Páginas vistas en total

domingo, 10 de marzo de 2013

Las 22 reglas de Pixar para crear un gran relato


Ayer sábado cuando llegué a casa desde Sevilla estuve viendo Días de cine, un gran programa de La 2: www.rtve.es/alacarta/videos/programa/dias-cine-07-03-13/1711647/ Un análisis muy certero de Oz, un mundo de fantasía (y un tributo a El Mago de Oz de Victor Fleming, 1939), una limpia crítica (nada entusiasta) de Los amantes pasajeros (“La Jaula de las Locas más Aterriza como puedas pasado por mí”, dice Almodóvar; en lugar de sinergia, antisinergia), reportajes sobre Las flores de la guerra de Zhang Yimou (recreación de la ocupación japonesa a Nankin en la II Guerra Mundial) y En la niebla   de Sergei Loznitsa, un amplio repaso a la trayectoria profesional del fallecido José Sancho, una entrevista alucinante al documentalista brasileño Eduardo Coutinho… Un programa muy bien hecho. Enhorabuena.
Y también estuve leyendo El Maestro del Prado, de Javier Sierra, un gran éxito de ventas. Esperaba más de este relato en el que el autor nos habla de algunas grandes obras del Museo del Prado (de Brueghel, Tiziano, El Bosco, Rafael o El Greco) y su significado oculto.
¡Qué difícil se ha puesto esta semana ir al cine (Zoe no quería ir a ver Oz, al menos hoy)! Y lo mismo digo de leer la prensa: apenas algunos análisis entre la multitud de datos que ya conocemos y de floja información. El Nobel Mario Vargas Llosa escribe sobre La muerte del caudillo Hugo Chávez (http://elpais.com/elpais/2013/03/08/opinion/1362743193_691007.html) para decirnos que “ni el más fanático de los chavistas cree ahora que Maduro pueda ser el nuevo Simón Bolívar” y que en Venezuela el futuro está totalmente incierto (el futuro será lo que hagamos de él, podríamos replicarle); “La dignidad de la belleza” del filósofo Rafael Argullol: El camino para romper el círculo vicioso en el que estamos es la obra bien hecha (http://elpais.com/elpais/2013/03/01/opinion/1362138576_252281.html); “El despido no hace a las empresas más productivas”, Enrique Sánchez, PDG de Adecco (http://economia.elpais.com/economia/2013/03/08/actualidad/1362770017_125674.html; efectivamente, lo que las hace más productivas es la Calidad Directiva) y John Carlin trata de explicar la victoria del Real Madrid en Old Trafford, “el partido entre los dos equipos más legendarios del continente”, desde la suplencia de Rooney en El fútbol no es para gordos (http://deportes.elpais.com/deportes/2013/03/09/champions/1362849914_208877.html) “Un gordo no puede competir al máximo nivel en el fútbol profesional”. Carlin cita a Shakespeare en Julio César: “Quiero tener a mi alrededor hombres gordos”. ¿Apostamos algo a que el próximo Papa será más bien fornido, tras el “delgadito” Benedicto XVI?
Hablando de relatos, Guy Kawasaki (ese monstruo del marketing cuyo libro resulta de lectura imprescindible) nos ha regalado vía Facebook estas 22 reglas de Pixar para crear un gran relato:
1. Se admira a un personaje cuando se esfuerza más que los éxitos que obtiene.
2. Tienes que mantener la atención en lo que es interesante para la audiencia, no lo que te divierte como escritor. Pueden ser cosas diferentes.
3. Tratar de escribir por temas es importante, pero no sabrás de lo que va la historia hasta que no llegues al final. Por entonces, reescríbela.
4. Había una vez… Cada día… Un día… Por consiguiente… A causa de eso… Hasta que finalmente…
5. Simplifica. Focaliza. Combina personajes. Salta obstáculos. Sentirás que pierdes cosas importantes pero te libera.
6. ¿Cuál es el personaje con el que te sientes más cómod@? Lánzale un antagonista. Reta a amb@s. ¿Cómo lo harán?
7. Alcanza el final antes de que te imagines la parte intermedia. En serio. Los finales son duros; haz que trabajen para ti.
8. Acaba la historia, aunque no sea perfecta. En un mundo ideal, tendrás ambas; pero muévete hacia delante. Lo harás mejor la próxima vez.
9. Cuando estés bloquead@, haz un listado de lo que NO debería pasar a continuación. Muchas veces el material que te tiene atrapad@ saldrá a la luz.
10. Pon aparte las historias que te gustan más. lo que te gusta de ellas es parte de ti; tienes que reconocerlo antes de usarlo.
11. Escribirlo en papel te permite empezar a fijarlo. Si solo está en tu cabeza, por perfecta que sea la idea, nunca la compartirás con nadie.
12. Descuenta lo primero que te venga a la cabeza. Y lo segundo, lo tercero, lo cuarto y lo quinto. Elimina lo obvio. Sorpréndete a ti mism@.
13. Dale a tus personajes puntos de vista. Los pasivos y maleables pueden parecerte simpáticos cuando escribes, pero son un veneno para la audiencia.
14. ¿Por qué debes contra ESTA historia? ¿Cuál es la creencia que te incendia y que la alimenta? Es el corazón de todo esto.
15. Si tú fueras el personaje, en esta situación, ¿cómo te sentirías? La honestidad lleva a la credibilidad a situaciones increíbles.
16. ¿Cuál es la apuesta? Danos razones para asentar este personaje. ¿Qué pasa si no tiene éxito? Apuesta de nuevo.
17. No malgastas ningún trabajo. Si no funciona, déjalo y muévete. Cuando vuelvas, te será útil.
18. Tienes que conocerte a ti mism@: es la diferencia entre dar lo mejor y hacer sucedáneos. La historia es una prueba, no un refinamiento.
19. Las coincidencias que hacen que un personaje se meta en líos son geniales; las que hacen que salgan de ellos suelen ser un engaño.
20. Ejercítate: toma los pilares de una peli que no te gusta. ¿Cómo lo harías para cambiarla a una que SÍ te gustara?
21. Tienes que identificarte con tu situación y tus personajes; no puedes escribir con frialdad. ¿Qué te haría a TI actuar de esta manera?
22. ¿Cuál es la esencia de tu historia? ¿La forma más eficiente de contarla? Si sabes esto, empieza a escribir desde ahí.   
Estas reglas, nos recuerda Kawasaki, las tuiteó Emma Coates, artista creadora de historias de Pixar. Para Guy, la nº 9 (“cuando estés bloquead@, haz un listado de todo lo que podría pasar a continuación) es genial y puede aplicarse a los escritores de todo tipo de géneros.
Pixar ha producido desde 1995 catorce películas (incluida Monsters University, aún no estrenada). Más de 2.500 M $ de recaudación (por 1.600 M $ de presupuesto) y 16 Oscars de la Academia de Hollywood. Todo, a partir de relatos maravillosos (Toy Story, Bichos, Monsters, Nemo, Ratatouille, Cars, Wall-E, Up, Brave) que han merecido notas de más de 8 sobre 10 en el IMDB en 9 de 13 cintas.