Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

Iberia tiene un brillante futuro


Ayer por la tarde tuve el privilegio de impartir la lección inaugural del Programa de Desarrollo de la Estrategia y Creación de Valor de IBERIA con la Deusto Business School. Tras la bienvenida del director  Emilio de Velasco, Director Nacional In Company de Deusto, la presentación del programa por Nieves Olivera, coordinadora del programa, y Marisa Pascual, jefe de la universidad corporativa de IBERIA, me ha presentado Carlos Pelegrín Fernández López, director de desarrollo de recursos humanos de IBERIA, al que conozco desde hace más de 20 años y con el que he tenido la fortuna de colaborar anteriormente en El Pozo, Caja Madrid, Telefónica, etc.
He tenido el honor de hablar durante una hora sobre Liderazgo en un mundo cambiante. Me he referido a este “mundo cambiante” (Chipre, Beppe Grillo, nuevo Papa, elecciones en Venezuela, escándalos de corrupción, abismo fiscal en EE UU, nuevo orden chino-ruso…), al cambio de época (el paso Del Capitalismo al Talentismo): era conceptual, economía conductual y cultura de la generosidad, al liderazgo como talento (para influir decisivamente en los demás), al poder del contexto y a pasar (siguiendo el “motivulario” de María Graciani) de Jefes a Gefes (generadores de felicidad).
Me ha encantado la predisposición de los profesionales de IBERIA (los participantes en el programa y sus responsables directos, los ejecutivos de Recursos Humanos). Tras un análisis de la cultura actual y la cultura deseada de la organización, y una revisión de su talento, la compañía (85 años de legado) está embarcada en distintos programas de Desarrollo de su talento con DBS, ESIC y ESADE. Una espléndida noticia, porque –como me gusta repetir- el talento (individual y colectivo) que no se aprecia, se deprecia.
La portada del último número de Actualidad Económica se pregunta: “¿HAY FUTURO PARA IBERIA?”. Antonio Vázquez, su presidente, responde: “Tenemos un horizonte brillante si reducimos nuestros costes y ganamos en productividad”.
En el interior,  nueve páginas escritas por Marta García Aller (una de nuestras mejores periodistas económicas) y Miguel Ors Villarejo hacen un análisis muy completo del momento actual de la compañía. Desinversión en rutas no rentables (el Madrid-Johannesburgo ha generado desde 1998 pérdidas de 79 millones de euros), sinergias en la fusión con BA (313 M € en 2012), la demanda interna se ha hundido (es responsable del 40% de la facturación), competidores que han acometido fuertes reestructuraciones (Air France, Lufthansa, Latam). Marta y Miguel contrastan mitos y realidades: el número de directivos se ha reducido en un 19% y tanto el presidente como el consejero delegado han rebajado su sueldo un 25% y no cobrarán el variable.
Eficiencia y productividad. Como comenté ayer, el 60% de la productividad es Calidad Directiva. IBERIA, como todas las empresas de vanguardia, debe seguir mejorando en Calidad Directiva (a nivel nacional, España ocupa el puesto 43º del mundo; Alemania está en el podio). Y la eficiencia depende principalmente del Orgullo de Pertenencia. Dos aspectos que nunca debemos olvidar.
Lo pasé muy bien ayer en la Deusto Business School, campus de Madrid, con el inicio del programa de IBERIA. Iberia va a seguir reinventándose; su futuro depende de la ilusión, de la capacidad y del compromiso de sus profesionales.
Mi agradecimiento a todos sus profesionales, con los que tuve el placer de estar ayer, y a mis compañeros de DBS.