Páginas vistas en total

miércoles, 8 de mayo de 2013

Al gobierno le falta relato sobre la crisis


Vuelo anoche entre Santiago de Compostela y Barcelona a las 21,55 h. Con un señor retraso, por supuesto. Es una lástima que un aeropuerto como el de Lavacolla tenga tan pocos vuelos (los de Ryannair a Málaga, Valencia, Alicante, Madrid; los de Iberia Express a Madrid; éste de Vueling a Barcelona). Ojalá mejoren las comunicaciones a Galicia (el AVE, los aviones) para que esté mejor comunicada con el resto de España.
Hoy he estado en la jornada de MANPOWER y AEDIPE en la ciudad condal, que ha servido de presentación de Futurskill. He hablado de Talentismo (un concepto que compartimos) en un mundo cambiante. Mi gratitud a Santiago Puebla, director de Futurskill; a Raúl Grijalba, presidente del grupo, y a su equipo.
AVE de las 11 entre Barcelona y Madrid, para trabajar en la práctica temas de Innovación e Impacto en la Comunicación con el Comité de Dirección de RR HH (16 profesionales) de AIRBUS, considerada en estos momentos la mejor empresa para trabajar, como comenté en este blog hace unos días. El equipo de Mariano es de lo mejorcito de nuestro país y de Europa en atracción, fidelización y desarrollo del talento. Mi agradecimiento a todos ellos.
Ayer por la tarde, con motivo de la clausura del I Encontro de Executivas e Emprendedoras de Galicia, tuve la oportunidad de hablar brevemente, junto con Eduardo García Erquiaga, director de la Escuela de Negocios Novacaixagalicia, con Alberto Núñez Feijoo, presidente de la Xunta. Un líder político que comunica bien en grandes auditorios y que aún gana en las distancias cortas.
El Presidente Núñez Feijoo había dicho el día anterior en una conferencia en Barcelona, como respuesta a una cuestión sobre la escasa afición del gobierno de Rajoy a las ruedas de prensa lo siguiente: “Si me preguntan si la falta relato a este gobierno, creo que sí. Todos los políticos nos quejamos de que no nos entienden. Y hay que hacer un mayor esfuerzo para que te entiendan. Y aunque uno lo haga, siempre tendré esa misma sensación”.
El PP hace gobierno y también hace la mejor oposición (la presidenta del partido en Madrid, Esperanza Aguirre, reclamando a Mariano Rajoy que aplique su programa electoral de reducir impuestos en lugar de aumentarlos y reducir el tamaño del Estado; el presidente de la Xunta de Galicia comentando que al gobierno de la nación le falta relato; el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, que va a bajar los impuestos en su región, la Toscana de España). Tres frentes abiertos por los barones del partido, que dominan sus respectivas comunidades autónomas.
¿Qué es esto de la “falta de relato”? El relato (story-telling) es una de las seis claves de la Era Conceptual, propia del Talentismo. Y precisamente es lo que le está faltando al gobierno de España y al del resto de la Unión Europea, desde Hollande (con la popularidad bajo mínimos) hasta Merkel, pasando por el nuevo gobierno de Italia, secuestrado por Berlusconi.
En concreto, al gobierno español le falta, en términos conceptuales (y, por tanto, talentistas):
- Diseño: La “Marca España” y la “Marca Gobierno” no resultan nada creíbles, porque se aprecia más improvisación que planificación seria y rigurosa.
- Relato: El Gobierno no explica didácticamente cómo salir de ésta, desde el aprendizaje, la eficiencia, el esfuerzo de todos…
- Sinfonía: No hay equipo ni entre el ministerio de economía y el de hacienda (debería ser un tándem ejemplificante), ni dentro del gobierno, ni entre el gobierno (la VP Soraya Sáenz de Santamaría) y el Gobierno (la SG Dolores de Cospedal). Ya sabes, no hay líder sin equipo ni equipo sin líder.
- Empatía: Se percibe que no hay orientación a los ciudadanos, a la sociedad civil, sino a los bancos (que sí han sido “rescatados”) y a los partidos.
- Juego: La sociedad española está desencantada, aburrida, frustrada, porque no cuenta con un proyecto ilusionante.
- Significado: ¿Por qué subir impuestos? Para evitar el rescate, ha dicho el Presidente Rajoy. ¿Y a quién beneficia? Los ciudadanos no lo saben.

El resultado es que el bipartidismo está bajo mínimos. Los asesores del PP y del PSOE confían en que, en citas electorales, los votantes olvidarán la afrenta y volverán a ellos.
Me parece jugar con fuego. En la era conceptual, descuidar las claves te lleva al precipicio, me temo.