Páginas vistas en total

sábado, 20 de abril de 2013

AGRADECIDOS


Vuelo a Ecuador esta mañana de sábado. De Madrid a Quito y de allí, con una hora de espera en el aeropuerto, a Guayaquil, en la costa del Pacífico. Ya sabes mi truco para evitar el jet-lag: cuando un@ va hacia el oeste (de Europa a América, en este caso) no dormir nada en absoluto; ver películas, leer libros y revistas, escribir y reflexionar. Cenar en Guayaquil a la hora ecuatoriana (poner esa hora en cuanto el vuelo se ha iniciado) e irse a dormir. Para ir de oeste a este (la vuelta desde América a Europa), lo contrario: tomar algo en el aeropuerto, no comer en el avión y dormir todo lo que un@ pueda. A mí, al menos, me funciona.
He estado pensando en un concepto que me comentó ayer una gran experta en marca profesional. El aprendizaje real proviene de repetir, repetir y repetir (pensemos en un idioma, en la danza, en conducir). Es cuestión de hábitos. Sin embargo, en las empresas entendemos la formación como aportar conocimientos y habilidades, cuanto más mejor. Si solo tomáramos una lección y la repetiéramos hasta la saciedad durante horas, ¿qué pensarían los participantes de ese curso? Que era aburrido, monótono, demasiado insistentes. Que los participantes no habían “aprendido” demasiadas “novedades”. Que los monitores sabían en realidad muy poco.
En el término medio, como diría Aristóteles, está la virtud. Por eso uno se alegra del extraordinario impacto del PDL (Programa de Desarrollo del Liderazgo) de Ceosa-Fundosa, a lo largo de seis meses para 90 profesionales. Tenemos la mejor organización de estas características del mundo y tenemos que sentirnos muy orgullos@s de ella. Ojalá en Iberoamérica se asuma e implante el modelo de la ONCE.
El jueves de la semana pasada, 11 de abril, hubo una sesión interna con todos los participantes para que mostraran su punto de vista a la Alta Dirección sobre el Programa de Desarrollo de Liderazgo. Los seis grupos estuvieron magníficos (hicieron piña con sus compañeros de otras empresas de Ceosa y Fundosa). Me alegro mucho por ello.
Como muestra, como ejemplo de todos ellos, la presentación del portavoz del último grupo, el que cerraba las intervenciones. Simplemente, Pablo dijo AGRADECIDOS. Y se hizo el silencio, una tensión difícil de mantener (reproducido con autorización).
Y después pasó a desgranar las once letras para dar pie a once ideas, aprovechando el acróstico.
“Aprender: está claro que hemos aprendido mucho.
Grupo, por el Grupo 6, porque una de las mejores cosas es haberos conocido a cada uno de vosotros y compartir experiencias.
Reflexionar, porque es lo que hemos hecho en cada sesión para tratar de aplicarlo a nuestro trabajo diario.
Aunar las ilusiones de nuestros compañeros para motivarles/orientarles en los objetivos.
Delegar: imprescindible para crear equipo y para alcanzar mayores cotas todos juntos.
Equipo: el equipo es la clave para el éxito, para que todo funcione y salga bien.
Compromiso: quienes lo sienten trabajan más y mejor y lo hacen además con constancia, clave para lograr las metas.
Inspirar a las personas a nuestro cargo.
Desarrollo personal, porque todos hemos crecido individualmente y eso ayudará a que crezcan nuestras empresas.
Organización: nos llevamos una visión global de la organización a la que pertenecemos y salimos más comprometidos con ella.
Sueños: ahora sabemos que todos los sueños son posibles, y que no hay imposibles si hacemos todo lo anterior.
Por todo ello, en definitiva, nos sentimos AGRADECIDOS.”    
¡Qué manera más completa de expresar para lo que sive un buen Programa de Desarrollo! Gracias, Mercedes, Antonio, Arantza, Mercedes, Mª Ángeles, Eliana, Félix, Amaya, Alexis, Conrado, Juan Manuel, Alicia, Adriano y Pablo por una síntesis tan gratificante. Y como ell@s, a todos los grupos que han participado en el Programa.
Siguiendo con las buenas noticias, me ha alegrado leer en Observatorio de RR HH (www.observatoriorh.com) que EADS ha sido nombrada la empresa más atractiva para trabajar, según el observatorio Employer Branding 2013 elaborado por Randstad. Enhorabuena a Mariano Alonso, DRH, y a su equipo: “RR.HH. debe ser un business partner que contribuya a la consecución de resultados fomentando un modelo de liderazgo que genere compromiso de las personas”. “No solo aumentamos el número de personas completamente o parcialmente comprometidas con la empresa (76% actual) sino que hemos reducido también el nivel de falta de involucración en quince puntos hasta el 24% este último año.