Páginas vistas en total

jueves, 15 de noviembre de 2012

Tu éxito: No es tan difícil como parece


Ayer me leí el libro Parece difícil, ¡pero no lo es!, que acaba de publicar Àngel Llácer. Nacido en Barcelona hace 38 años, lleva medio centenar de espectáculos a sus espaldas (desde El sueño de una noche de verano a Full monty) y es conocido por programas de la tele como Operación Triunfo, Tú sí que vales o Tu cara me suena. Formado como actor y como director teatral, en estos momentos compagina su labor en la tele (precisamente en el último programa que he mencionado) con la dirección del musical Gerónimo Stilton y la dirección y presentación del programa El Optimistes (Catalunya Ràdio). Todo un talento, y un currante de tomo y lomo.
Saca lo mejor de ti y alcanza TU éxito, nos cuenta en el subtítulo. Porque “el éxito es como el olor corporal: cada uno tiene el suyo propio.” No hay dos éxitos iguales, ni una fórmula para alcanzarlo. Lo que a Llàcer le ha funcionado (lo llama clase “no magistral) es la combinación de seis conceptos: COHERENCIA, TRABAJO, TALENTO, PERSONALIDAD, EMPATÍA y DIVERSIÓN.  
Coherencia: Àngel entró en ESADE (uno de los mejores expedientes académicos de su promoción) pero su vocación es el teatro. A los tres meses, hizo pruebas para entrar en el Institut del Teatre de Barcelona. “Si dejas que tu hijo siga su vocación, contribuyes a su felicidad. Y de paso, a la tuya”. En la página 11, una sorpresa: “Una vez leí una frase del experto en talento Juan Carlos Cubeiro que me gustó mucho y que viene a cuento: “Dedica el tiempo que haga falta para descubrir qué es con lo que más disfrutas, qué te hace levantarte cada mañana con ilusión. Si no quieres vivir la vida “mini”, descubre para qué has venido a destacar y ser feliz”. Gracias por la cita.
El autor reivindica la dignidad (no dejar que nadie te grite ni te pisotee), la notoriedad bien entendida (“vivimos en un país de pandereta en el que no se valora el esfuerzo”, escribe), el mérito y no el estatus, la autoestima (“la expresión acuñada es “he ido a pedir trabajo”. Y eso es un error. Hay que ir a ofrecer, no a pedir. Ésta es la actitud correcta: yo tengo esto y te lo ofrezco, te ofrezco mis servicios y mi talento. Y si te conviene, colaboramos. Y si no, me voy por donde vine y cada uno sigue su camino.”), el hueso del aguacate (el carácter), el sexto sentido (el sentido común: “Piensa bien y acertarás”).
Trabajo: Después de 15 años sin parar de trabajar, se tomó el autor unos meses sabáticos (entre otras cosas, como poner césped artificial en su terraza, para escribir este libro); “si alguna cosa se me da bien, es ejecutar proyectos”, “no creo que la modestia sea una gran virtud (la humildad, en cambio, sí que lo es)”, “Es importante que cada uno descubra sus talentos y los potencie”, “Más allá de la fama efímera, el único secreto para hacer algo bien es ensayar. O sea, trabajar mucho (Àngel pone el ejemplo de una obra de Mario Gas, para cuyo casting preparó la canción 450 días en cuatro días o, como él dice: “Come, canta, caga”; un ejemplo de las 10.000 horas de práctica deliberada que popularizó Malcolm Gladwell); “Todos tenemos que hacer a veces cosas marcianas para acabar teniendo una buena vida en la tierra” (Llácer, en sus inicios, tuvo que hacer de tomate en un supermercado y de valla humana); “mi vida se ha articulado por proyectos”, “yo no creo en sueños, creo en objetivos”, “no soy de los que se plantean grandes logros ni retos imposibles”, “es importante decidir a qué te quieres dedicar, por supuesto, pero una vez que lo haces lo más importante es ponerle ganas, tratar de hacerlo lo mejor que sepas, sea lo que sea” (Àngel como ejemplo, valiente, el Premio Ondas a Jorge Javier Vázquez, presentador de Sálvame); “dirigir obras de teatro (que es lo que más le gusta) es como el juego de la vida”, “las personas debemos darnos el permiso de equivocarnos. Y de reírnos de nuestras equivocaciones”.
Talento: “el éxito es una cosa, y el talento otra” (Llácer pone el ejemplo de un mal actor que ahora protagoniza una serie de éxito), “el éxito real está en uno mismo”, “tener éxito es como ser simpático: no significa nada”; “no basta con cantar bien, hay que ‘contar’ bien”; “destruir a los demás sí que es de idiotas. Construir y entretener no lo es (¡El espectador nunca se puede aburrir!)”; “la sabiduría no siempre está relacionada con la cultura”, “uno tiene que decidir en qué se implica y en qué no, y tener claro en qué se ha implicado y en qué no” (se mide en ganas y tiempo), “en la televisión me gusta entretener, y en el teatro, además, emocionar”.
Personalidad: “yo creé mi propio puesto de trabajo como director de OT”, “soy radicalmente hipocondriaco” (Woody LLàcer), “mi imagen pública, desde hace años, es una cara risueña con gafas… que no necesito. ¡Veo perfectamente!”, “para muchos soy ‘el chico de las gafas”; forman parte de mi atrezzo”, “el enamoramiento, lo diré claramente, es una enfermedad”, “acostumbro a decir lo que pienso”, “hay que aliarse con los egos fuertes. Esa ha sido siempre mi estrategia. Pero hay que saber cómo enfrentarse a un ego desmesurado”, “nadie es perfecto” (Billy Wilder)… pero todos somos estupendos”.
Empatía: “creo profundamente en la importancia de dar”, “he aprendido que no sirve de nada quejarse”, “toda la vida ha tenido cierta obsesión por distinguir a la buena de la mala gente”, “no perdamos tiempo (ni tú ni yo) con los enemigos”, “la amistad se pierde por culpa del miedo”, “lo que realmente nos enriquece es la diversidad”.
Diversión: “Hay que reírse de la vida, porque si no la vida se ríe de ti”, “melancolía: transformación positiva de la realidad pasada”, “vivamos los buenos momentos. Provoquemos los buenos momentos y evitemos los malos”, “corremos el riesgo de convertirnos en avatares de nosotros mismos”, “¡Enamórate YA!”, “He empezado el libro con seis palabras, ¿recuerdas? : coherencia, trabajo, talento, personalidad, empatía y diversión. Y lo acabaré con otras seis: emoción, equipo, creatividad, riesgo, placer y perseverancia”.
“Me gustaría muchísimo que este libro que estoy escribiendo, aparte de entretenerte y divertirte a veces, te fuera útil para algo”, escribe Àngel Llacer en la página 120. Pues lo ha conseguido. Es la demostración palpable de que el éxito no es por casualidad y de que el talento es una persona en color en un mundo en blanco y negro.
Parece difícil, ¡pero no lo es! es un texto claro, directo, nada ampuloso, útil. Les encantará a l@s fans del “chico de las gafas” y le ha gustado a un servidor, que se devora un libro al día. 
Mi agradecimiento al autor, el director teatral Àngel Llácer; a su editor, Roger Domingo; a Mª José, que inició todo en ese libro (como el propio Àngel reconoce) y al equipo de Alienta que combina impacto mediático con rigor y calidad.     

1 comentario:

INÉS & JESÚS dijo...

Hoy con la calma que me da la distancia de las horas transcurridas desde que me pasó lo que voy a contar os quiero hacer partícipe de lo siguiente:
Soy madre 4.0, quiero decir con esto que además de una mujer casada, con un hijo de 17 meses estoy en las redes sociales, utilizo el correo electrónico, creo webs, me formo en marketing online, participo en grupos experimentales para indagar alternativas en la búsqueda de empleo, monto proyectos innovadores, organizo talleres, hago DRP´s, soy una emprendedora social… Además de todo esto, soy una cazadora de aprendizaje allí donde puedo apreheder algo para estar al día, estoy yo….
Pero sabéis lo que según algunas personas lo que no puedo hacer, estar en una conferencia con mi hijo escuchando el brillante discurso de D. Juan Carlos Cubeiro. Si habéis leído bien ayer una señorita de la organización me invito a salir amablemente de la sala para decirme lo siguiente:
-“cuando el niño llore lo sacas de la sala, que algunas personas les molesta”….
Estupefacta, le conteste que así lo estaba haciendo (durante los 20min. Que llevaba dentro de la sala) y que mi hijo lloró una vez yo me salí y cuando se calmó volví a entrar…..para eso estaba SENTADA EN EL SUELO junto a la puerta…
Tengo que decir, que cuando llegué (tarde por supuesto, las madres entenderán porqué) el SR. CUBEIRO (y lo pongo con mayúsculas porque es un señor con mayúsculas además de uno de los coach más prestigiosos de este país) me agradeció que fuera a la conferencia con mi hijo (reconociendo mi esfuerzo, como todo buen coach). Mi eterno agradecimiento Sr. Cubeiro cuando dejo la exposición y salió al hall para coger a Lorenzo en sus brazos, en un intento de que no abandonara la conferencia, porque a él (que era el ponente) no le molestaba.
Pues bien, desde quiero decir que a todas aquellas personas que asisten a conferencias y que les molesta que este en ellas con mi hijo, que no voy a dejar de ir a ellas porque considero que es mi derecho como persona y mi deber como profesional.
Por otro lado, a la señorita de laorganización que me invito a salir (que se negó a darme la hoja de reclamaciones), y que se puso blanca cuando el Sr. Cubeiro salió de la sala a mi encuentro para que yo continuara en la conferencia; que sus actos la delatan……y que mi hijo no es un perro al cual se le puede prohibir la entrada a los sitios. Yo soy adulta y sé que si mi hijo llora me tengo que salir para no molestar, señorita… aunque parezca usted le mentira lo sé.
Y si desde la organización de esta conferencia no tienen en cuenta que también hay MADRES PROFESIONALES, EMPRESARIAS y EMPRENDEDORAS que hacen todos los días un esfuerzo ingente en sacar a su negocio y a sus hijos/as adelante, no se le puede considerar agentes sociales…. ¿Qué tal si se lo ponemos un poco más fácil y en vez poner barreras reconocemos esa voluntad por estar presente no solo en el ámbito privado sino también en el público y participar activamente dentro de nuestra sociedad?