Páginas vistas en total

domingo, 18 de noviembre de 2012

Yes, we Spain is different y la tipología de los emprendedores


Ayer estuve con el humorista Carlos Latre en la FNAC. Él me dedicó su DVD, del espectáculo Yes, we Spain is different y un servidor hizo lo propio con mi último libro, Del Capitalismo al Talentismo. Carlos Latre Ruiz, castellonense próximo a cumplir los 34 años, es todo un talento en el campo de la imitación y del humor. Lleva desde 1999 en televisión (en 14 programas diferentes, entre ellos el actual Tu cara me suena). Por la tarde, estuve viendo el DVD de Yes, we Spain is different en casa y me reí muchísimo. Es un espectáculo muy entretenido, en el que Latre no para. He quedado con él en que iré a verle en directo (estará en Madrid hasta el 9 de diciembre en el Teatro Nueva Alcalá). Gracias, Carlos, por hacernos pasar tan buenos ratos en la tele y en el teatro.
En Empendedores & Empleo (suplemento ayer en Expansión y hoy en El Mundo), la periodista Montserrat Mateos (galardonada esta semana con el II Premio Nacional de Periodismo de APD) nos pregunta Y tú, ¿qué tipo de emprendedor eres? En el artículo se muestra una tipología ligada al Diversigrama (la versión empresarial del Eneagrama): Gestor, Artista, Flexible, Business angel, Oculto, Mediático, Ejecutor, Apasionado y Compulsivo. “Todas las personas tienen algo de emprendedor, igual que tenemos algo de vago, de luchadores, de generosos o de egoístas… características que definen al ser humano” (Paco Muro). “Es frecuente que un emprendedor sea bueno desarrollando ideas de negocio, pero que sea un mal directivo” (Joan Torrent, director de UOC Business School).
Como ejemplo de emprendedor apasionado, Quique Sarasola, fundador de la cadena hotelera Room Mate; de absoluto, Henry Ford (ya he hablado en este blog de lo que me parece Mr. Ford y el libro Entreleadership de Dave Ramsey); de artista, Custo Dalmau y Ágata Ruiz de la Prada; de ejecutor, Martin Varavsky; de compulsivo, Yago Arbeloa (más de diez años creando empresas en la red); de oculto (creo que el nombre es mejorable; tal vez discreto es más apropriado), Amancio Ortega; de mediático, el cocinero Sergi Arola (con quien he tenido la suerte de compartir presentaciones conjuntas); de flexible, Juan Roig (Eduardo Sicilia, director del Executive MBA de la EOI le llama así porque supo adaptarse a la crisis). Montse tiene la amabilidad de citarme en distintas ocasiones.
Creo que del artículo pueden extraerse dos importantes conclusiones: todo el mundo puede ser emprendedor/a, independientemente de su carácter (de que posea una personalidad más extravertida o introvertida; de que sea más visceral, emotiv@ o racional); la actitud es esencial (las personas tóxicas, sean más o menos emprendedoras, se dedican a quemar a los demás).
También en Expansión & Empleo, Arancha Bustillo habla de quienes son ascendidos y pasan de ser de compañer@s a jefas/jefes. Mariví García-Valdecasas, gerente de consultoría de capital humano de Mercer, señala que “estamos viviendo una época de talentismo y ya no de capitalismo. Por lo tanto, tener una serie de capacidades que destaquen es crucial.” José Manuel Casado, socio fundador  de 2C Consulting, nos propone cómo es el líder del futuro:
1.    Piensa globalmente y actúa a nivel local.
2.    Prevé oportunidades en mercados emergentes.
3.    Crea una visión compartida y positiva.
4.    Desarrolla y respeta a las personas.
5.    Aprecia la diversidad cultural y generacional.
6.    Es un incitador de la colaboración.
7.    Provoca el cambio.
8.    Está familiarizado con la tecnología 3.0.
9.    Alienta el reto estimulante.
10.Garantiza la satisfacción del cliente.
11.Logra ventaja competitiva en el mercado.
12.Demuestra maestría personal.
13.Comparte un liderazgo cuando se precisa.
14.Vive de acuerdo con sus valores.

Estoy de acuerdo, por supuesto, con mi buen amigo José Manuel. El/la líder, de presente y de futuro, se define por marcar la pauta (el componente inspirador del/de la líder), hacer equipo (su componente integrador) y por infundir energía (su componente ilusionante). Debe atender a la globalización (pensar globalmente, actuar localmente; mercados emergentes), a la tecnología y sobre todo a ser un/a líder-coach (el desarrollo del talento de los miembros de su equipo). Y todo ello, como no puede ser de otra manera, coherente con sus valores. Así son los “ge-fes” (generadores de felicidad, como diría María Graciani), los y las líderes propi@s del talentismo, esta nueva época.
Mi agradecimiento a Montse, Paco, Joan, Eduardo, Arancha, Mariví y José Manuel.