Páginas vistas en total

sábado, 10 de noviembre de 2012

Las dos Españas del mercado empresarial


Mañana en la Gran Vía (a Zoe y a mí nos encanta esta centenaria arteria madrileña). Tanto en la FNAC de Callao como en La Casa del Libro me he llevado una grata sorpresa: ya estaba el libro Del Capitalismo al Talentismo. En la FNAC, en una generosa columna; en La Casa del Libro, en Novedades, a cinco alturas. Espero que cuando lo leas, te guste. Pretende ser un libro para una nueva era.
He estado leyendo El justiciero cruel. Pedro I de Castilla y el nacimiento de las dos Españas, de Arsenio Escolar (1957) e Ignacio Escolar (1975). Estos dos periodistas burgaleses narran la historia de Pedro I (“el cruel”) y su reinado. En el siglo XIV, Castilla sufrió el hambre, la peste negra y la guerra (civil). La pugna entre Pedro I y su hermanastro Enrique de Trastámara acabó en una guerra civil muy cruenta, de tres años (de uno acabado en 6 a otro en 9, ¡Qué cosas tiene la historia, que se repite cuando no aprendemos de ella!). Ambos bandos contaron con el apoyo de potencias extranjeras, que probaron en nuestro territorio sus novedades bélicas. La Iglesia tomó partido por uno de los bandos y acusó al otro de ateo. Y también, nos cuentan los Escolar, “en aquella vieja guerra medieval venció el bando golpista, al que apoyaban los sectores sociales más pudientes y reaccionarios”. La historia se repite, una y otra vez.
Aunque no suelo ver mucha televisión (conmigo no aplica esto de las 30 horas semanales, media nacional), ayer empecé –por primera vez- con La sexta columna. El programa se titulaba España va bien, ¿para cuándo? El tráiler puede verse en www.lasexta.com/programas/sexta-columna/avances/espana-bien-cuando_2012110800243.html
Comenzó analizando los fallos de previsión del gobierno (el actual y el anterior), de los organismos internacionales (FMI, BCE, UE, etc). Y entrevistaba a varios economistas: Niño Becerra (que estima que no saldremos de ésta hasta dentro de unos diez años, de 2020 a 2023), Mónica Melle, Carlos Rodríguez Braun…
Con la entrada de España en la Comunidad Económica Europea, buena parte de la industria se desmanteló. El peso de la industria en el PIB español es del 15% (la mitad que antes de la CEE); en Alemania, del 29%; en Noruega, de más del 33%. El programa visitaba cementerios laborales como astilleros y siderúrgicas.
Y entonces me di cuenta de que hay dos Españas, también en lo empresarial: los de “los más baratos” (www.lasexta.com/programas/sexta-columna/trabajar-como-chinos-vivir-como-espanoles_2012110900210.html) y las de los innovadores (quijotes, dadas las dificultades para emprender en nuestro país). España es el único país de la OCDE que no ha subido los salarios reales en los últimos 15 años; y con la crisis, la “moderación salarial”. Es genial que el modelo baratero ya estaba en la película El astronauta (1970), de Toni Leblanc. Se puede ir a la Luna, en plan chapuza, más barato.
Desgraciadamente, la demanda de patentes ha caído en España 9 puntos, y en Europa ha crecido un 12%. www.lasexta.com/programas/sexta-columna/demanda-patentes-espana-caido-puntos-europa-subido_2012110900215.html En el programa entrevistaban al ministro de economía chileno, que invitaba a los emprendedores españoles a ir a trabajar –a emprender- a su país.
Frente a este modelo caduco (de empresarios y directivos obsesionados con recortar, que no son tales ejecutivos, sino simples negociantes), el programa concluía con ejemplos de empresas de verdad. Innovadoras, rentables, sostenibles. Orbea, Imaginarium (desde Zaragoza para el mundo), Dvein, Softonic, Studio Banana (precisamente el estudio que ha hecho los dibujos del libro Del Capitalismo al Talentismo).
Efectivamente, hay dos Españas en el mercado laboral; la del tardocapitalismo (que hacen mucho ruido, reclaman prebendas para ellos y los suyos y que en realidad no saben gestionar, ni dirigir, ni liderar proyectos en un entorno global) y la de las empresas talentistas, como las empresas mencionadas en el programa, como las presentadas en el primer número de la revista Konekto (Makro, Kinépolis, Lizarrán, Evo, Altia, Castrosúa, ONCE, Merck, R, Nortempo, Martín Codax, Carrís Hoteles), como las que asistirán al 2º Congreso Nacional de Directivos de APD (1.500 directivos participantes), como las 49 que recibirán este año la certificación de Tom Employers el próximo 22 de noviembre. No confundamos a las empresas talentistas con las del capitalismo salvaje y trasnochado. Estas están hundiendo el país en su propio beneficio; aquellas son admirables, se toman en serio en talento (y por tanto, el empleo) y fomentan la innovación, el trabajo en equipo y la calidad de servicio.
En la medida que metamos a todas en el mismo saco, es imposible salir adelante. Lo he dicho muchas veces y lo seguiré repitiendo: en esta nueva época hay ganadores y perdedores, y sabemos las claves que distinguen a unos de otros.
Mi profundo agradecimiento a Jon y su gente de Orbea; a Ali y su equipo de Studio Banana; a Félix, Noelia y la buena gente de Imaginarium; a Antonio y todo el talento de Intercom (en el que está incluido Softonic); a Fernando, Teo, Carlos y todos los de Dvein; a José María y su gran equipo de Makro; a Manolo, Nacho y la gente de Lizarrán; a César y todo su talento en EVO; a Laura y su equipo de Merck; a Manu y el equipo de Kinépolis; a Tino y la buena gente de Altia; a Juan Luis y su equipo de Castrosúa; a Fernando y los grandes profesionales de ONCE; a Bartolomé y los suyos de Nortempo; a Juan y la excelencia en Carrís; a Santi y su gente de R… Hay muchos motivos para salir adelante, pero siempre que apostemos por el talento.
Sí, este partido lo vamos a ganar.