Páginas vistas en total

miércoles, 20 de marzo de 2013

El concepto ecuatoriano del buen vivir


Aquí sigo en Quito, trabajando en la Gestión del Talento para el IESS. Dos talleres diarios, en los que están involucrados decenas de directivos y profesionales de la Seguridad Social ecuatoriana.
He estado leyendo el Programa de Gobierno 2013-2017, con 35 propuestas para profundizar el cambio. El concepto del Buen Vivir o Sumak Kawsay significa una sociedad incluyente, solidaria y justa. Las 35 propuestas se orientan en doce objetivos:
- Auspiciar la igualdad, la cohesión y la integridad social y territorial en la diversidad.
- Mejorar las capacidades y potencialidades de la ciudadanía.
- Mejorar la calidad de vida de la población.
- Garantizar los derechos de la naturaleza y promover un ambiente sano y sustentable.
- Garantizar la soberanía y la paz, e impulsar la inserción estratégica en el mundo y la integración latinoamericana.
- Garantizar el trabajo estable, justo y digno, en su diversidad de formas.
- Construir y fortalecer espacios públicos, interculturales y de encuentro común.
- Afirmar y fortalecer la identidad nacional, als identidades diversas, la plurinacionalidad y la interculturalidad.
- Garantizar la vigencia de los derechos y la justicia.
- Garantizar el acceso a la participación pública y política.
- Establecer un sistema económico social, solidario y sostenible.
- Construir un Estado Democrático para el Buen Vivir.
Podrían sonar a palabras vacías, si no fuera porque en los años anteriores el país ha logrado ciertos logros. En términos de desigualdad (índice de Gini), en 2006 el 10% más ricos tenía 28 veces más ingresos que el 10% más pobre; en 2011, la brecha se había reducido en 10 veces. La pobreza se ha reducido 12 puntos entre 2006 y 2012; por primera vez en la historia del país, es menor del 10% (9% en junio de 2012). Respecto a la deuda externa, en 2006 por cada dólar invertido en el sector social, se pagaba 1’8 a la deuda; en 2012, Ecuador pagó por deuda externa el 33% de lo que invirtió en su población. La cobertura de seguridad social ha pasado del 25’7% en 2007 al 37’9% en 2011 de la población activa. El salario mínimo ha pasado de 187$ a 341$ de 2006 a 2012. 5.000 becas para estudiar en el extranjero (los siete gobiernos anteriores concedieron 300).
El mundo está cambiando, sin duda. En esta parte del planeta, se hace un esfuerzo por la educación, la sanidad y las infraestructuras (aunque es cierto que parte de muy atrás). En la vieja Europa, para pagar la deuda externa se recortan grandes logros del Estado del Bienestar, sin hacer necesariamente más eficiente la Administración.
Un programa con propuestas para dinamizar la productividad, impedir los abusos de los mercados, generar una economía incluyente y plural, social y solidaria, promover la investigación, el conocimiento y la innovación, profundizar en la calidad del sistema educativo, universalizar la salud y la seguridad social, erradicar la pobreza, asegurar condiciones laborales adecuadas, reforzar el Estado de derechos y la igualdad ante la ley, promover la libertad de expresión, las artes, la honradez, el bien común, una administración pública eficiente, eficaz, transparente y participativa, un Estado plurinacional, ecológico…
Según el Foro Económico de Davos, Ecuador es el país nº 89 en competitividad; en calidad directiva (que es el 60% de la productividad), el nº 105 (España está en la posición nº 43). Lo dicho: mucho camino por recorrer. Pero las esperanzas parecen en la dirección adecuada.
Mi agradecimiento a quienes hacen todo lo posible por sacar al país adelante.