Páginas vistas en total

jueves, 17 de enero de 2013

¡Vente a Alemania, Pep!


Tercera jornada consecutiva trabajando el “Liderazgo, aquí y ahora” en talleres con profesionales de CEOSA y FUNDOSA. Un placer disfrutar del diálogo constructivo con directivos del grupo de referencia en la economía social de nuestro país.
Reconozco que me ha sorprendido la noticia del fichaje de Pep Guardiola como nuevo entrenador del Bayern de Múnich. Imaginaba que Guardiola y Mourinho iban a coincidir en la Premier, en la Liga inglesa (Frank de Boer, manager del Ajax de Amsterdam y amigo de Pep desde sus tiempos de jugador, pensaba lo mismo que un servidor). No va a ser así, al menos en los próximos tres años. Guardiola marcha a otro país, en otro idioma, a la Bundesliga. Y se rumorea que con Raúl González, el mítico capitán del Real Madrid y amigo personal, como segundo. No estaría nada mal esta alianza.
Según el Director General del Bayern de Múnich, el que fuera gran futbolista Karl Heinz Rummenigge, la motivación de Guardiola para fichar por el club bávaro no es el dinero (al menos primordialmente). “Si hubiera sido por una oferta económica, el Bayern no habría tenido ninguna oportunidad”, ha declarado hoy mismo Rummenigge. “Creo que se ha quedado impresionado con el concepto en general”.
Efectivamente, el Talentismo (la nueva era, en la que el talento es más escaso que el Capital) está definido por los conceptos (era conceptual), las conductas (economía conductual) y la generosidad. El Concepto “diferencial” del club dominador de la Bundesliga es la independencia financiera, el amplísimo apoyo de los aficionados (los estadios se llenan en Alemania), una excelente plantilla y ser uno de los grandes aspirantes a la Champions League (en la última edición, juega la final en casa y la perdió por penalties; en la 2009-2010, jugó la final en el Santiago Bernabéu y la perdió contra el Inter de Mourinho).
Sí, Rummenigge ha dado en la clave: en términos de concepto (un club saneado, dirigido por gente del fútbol), la oferta del Bayern es para Guardiola superior a la del Manchester United (Sir Alex Ferguson de momento no se va), a la del Manchester City (a pesar de que estén allí Ferrán Soriano y Txiki Beguiristáin, amigos personales de Guardiola), a la del Chelsea (el poderoso Abramovich gusta de entrometerse en la labor del coach de su club), del Milan de Berlusconi, de la Roma o del Paris Saint Germain (la Ligue 1 todavía no tiene el nivel de España, Inglaterra, Italia o Alemania).
Guardiola ya ha movido ficha. Veremos qué hará Mourinho, con o sin décima Champions League del Real Madrid.
En fin, que seguimos exportando Talento a Alemania (tras unos meses de reflexión en Nueva York, en este caso). Pep Guardiola como líder-coach es y será un imán de talento para que algunos de los mejores jugadores del mundo (además de los que ya tiene) vayan al Bayern. Un talento “exportado” que volverá a casa, sin duda, después de algunos años (ha firmado por tres, de momento).
Vía Financial Times, Mariano Rajoy le ha pedido a la Sra. Merkel que Alemania apueste por el crecimiento. A cambio, hemos mandado a su país al mejor de nuestros entrenadores, el más popular de los deportes. Esperemos que los germanos se porten, porque el “regalo” es una perita en dulce.

Mi agradecimiento a Pep Guardiola, que tan buenos momentos nos ha hecho y nos hará pasar, y a gestores como los del Bayern de Múnich, que combinan equilibrio presupuestario con calidad en todos los elementos de la cadena de valor.
Les admiramos y tenemos que seguir aprendiendo de ellos.