Páginas vistas en total

domingo, 26 de agosto de 2012

Cómo tratar con la gente tóxica


Todo había empezado con un twitt de Miquel Lladó (ex presidente de Bimbo y actual primer ejecutivo de Dale Carnegie en España): “It is no exaggeration to say that the ability to work with peple is the most important ingredient to success” (John C. Maxwell). Efectivamente, no es exagerado decir que la capacidad para trabajar con la gente es el principal ingrediente del éxito. Un servidor, convencido de ello, retwiteó la frase de Maxwell propuesta por Miquel y mi buen amigo el empresario y directivo Gabriel Masfurroll, una de las grandes figuras del mundo del deporte (epiloguista de Liderazgo Guardiola y Mourinho versus Guardiola) nos respondió a los dos lo siguiente: “Agree! But enjoy good people and forget and waste bad people. We are not living Alice in Wonderland” (De acuerdo! Pero disfruta de la buena gente y olvídate y no pierdas el tiempo con la mala. No estamos viviendo en el “país de las maravillas” de Alicia). ¡Qué gran verdad!
La revista Muy interesante dedica su portada de septiembre precisamente a la Gente tóxica. En su reportaje, Fernando Cohnen cita a Lillian Glass (experta en trastornos de la comunicación de la Universidad de Minnesota, que en 1995 publicó Relaciones tóxicas y en 2012 Hombres tóxicos: “Algunos tienen tan baja su autoestima y se sienten tan deprimidos que para subir su estado de ánimo son capaces de absorber la alegría de la gente que lo rodea”) y al argentino Bernardo Stamateas, autor entre otros del libro Gente Tóxica. Precisamente de este psicólogo, teólogo, terapeuta familiar y sexólogo clínico extrae una tipología de personas tóxicas:
1.    Sociopsicópata.
2.    Quejica victimista (“como los neuróticos, el llorón profesional no hace nada por salir de la miseria”)
3.    Agresivo verbal
4.    Mediocre
5.    Arrogante presuntuoso
6.    Jefe autoritario
7.    Chismoso metomentodo
8.    Descalificador
9.    Envidioso
10.Neurótico

Me había resistido hasta ahora, pero con motivo de este artículo he leído precisamente Gente tóxica de Stamateas (más de 200.000 ejemplares vendidos en Argentina), 6 ediciones en España. Precisamente habla de esta tipología.
Es muy importante tener en cuenta esto de la gente tóxica. Pero cree que debemos ir más allá, porque no es tema de broma.
Primero, por qué son/somos tóxicos (el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra): “Se ha constatado un aumento de la presión arterial estadística y clínicamente significativo en aquellos empleados que tenían que aguantar a un jefe que no les gustaba” (George Fieldman, psicólogo británico). Esta hipertensión provocada por un jefe puede elevar el riesgo de enfermedades cardiacas en un 16% y la posibilidad de sufrir un infarto en un 33%. Las actitudes negativas tienen un coste equivalente al 10% del Producto Interior Bruto (todos estos datos estaban en el magnífico libro de Tom Rath y Don Clifton, ¿Está lleno tu cubo?, 2005).
Segundo, hay tres vías para ser tóxico: tu propia naturaleza (las personas impulsivas, éstas que dicen “es que soy muy sincer@”, tienden a ser más tóxicas; y especialmente los viscerales extrovertidos), una estrategia de desarrollo de la propia “marca profesional” que hasta ahora te ha ido bien y el estrés (Fuente: Jefes tiranos y ejecutivos agresivos, de Shapiro, Jankowski y Dale, 2006).
Particularmente peligrosos, dentro de la gente tóxica, son los jefes tóxicos, que reducen la esperanza de vida 10 años (el tabaco: 5 años). Creo que hay dos grandes tipos de jefes tóxicos, el “Darth Vader” (o jefe autoritario, como lo llama Bernardo Stamateas) y el “Mr. Bean” (o mediocre, siguiendo la tipología anterior).
Y finalmente, para adentrarnos en las personas tóxicas creo que es más útil partir del eneagrama (como primera lectura, te sugiero Encantado de conocerme de Borja Vilaseca) o de su variante empresarial que llamamos Diversigrama (utilizamos animales en lugar de números y verbos, conductas, paquetes de competencias, en lugar de adjetivos que dan lugar a juicios de valor).
Cada uno de los nueve eneatipos tiene su lado “lado oscuro”, como diría Claudio Naranjo. Es cuando por estrés, por ejemplo, la persona da lo peor de sí misma.
Pensemos por ejemplo en un quejica victimista. En otro tiempo pudo ser un gran profesional, una persona con chispa, muy simpática, que se movía con alegría y hacía felices a los demás. Con el paso de los años, se ha convertido en un agorero, que dedica sus días a quejarse y a transmitir malas noticias a los otros, lo que perjudica el ánimo y la salud. No quiere cambiar, se encuentra bien así (seguramente, está sano como un roble). ¿Qué podemos hacer? “La queja es un lamento, una demanda, un reproche, un disgusto, un reclamo permanente que lo único que logra es alejarte de la mejor gente. ¿A quién le gusta estar cerca de personas que siempre están dispuestas a encontrarle los tres pies al gato?”, escribe Stamateas. Conductas más comunes: viven enojados, perciben todo negativamente, se andan con rodeos, pierden el tiempo en el pasado, no tienen sueños ni propósitos… Una mente productiva no tiene tiempo para quejarse.
Frente a los quejicas, Stamateas nos da cuatro consejos:
“- No necesitamos ponernos de acuerdo ni darle la razón a las personas que manifiesten su queja. Lo único que lograremos es que sigan quejándose, alimentando así su hambre emocional.
-       No los contrariemos, dejémoslos expresarse.
-       No intentemos solucionar sus problemas (si es que existe alguno o también si sólo se quejan por el hecho de hacerlo).
-       No nos empecinemos en que entren en razones o indicándoles que les conviene tal o cual cosa. El quejoso no podrá entender, a menos que decida transformar su actitud”.

Cuando el quejica es además un “meteculpas” (te culpabiliza de lo malo), tres apuntes de este experto: “Si te has equivocado, pide perdón” (y a otra cosa, mariposa, me permito añadir yo), “Mereces ser feliz” (Deshazte de las culpas falsas) y “No quieras cambiar a nadie: sólo cambia quien decide cambiar”. “La culpa no está en el sentimiento, sino en el consentimiento” (San Bernardo de Claraval). Me gusta decir que la culpa es un concepto jurídico (el dolo, la mala voluntad) y religioso (el pecado), pero no empresarial. Existe la respons-abilidad (la capacidad de respuesta), la acción, el ponerse manos a la obra... y ninguna otra cosa.

Ejemplo de tóxico: el admirado Steve Jobs, que en paz descanse. Portada de la revista Wired: ¿De verdad te gustaría ser como Steve Jobs? Sí, era budista… y un tirano; era un genio… y un cretino; su historia vital ha servido de inspiración para algunos… y un cuento de precaución para otros. Para Ben Austen, es una historia con dos caras: en la A, el valor de perseverar en una visión de futuro; en la B, un gran caso de crueldad y alienación. Y relata cuatro situaciones de su biografía:
1. En 1975, Atari pagó a Jobs y Steve Wozniak por crear el juego Breakout. Woz se quedó cuatro noches en vela para conseguirlo y Jobs se quedó el bono que les pagaron (¿ se trata de empujar a tus colegas al límite de tu excelencia o de jugársela a tus amigos?).
2. En 1981, Jobs se negó a dar acciones al empleado nº 12 de Apple, Dan Kottke. Cuando le preguntaron cuántas acciones le iba a dar, dijo: “Le doy cero” (¿el buen liderazgo carece de sentimientos o para que tus empleados sean leales debe ser leal con ellos?).
3. En 1994, Jobs anunció que despedía a la cuarta parte del equipo de Lisa y les dijo: “Chavales, fallasteis. Demasiados aquí sois de 2ª o de 3ª división” (¿tolerar sólo a los de 1ª o los empleados con miedo no asumen riesgos?).
4. En 2005, Jobs pidió un batido en Whole Foods. Como el camarero, de cierta edad, no lo trajo de su gusto, le llamó incompetente (¿fuerza a todo el mundo a que siga tu visión o no comprender los límites de tu poder?).
Los que estamos más cerca de la segunda opción tenemos claro que Steve Jobs, este gran innovador, tenía mucho de tóxico.

Mi gratitud y admiración a quienes sufrís de cerca la toxicidad. Lo importante es la respuesta que le dais, desde vuestra dignidad, vuestra libertad, vuestra felicidad. Evitad que os impacte en exceso, que os haga sufrir. La vida es demasiado corta como para que me contagien de mal rollo los quejicas, los meteculpas, los agresivos, los arrogantes, los autoritarios, los chismosos, los envidiosos, los descalificadores, los neuróticos, los psicópatas, los mediocres.

Sí, me apunto a lo que dice Gabriel Masfurroll: con la buena gente a todas partes; estar con los tóxicos es una pérdida de tiempo y de energía.         

5 comentarios:

Alfonso Sagi-Vela dijo...

Me ha gustado mucho, Juan Carlos.

Si muchas de las entradas de este blog merecerían más (o algún) comentario, ésta en particular me parece brillante.

Gracias y un abrazo,

ASV

Juan Carlos Cubeiro dijo...

Gracias, Alfonso.

Un abrazo,

Juan Carlos

Elena dijo...

Yo me quedo con el comentario de hace poco de una compañera de trabajo ante una situación tóxica " que no, que no, que yo he nacido para ser feliz" no resuelve el problema pero me parece una buena actitud no dejarse vampirizar por el tóxico. También fuera del ámbito empresarial nos encontramos en esas situaciones, ¿qué pasa cuándo tienes al tóxico en la familia?

Esteban Contreras dijo...

Juan Carlos, qué hubieras hecho tu en ésta circunstancia?

Lo leí en un perfil de facebook. Un estudiante cuenta lo siguiente:

"Buenas tardes
La semana pasada acababa de subirme a un bus repleto saliendo de clase de 6. Tuve clase todo el día, todo muy normal. Cogí un asiento, pero una señora embarazada se subió... Yo muy amablemente le iba a ceder el puesto cuando empezó a decirme
-Oiga, deme el puesto... No ve como estoy- Yo me sonrojé un poco de la rabia. Me estaba levantado cuando volvió a decirme -Muévase imbécil, no ve que estoy embarazada- Obviamente tenia el malgenio por fuera, cuando empezó a echar indirectas sola y llegó a mi límite. Cuando el bus llego a la estación, me le acerque con toda la calma del mundo y le dije -¿Sabe que malparida? Vaya que la preñe uno que tenga carro... Todos me miraron mal, pero no iba a perder mi dignidad.
Buena noche"

Sería estupendo leer tu opinión al respecto

Esteban Contreras dijo...

Juan Carlos, qué hubieras hecho tu en ésta circunstancia?

Lo leí en un perfil de facebook. Un estudiante cuenta lo siguiente:

"Buenas tardes
La semana pasada acababa de subirme a un bus repleto saliendo de clase de 6. Tuve clase todo el día, todo muy normal. Cogí un asiento, pero una señora embarazada se subió... Yo muy amablemente le iba a ceder el puesto cuando empezó a decirme
-Oiga, deme el puesto... No ve como estoy- Yo me sonrojé un poco de la rabia. Me estaba levantado cuando volvió a decirme -Muévase imbécil, no ve que estoy embarazada- Obviamente tenia el malgenio por fuera, cuando empezó a echar indirectas sola y llegó a mi límite. Cuando el bus llego a la estación, me le acerque con toda la calma del mundo y le dije -¿Sabe que malparida? Vaya que la preñe uno que tenga carro... Todos me miraron mal, pero no iba a perder mi dignidad.
Buena noche"

He estado pensando cuál hubiera sido la manera correcta de llevar la situación, y aun no tengo conclusión.

Saludos!