Páginas vistas en total

miércoles, 10 de abril de 2013

Mis recuerdos de José Luis Sampedro


También se nos ha ido, a los 92 años, José Luis Sampedro. Recuerdo haberle conocido en 1987, cuando era estudiante de último año de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid y presidía la AIESEC (asociación internacional de estudiantes). En ese año (el del fallecimiento de Enrique Tierno Galván, profesor nuestro y alcalde de Madrid) lanzamos una revista llamada “Estudios de Economía”, con artículos de varios premios Nobel. José Luis Sampedro escribió en aquel primer número. Empapelamos la facultad con el lema “Pronto seremos gente con Estudios” y la fecha de lanzamiento. La revista era una maravilla, pero resultó un gran fracaso comercial (entonces, como ahora ni los estudiantes de Económicas ni la mayoría de nuestros compatriotas leían suficientemente). Recuerdo que en la presentación de la revista, José Luis Sampedro estuvo brillantísimo, como siempre era él. Un economista profundamente humanista.
Desde entonces, hace más de un cuarto de siglo, su obra y su pensamiento me ha acompañado. En mi libro Del Capitalismo al Talentismo me refería a él como un “joven” de edad avanzada (ya sabes, un@ es joven mientras sus sueños superen a sus añoranzas) y enunciaba una de sus frases: “La crisis es del sistema de vida occidental”.
Su forma de morir ha sido tan digna como la que mostró al vivir. El domingo a la 1’30 de la madrugada se pidió un granizado de Campari, saludó y dio las gracias a todos y se fue a la cama. Allí se murió. Como dice su viuda Olga, con él vivió “en una nube de cariño”. Le indignaba de los dirigentes la ignorancia y la soberbia; lo recordaré siempre.
Como homenaje al maestro Sampedro, no me he puesto a leer La sonrisa etrusca, ni Octubre, Octubre, ni La sirena varada, ni Economía humanista, ni La ciencia y la vida, sino una obra de poemas de Eva R. Picazo que seguro que a José Luis le habría encantado, Donde la lluvia, publicado por la editorial castellonense URANIA. Puedes ver “que la poesía no venga a salvarme”, incluido en este poemario en youtube: www.youtube.com/watch?v=Fnd6bX-Fy5M
Ojalá libros como éste “nos mojen los dedos de lluvia y la poesía nos encuentre siempre ¡VIVIENDO!”, opina Eva. José Luis decía que eso de que “el tiempo es oro” era una tontería (una frase del capitalismo, que no del talentismo). El oro no vale nada, señalaba, y el tiempo debe ser vida.

Gracias, José Luis, por ser un Quijote de la España actual. Si quieres escuchar su Autobiografía intelectual, un diálogo con Olga Lucas en la Fundación March (11-octubre-2011), puedes hacerlo en www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?id=2779&l=1.