Páginas vistas en total

domingo, 10 de junio de 2012

Por qué lo llaman Rescate cuando quieren decir Préstamo


Domingo en Veracruz, México. Esta mañana he estado viendo el partido de Nadal y Djokovic (hasta que la lluvia lo ha interrupido) y el de la Eurocopa, entre La Roja y los Azzurri. Como decía la CNN, Fábregas “rescató” a nuestra selección con el 1-1.
         Y hablando de rescates, en este cambio de era que algunos siguen llamando ‘crisis’, es muy curioso –e interesado- cómo se está utilizando el lenguaje. “Rescate” lo define el Diccionario de la Real Academia de la Lengua como “Acción y efecto de rescatar”; “Dinero con que se rescata, o que se pide para ello”; “rescatado”; “Facultad de la Administración de extinguir una concesión, asumiendo la gestión directa del servicio que constituía su objeto”; “Der. En los seguros de vida, derecho del tomador de apartarse del contrato, percibiendo la parte correspondiente de las primas destinadas a reservas por riesgos futuros”.
         El DRAE define “Préstamo” como “Acción y efecto de prestar (entregar algo a alguien para que lo devuelva); “Cantidad de dinero que se solicita, generalmente a una institución financiera, con la obligación de devolverlo con un interés”; “Contrato mediante el cual un particular se obliga a devolver el dinero que le ha sido prestado”.
Un Rescate nos evoca heroicidades, caballeros y princesas; nos sugiere “redimir al cautivo” o pagar a un secuestrador (como en la película de Mel Gibson con ese título -Ransom, en inglés-). Un Préstamo es una transacción económica (en este caso entre un organismo internacional y la banca española), a un alto tipo de interés. De grandeza, generosidad y altruismo, nada. Ni tampoco de temores infundados.
El Rescate de alguna banca española no es en inglés “rescue” ni “ransom”, sino “bailout”. La investopedia lo explica como “situación empresarial, individual o gubernamental, en la que se ofrece dinero a un negocio fallido para prevenir las consecuencias de su caída”. Los “bailouts” pueden ser préstamos, bonos, acciones o efectivo. Pueden requerir o no de reembolso. En los 80, la Chrysler de Lee Iacocca pidió un ‘bailout’ al gobierno de EE UU por 1.200 M $ y lo devolvió (hoy es una compañía rentabe). En 2008, ya en esta crisis, el gobierno americano de George W. Bush dio un ‘bailout’ de 700.000 M $.

He disfrutado mucho con el libro de Luis Palacios y Raúl Ramírez (Universidad Rey Juan Carlos de Madrid), China. Historia, pensamiento, arte y cultura. Un libro ameno, muy didáctico… que nos enseña muchas cosas sobre el gigante asiático.

Y por lo demás, he estado esta tarde en la Casa-Museo de Agustín Lara (“Madrid, Madrid, Madrid; en México se piensa mucho en ti”) y en el Acuario de Veracruz, el mejor de Iberoamérica (varios delfines y tiburones), además de pasear junto a la playa desde Boca del Río al Malecón de Veracruz.

A las ocho, he estado viendo el debate electoral (en México se celebran presidenciales el 1 de julio), como 20 millones de televidentes en el país. Cuatro candidatos bastante buenos, telegénicos, que han hablado sin leer los papeles ni ir ya de perdedores. Les ha faltado interactuar entre ellos, aunque se han dado bastante caña entre ellos. Pero en fin, han estado dos horas y media los cuatro, y ha merecido la pena.
Mi agradecimiento hoy al enorme talento de Agustín Lara: el chotis Madrid, Solamente una vez, Piensa en mí, Noche de ronda… y al talento de nuestros deportistas (La Roja, Nadal, Alonso) que nos “rescatan” en términos de ilusión.