Páginas vistas en total

miércoles, 14 de noviembre de 2012

De la educación al aprendizaje


De entre las ponencias del 2º Congreso Nacional de Directivos de APD celebrado ayer y hoy (con personalidades empresariales como Ignacio Sánchez Galán, José Ignacio Goirigolzarri, Baldomero Falcones, Carlos Mas, Francisco Román, María Garaña, Helena Herrero, Eduardo Serra, Francisco Ros, Luis Conde o José Luis Bonet), quisiera destacar la de Nieves Segovia, presidenta de la institución educativa SEK, que nos ha hablado de Calidad en la educación, motor de progreso.
Destaco la ponencia de Nieves Segovia por varios motivos. En primer lugar porque, como ha resaltado Enrique Sánchez de León, Director General de APD, es importante hablar de la educación y congresos como éste no suelen hacerlo (en ese sentido, Nieves Segovia es una emprendedora, una empresaria). En segundo lugar, porque el lema de este 2º Congreso Nacional de APD ha sido Conquistando el futuro y creo sinceramente que lo que nos ha transmitido Nieves es de lo más valioso precisamente para ese futuro que hemos de conquistar. Y en tercero, y no menos importante, porque ha sido de las mejores ponencias de estos dos días, tanto en la exposición como en los contenidos y en la presentación tecnológica (como detalle para quienes solemos hacer presentaciones, la Sra. Segovia ha situado los logos de SEK y APD, en el ángulo inferior derecha “juntos”, no a cada lado, lo que me parece un excelente símbolo de cooperación y de sinergias).
Vayamos con lo que Nieves Segovia nos ha transmitido. Aunque el título de su ponencia versaba sobre la Calidad, este tema lo ha considerado, en términos escolares, como “una piedra”. Ya no hay debate sobre la Calidad. El tema ha quedado desfasado. El problema (o reto, o desafío) es que seguimos tratando la educación en términos tayloristas, de la revolución industrial (imposible dejar de evocar la imagen de Charles Chaplin en la película Tiempos modernos): aulas como fábricas, división de los alumnos por fechas de nacimiento (Nieves ha citado a Sir Ken Robinson), etc. No podemos utilizar modelos decimonónicos (y tayloristas, me gustaría añadir) en la segunda década del siglo XXI.
Me ha gustado, por lo que nos ha hecho pensar, su distinción entre Educación (reactiva) y Aprendizaje (proactivo), en línea con la que ayer mencionaba de Cal Newport  del libro So good they can’t ignore you. Why Skills trump Passion in the Quest for Work you love  (Tan bueno que no te puedan ignorar. Por qué las habilidades atrapan a la pasión en la búsqueda del trabajo que amas) de Cal Newport. La pasión como “lo que el mundo puede hacer por ti” (la educación, lo que se entrega a los alumnos, sea educación pública, concertada o privada) y la misión como “lo que has decidido –en términos prácticos- hacer con tu vida”.
Otra aportación importante que nos ha presentado Nieves Segovia es la agregación de los valores de las diez primeras empresas del IBEX (en términos gráficos y conceptuales), donde destacan el Cliente y la Orientación a Resultados, y la ha comparado con los valores enunciados en el anteproyecto de ley de educación de nuestro país, en la que cobran protagonismo la evaluación (“es como si en las empresas lo más importante fuera el control de calidad”, ha comentado). Después ha mostrado los valores de la educación en Finlandia, desde hace dos décadas. Se parecen mucho a los valores de las grandes empresas españolas y en casi nada a los del anteproyecto de ley. Impactante, demoledor.
El fracaso escolar (un tercio de estudiantes perdidos en el camino) como fracaso de todos. Lo llamamos “escolar” porque medimos el porcentaje de alumnos que abandonan el bachillerato, pero no son ellos y ellas los culpables, sino todo el sistema. Los datos de PISA, que sitúan a España en el furgón de cola y no en la locomotora.
La idea de que los Consejeros Delegados de éxito (según el estudio de IBM de 2010. Cómo está cambiando el liderazgo en un entorno económico: www-935.ibm.com/services/us/ceo/ceostudy2010/index.html) comparten unas cualidades que, para la escuela, son las de los alumnos problemáticos (una reflexión que da mucho que pensar).
La importancia, decisiva, de crear un espacio con valores (para forjar emprendedores, por ejemplo) y de utilizar las tecnologías disruptivas (para las que precisamente hay que adecuar los espacios).
Y varias poderosas ideas más, entre ellas la co-creación (“no preguntábamos a los alumnos porque asumíamos que no querían estudiar”, ha comentado Nieves Segovia; de nuevo, propio de un entorno taylorista, desconfiado y represivo) y la personalización del aprendizaje (la ponente ha marcado un sugerente paralelismo con la nueva medicina, personalizada en cada paciente, y en la importancia de la salud emocional y mental).
Para terminar, ha hablado de una nueva era también en este campo. Sí, el paso Del Capitalismo al Talentismo.
Me ha encantado la exposición de Nieves Segovia; habría lamentado mucho habérmela perdido. Me siento muy orgulloso de que mi hija Zoe estudie en el SEK, porque no solo la educación/aprendizaje es más valioso que nunca, sino que confluyen dos modelos, el del pasado (de muy poca utilidad) y el del presente, que nos ha presentado de una forma exquisitamente didáctica Nieves Segovia. Es una maravilla que Zoe puede estar bebiendo de este modelo actual.
Y también del 2º Congreso Nacional de Directivos organizado por APD, unas palabras de Francisco Juan Ros, presidente de APD Levante: “hay que poner en valor lo que se ha hecho” (esa es precisamente la definición actual de talento) y dejar de hablar de barra libre y grandes fastos”. “Todo lo criticable ya se ha criticado y estamos concienciados”. “Ahora es el momento en el que líderes empresariales, sociales y de la Administración pongan en valor todo lo que se ha hecho”. Me ha recordado las palabras de la Dra. Leonor Gallardo el pasado domingo en la Ciudad del Fútbol, respecto a las instalaciones deportivas: o se cierran o cambia el modelo, con gestores y líderes profesionales (no olvidemos que, en Calidad Directiva, España está en el puesto 43º del mundo, impropio para una de las doce principales economías del planeta).     
Mi gratitud a Nieves Segovia y a l@s ponentes que nos han hecho reflexionar y absorber ideas para ponerlas en práctica (por cierto, estoy convencido de que en el 3º Congreso Nacional habrá más liderazgo femenino entre los conferenciantes; sin ánimo de distinguir géneros, marca la diferencia). Es esencial hacer un alto en el camino y citarse, como han hecho 1.500 ejecutivos, para aprender a conquistar el futuro.