Páginas vistas en total

sábado, 8 de septiembre de 2012

Pasión, Honradez y Disciplina


¡Qué semana para empezar la temporada, esta del “cambio de ciclo”! Cuatro días en Colombia, cuatro días en Perú. Creo, modestamente, en esta regla de tres: Colombia es a García Márquez lo que Perú es a Vargas Llosa. Espero tus comentarios al respecto.
El jueves tuvimos seminario Liderazgo: Lo que le enseña el deporte a la empresa en el hotel Westin de Lima. Unos 50 profesionales, con los que disfruté mucho de su pasión por el Liderazgo y su voluntad de aprendizaje. Muchas gracias a los participantes, y a los organizadores de Demos en Lima: Jack, Sonia y todo el equipo.
Por la tarde, fui a dos de las librerías más importantes de la capital peruana: Crisol y Época, a comprar varios libros (mi adicción innegable). Entre ellos, Pizarro. El rey de la baraja, del ex presidente Alan García. Me lo habían recomendado en el almuerzo y, efectivamente, merece mucho la pena.
En 1985, con 35 años, fue elegido presidente de la república. Tras el golpe de estado de Fujimori de 1992, vivió en Colombia y Francia hasta 2001. Ese año fue elegido de nuevo presidente y reelegido en 2006. Durante su 2º mandato, la economía peruana creció a más del 7% y la pobreza se redujo del 44,5% al 31,3%.
En su libro sobre Pizarro, Alan García reivindica el valor de la política. “Es posible que Pizarro, que fue analfabeto y sin ninguna cultura según los testimonios, tuviera en la baraja española, el tresillo y otros juegos de los que fue gran practicante, unos instrumentos de aprendizaje del cálculo estratégico que después aplicó, consciente o inconscientemente, a su práctica política”. Fascinante.
El autor parte de unos conceptos generales (“la toma del Perú fue posible por la capacidad política de Pizarro, su acertada e inmediata identificación del poder existente en los grupos y personas, su capacidad para interpretar, planificary anticipar sistemáticamente los hechos, y además por su astucia”), con un “big bang ideológico del XVI” (un cambio de era), porque “el poder, como el dinero, es un medio circulante” (Talcott Parsons). Pizarro, muy austero en el vestir y en el comer, “contó con indígenas aliados a los que, con habilidad política, supo ganar, articular y subordinar”.
Alan García nos presenta las 15 reglas del éxito de Pizarro:
1.    Sin constancia no hay política.
2.    Tuvo objetivos claros para sí y oscuros para los demás.
3.    Con la legitimidad (real, religiosa, arbitral y carismática: oros, copas, espadas y bastos) garantizó su poder a largo plazo.
4.    Personalizó la legitimidad (la cruz, el núcleo duro).
5.    Creó una legitimidad diferente (aristocracia dependiente, nueva ciudadanía).
6.    Decidió y ejecutó los hechos fundamentales (captura y ejecución de Atahualpa, entrada al Cusco, fundación de Lima, relación con Almagro).
7.    Estudió sistemáticamente la realidad física y social (las divisiones del Perú).
8.    Promovió y multiplicó la confusión del adversario (norte contra sur, yanaconas, Viracochas).
9.    Estudió profundamente la psicología del adversario (la envidia de Almagro, la soberbia de Atahualpa, la desesperación de Huáscar, la ambición de Manco Inca, la vanidad de Hernando de Soto, lo temible de Pedro de Alvarado).
10.Acumuló la confusión y las debilidades del adversario.
11.Impidió la unión de los demás y evitó el conflicto irreversible entre los propios.
12.Guardó elementos de negociación (las vidas de Atahualpa, Huáscar, Chalcuchímac –a quien García le dedica el libro, como “el más leal, el mejor guerrero”- y el poder para Manco Inca).
13.Mostró paciencia y serenidad.
14.Capturó los centros de acopio (Cajamarca, Pachacamac, Cusco, Lima).
15.Evadió las responsabilidades y se las atribuyó a otros (“los hechos que originan odio deben ser asignados a otros y el Príncipe debe cumplir aquellos que generan afecto”, Maquiavelo).

Pizarro desembarcó en La Española en 1502, descubrió el Océano Pacífico junto con Vasco Núñez de Balboa en 1513, viajó hasta las costas de Colombia en 1524, participó en las Capitulaciones de Toledo en 1528-1529, hizo su tercer viaje en 1531, capturó a Atahualpa en 1532 y lo ejecutó en 1533 (año de la muerte de Chalcuchímac), fundó Lima en 1535, sufrió la insurrección de Manco Inca en 1536, vio como Almagro tomaba el Cusco en 1537 (lo ejecutó al año siguiente, trasla batalla de Las Salinas) y fue asesinado en Lima en 1541. Gobernador de Nueva Castilla (el actual Perú), fue “marqués sin marquesado” y sus descendientes llevaron el título de “marqueses de la conquista”. Nacido en Trujillo, hijo ilegítimo de un hidalgo (Gonzalo Pizarro, “el largo”) y de una campesina, participó en las campañas de Italia bajo el mando de Gonzalo Fernández de Córdoba, El Gran Capitán. Aprovechó la guerra entre Atahualpa y su hermano Huáscar por la sucesión del Inca y triunfó en la guerra civil entre conquistadores contra Almagro (que desde Chile había conquistado Cuzco). En Trujillo, Cáceres, podemos admirar el Palacio de la Conquista y la estatua ecuestre de Francisco Pizarro.      

Desde ayer viernes y hasta el 16 de septiembre, se celebra en el Campo de Marte de Lima la feria gastronómica Mistura, la más importante de Iberoamérica, a la que asistirán 600.000 personas. Es la Fiesta del Sabor y Lima se ha convertido en la capital gastronómica de esta parte del mundo. Durante el foro Herederos de la Cocina Peruana, durante la preapertura de la feria, Sandra Plesivani (25 años de experiencia culinaria) recomendó: “no se frustren porque tienen que lograr sus sueños (…) La masa de hojaldre me tomó mucho tiempo aprenderla porque nunca fui a una clase de cocina. Por pura pasión no me dejé vencer”. Mitsuharu Tsumura preguntó: “¿ustedes saben que es lo más lindo de cocinar? Dar felicidad”. Víctor Solís apeló a la sinceridad en la vocación y priorizar la honradez: “Una parte de la industria gastronómica lo ve como un negocio. Y otra parte sí lo ve con pasión y respeto por los insumos (materias primas) y la labor del cocinero. Si hay ese compromiso de respetar vedas, insumos, no engañar al comensal, si tienen ese compromiso, ¡los felicito!”. La diferencia entre un negociete y una auténtica causa por la que dejarse la piel es pecisamente la Pasión, la Honradez y la Disciplina. 
En El Comercio, en las páginas de deportes, Luis Puigcros llama a Iniesta “El Quijote del fútbol”: “En un lugar de La Mancha cuyo nombre sí quiero recordar” (¡Viva Fuentealbilla) y   Francisco Miró Quesada (Director General) constata la crisis en el deporte peruano (0 medallas en los Juegos de Londres) y considera que “hay que invertir en entrenadores para que podamos tener buenos atletas”. Y buenos directivos, me permito añadir.      

3 comentarios:

Jorge Ubilla L. dijo...

Estimado Juan Carlos, hace un tiempo sigo su blog y me impresiona su facilidad para escribir, ya que actualiza su blog todos los días y de manera extensa y muy interesante.
Me dan ganas de ir a la Feria Gastronómica de Perú después de leer sus comentarios.
Ha venido a Chile alguna vez?
Un abrazo y le dejo mi blog para que ojalá lo pueda ver.

Jorge
http://vocesquemueven.blogspot.com

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Hola, Jorge.
Gracias por tus comentarios y por invitarme a visitar tu blog, "Voces que mueven". Será uno de mis favoritos.

He ido a Chile hace unos años, a impartir una conferencia en el Salón Capital Humano y en la Universidad Finisterre. Espero volver pronto a ese gran país.

Seguimos en contacto.

Un abrazo,

Juan Carlos

Jorge Ubilla L. dijo...

Que coincidencia yo justo estudie en esa universidad Ingeniería Comercial.

Saludos desde Chile,
Jorge