Páginas vistas en total

viernes, 15 de febrero de 2013

Amor y odio: 10 claves de la ética en las finanzas


Después de tres jornadas consecutivas en Madrid, trabajando con los profesionales de Fundosa y Ceosa el Liderazgo en Acción (y nueve talleres en las seis primeras semanas del año), vuelo a San Sebastián a las 20 horas. Puntual, he llegado al aeropuerto de Fuenterrabía y allí me estaba esperando un conductor para llevarme al hotel. En el camino, escuchando la radio, me comenta: “Vaya con los economistas; oyes a uno y a otro y mientras uno dice que llueve, el otro que está soleado. No se ve la ética por ningún lado”.
La ética, precisamente la ética. Hoy he estado participando en el Programa Ejecutivo de Dirección Financiera de la Deusto Business School; la primera clase del Programa, como en todas las ediciones desde que se inició la Escuela de Negocios. ¿Qué hace un “experto” en talento, liderazgo y coaching como un servidor en un PEDF como éste? Pues precisamente ayudar a reflexionar, a aprender, sobre las competencias, sobre el talento, y por supuesto sobre la ética.
Por ello, quiero compartir contigo diez claves ligadas a la ética en las finanzas que considero esenciales en este cambio de ciclo, en el paso Del Capitalismo al Talentismo.
- “La ética es el modo más inteligente de vivir” (José Antonio Marina). Actuar éticamente es un imperativo de la inteligencia, de la inteligencia triunfante (pasar de los conocimientos a los comportamientos) que llamamos Talento.
- Más del 95% del valor de las compañías es intangible, compuesto esencialmente de cuatro grandes activos: el capital humano, la marca –promesa de valor-, el capital clientes y las expectativas de futuro. La dirección financiera ha de tenerlo en cuenta y actuar en consecuencia.
- La productividad proviene en más del 60% de la calidad directiva, que básicamente es la capacidad de atraer, fidelizar y desarrollar talento. Por ello, hacerla crecer no es privativo de las direcciones de recursos humanos, sino también de la dirección financiera y de la dirección general.
- La eficiencia proviene mayoritariamente del orgullo de pertenencia. Cuidado con los “recortes” que hacen perder orgullo de pertenencia, porque son “pan para hoy y hambre para mañana”.
- De todas las inversiones posibles, la educación es la más rentable (según ha demostrado el premio Nobel de Economía James Heckman). Las empresas que no invierten en la formación y desarrollo de sus profesionales, que no aprecian el talento, deprecian su valor y están condenadas a desaparecer.
- La corrupción no se debe a “personas malvadas”, sino a un determinado nivel de vida y de encontrar medios poco lícitos para mantenerlo, según la Economía Conductual (y más concretamente, el Dr. Loewenstein).
- Las grandes sinergias (resultados por encima de los conseguidos individualmente) se deben a ser un equipo.
- El clima laboral explica el 44% de los resultados de una compañía. Por ello, generar y mantener un clima de satisfacción, rendimiento y desarrollo es vital desde la dirección financiera.
- La calidad de servicio al cliente (entendido éste como “el que paga”) es el gran predictor de la solidez y sostenibilidad de la empresa. Es la calidad percibida se deteriora, el negocio se irá irremisiblemente a pique.
- El Liderazgo es la clave de bóveda, porque supone el 70% del clima laboral, el 90% del aprendizaje, el 70% del absentismo (incluido el absentismo emocional) y es el principal imán de talento. Una dirección financiera que se desentiende del nivel de liderazgo en su organización no está cumpliendo fielmente su papel en la 2ª década del siglo XXI.
Vivimos tiempos fascinantes éstos del cambio de era. Mi agradecimiento a Esteban, a Juanjo y a tu el equipo de EBS, así como a los participantes en esta edición del PEDF. Me siento feliz y muy orgulloso de formar parte de este proyecto.
Hoy ha sido San Valentín + 1. Si ayer fue el día de l@s enamorad@s, hoy podría ser –humorísticamente- el de l@s que odian (en realidad, como dijo Shakespeare, el amor y el odio son las dos caras de una misma moneda; lo contrario al amor no es el odio, sino el miedo). Ayer en el aeropuerto y en el vuelo estuve leyendo La Historia oculta del Real Madrid contada por un culé, de Carles Torras. Durante 27 años dedicado al periodismo político, es el bloguero de Vivir en campo contrario (inventó el concepto “central lechera”) y ha dirigido programas de televisión como Dos rombos, Balas de plata, Pánico en el plató, Caiga quien caiga y Conexión Samanta.
La Historia oculta del Real Madrid es un libro muy bien escrito, que describe el (supuesto) apoyo del régimen franquista al equipo blanco, el olvido a los padres fundadores del club (Carles y Joan Padrós, dos hermanos catalanes), el “efecto Kubala”, el tándem Santiago Bernabéu – Raimundo Saporta, el fichaje de Di Stefano (una saeta blanca en el corazón azulgrana), José Plaza como presidente de los árbitros, Florentino Pérez como “aprendiz de brujo” (“es el tío más competitivo que yo he conocido en mi vida”, afirma el periodista Eduardo Inda) y los periodistas pro-Florentino… Torras concluye: “Para decirlo en pocas palabras: fair play reconocer los méritos del rival, siempre el que sea necesario. Pero amnesia para olvidar los abusos afligidos, nunca se nos podrá imponer”. ¿Leyenda negra o gloria blanca?
Se lo voy a regalar a mi cuñado Carles, que es de lo más culé, y a mis sobrinas Carolina y Cristina. Lo va a disfrutar de lo lindo. Pero no a mi hija Zoe, que seguro que estará esperando La Historia oculta del FC Barcelona, contada por un merengue (como ella).