenta de la SAREB, galardonada con el premio Mujer Líder 2013) recibieron sendos ejemplares de El per-verso libro de las carencias del alma, de Yolanda Sáenz de Tejada (la mejor poeta de España) y un servidor. Una lectura muy apropiada para el verano.