Páginas vistas en total

lunes, 1 de octubre de 2012

Por qué Mourinho es el favorito de las españolas (para tener una aventura)


Jornada de lunes entre Madrid y Bilbao. Por la mañana, reuniones de marketing deportivo (tengo la intuición de que esta temporada, dentro del desarrollo del liderazgo, será un capítulo importante, porque debemos “reinventar” el deporte desde un enfoque más profesional y eficiente). Por la tarde, viaje en avión a Bilbao. Mañana imparto una jornada de APD en Vitoria-Gasteiz, “Liderazgo Innovador”. Me encanta este tipo de colaboraciones con la Asociación para el Progreso de la Dirección, como las realizadas en Cataluña, Galicia o Navarra.
Ayer, el Magazine de El Mundo se hacía eco de la encuesta del portal de contactos on line romancesecreto.com a 2.700 mujeres sobre su preferido para tener un romance. Casi la mitad de las encuestadas votaron a Jose Mourinho, el 21% al Príncipe Felipe y un 8% exaequo a Mario Casas y Mario Conde. El “quinto jinete” es Pep Guardiola.
El “Código Mourinho” es lo que le hace atractivo. En mayo 2010, el Instituto Euromedia Research hizo un estudio similar en Italia y el 48% de las transalpinas consideró a Mourinho su hombre ideal.
La periodista Azucena S. Mancebo considera que la clave de su “capital erótico” son las casas y su rollo de chico malo. “Es un verdadero hombre”, opinan algunas.

“Detrás de su actitud chulesca, desfiante y sobrada se encuentra un hombre tierno, dulce, inseguro y femenino. Y no lo esconde; no podría aunque quisiera. Su rostro lo delata. Y es precisamente esa dualidad que encierra lo que de verdad tanto les gusta de Mourinho a las mujeres, aunque ellas mismas no sean conscientes”, escribe Almudena.
“Él no es un hombre duro, para nada, aunque con sus gestos y sus frases lo parezca. Sus rasgos determinan que, en realidad, es un hombre más emocional que materialista, es muy abierto, muy sensible” (Julián Gabarre, morfopsicólogo, autor de El rostro y la personalidad). Mou se aleja del tipo duro a lo James Dean, Collin Farrel, Cayetano Rivera o Viggo Mortensen.
Rasgos faciales de Mourinho: presenta un arco de Cupido (línea del labio superior) muy marcado, una boca carnosa y un hoyuelo que le dotan de “un componente de femineidad lascivo a un rostro globalmente masculino, con una sexualidad más de calidad que de cantidad”. Canas a lo George Clooney, frente amplia (capacidad de observación e imaginación), ojos de color grisáceo, mirada pícara, mandíbula prominente (capacidad de adaptación), mentón suave (poca rigidez). Tiene las facciones dulces de un Orlando Bloom con un discurso y una actitud de formas rudas.
“Trajes de alta costura y a medida, un estilo clásico y elegante, sobrio y conservador que contrarresta con corbatas anudadas de manera informal, pantalones de silueta slim, blazers, abrigos impolutos hasta la rodilla, zapatos de ante marrón… Hasta el último detalle de su vestimenta refuerza la idea del Mou varonil, fuerte, seguro”. Sin embargo, “es un ser de pensamientos y sentimientos idealistas. Para él es lo más importante estar en lo más alto del poder que tener dinero. De su cara se desprenden una ternura y un comportamiento dulce en la intimidad, así como un notable humanismo, aunque esas características son un poco altaneras”, opina Gabarre.

Sí, hay dos Mourinhos: el duro (lo que dice) y el cercano (lo que hace). Si has leído Código Mourinho, ya sabes que su ídolo intelectual es Fernando Pessoa; por cierto, si quieres ir más allá en el pensamiento y sentimiento del gran poeta luso, te recomiendo Poesía, Ontología y Tragedia en Fernando Pessoa, de Pablo Javier Pérez López (560 páginas): “Pessoa es encarnación rotunda de esa voluntad de ilusión como condición del existir que asume el instinto literario como biológico, su animalidad fantástica, que se sabe pensamiento trágico, que conjuga el pensar y el poetizar, que rompe las fronteras tradicionales entre Filosofía y Poesía, que se redime en la apariencia, en la mentira literaria, que acepta alegremente la tragedia de tener que fingir para decir la verdad y conquistar lo imposible y que está enraizada en las intuiciones esenciales del pensar trágico nietzscheano”.
Orografía emocional. El último libro de Eduardo Punset, Lo que nos pasa por dentro, recoge consultas por internet a la Fundación Eduardo Punset para la Comprensión de la Ciencia (responden los especialistas de APOL, Apoyo Psicológico On Line). Entre esos temas: ¿Los bebés piensan?, Mi hijo solo juega con princesas, La gestión de las emociones, Cómo motivar a un niño a que estudie, La obediencia a los padres, Enamoramiento o atracción, Monógamos por vocación e infieles por naturaleza, Personas tóxicas en el trabajo o El miedo a la muerte (esta selección es del último número de la revista Redes). 
Volviendo a Mourinho, esa disonancia/aparente inconsistencia le hace especialmente atractivo, pero la autora del reportaje se cura en salud. “Las mujeres que lo escogen como amante ideal, eso sí, al técnico solo lo que quieren para un ratito. Después de la aventura rescinden su contrato y fichan a otro con cara de buen chico”.

Mi agradecimiento a las personas que hoy han mostrado su entusiasmo en las nuevas propuestas. La crisis, como diría Einstein, es una crisis de incompetencia.