Páginas vistas en total

domingo, 24 de junio de 2012

La emocionalidad y la inteligencia


Muchísimas muchísimas gracias a todos lo que os habéis acordado de mi santo, del santo de los Juanes. He estado con Zoe cambiando cromos en la Plaza de Quintana, en casa de mis padres (todos los Cubeiro nos llamamos Juan; mi padre, Juan Carlos; mi abuelo, Juan César; mi bisabuelo, Juan Antonio), piscinita, un poco de gimnasio (el de la urbanización de casa). El solsticio de verano es tiempo de renovación, de hogueras, de renacimiento personal. Viene el verano y una nueva temporada.
         Entre ayer y hoy he bebido de tres fuentes (femeninas) muy interesantes. En La Contra de La Vanguardia de ayer, Kathinka Evers, experta en nueroética: “La emocionalidad aumenta nuestra inteligencia”. La Dra. Evers, investigadora principal en el Centro de Ética y Neuroética de la Universidad de Uppsala, explica que el cerebro es dinámico y su arquitectura está sometida al contexto social. “El cerebro adulto y sano es moral”. “Casi todo el cerebro es aprendido. Los humanos, a diferencia del resto de los mamíferos, nacemos con un cerebro no acabado y utilizamos gran parte de nuestra vida para desarrollarlo”. “Las sociedades están creadas por cerebros, pero a la vez el tipo de cerebro que tenemos es el resultado de la sociedad. Hay una gran cantidad de influencias que van en contra de la arquitectura cerebral”. Ha escrito varios libros, entre ellos Neuroética: cuando la materia se despierta, que voy a comprar por internet.
         La segunda maestra es mi admirada y querida Patricia Ramírez, ex “psicóloga del Betis”, que vuelve a escribir en el El País semanal. El titular del artículo es NO tengo Tiempo. Cita Momo, de Michael Ende y nos propone Llegaremos a tiempo, canción de la fantástica Rosana. “La vida es única, y lo es porque el tiempo no tiene repetición. Hay que gestionar y disfrutar cada segundo. Es ahora o nunca”. Establecer prioridades, anotarlo todo, atrevernos a delegar, evitar el perfeccionismo, estar concentrados, aprender a decir no. “No se justifique, no dé rodeos, no diga mentiras… tiene derecho a decir no. Usted es importante y sus necesidades también”. Son tiempos de asertividad. 
La tercera (last, but not least) es mi también amiga Elsa Punset. Conocí personalmente a Elsa en Sevilla, en una reunión corporativa de Abengoa. Compartimos escenario en Valencia, con ocasión del GESTA. Y después, entre otras ocasiones, en la radio (Pensamiento positivo, de Sergio Fernández). La Dra. Punset acaba de publicar Una mochila para el Universo, fruto de sus guiones de televisión (El Hormiguero), radio (RNE) y artículos de prensa (Telva). Comienza con una valiosa cita de la gran poeta Maya Angelou: “He aprendido que puedes aprender mucho de una persona si te fijas en cómo afronta tres cosas: perder el equipaje, un día de lluvia y una ristra enredada de luces de navidad”. 21 rutas en 7 capítulos:
I.              “Te quiero pero no estoy enamorado de ti”.
1.    ¿Cuánto amor necesitamos? El abrazo de seis segundos.
2.    Gestos que expresan y consolidan el amor. El amor se parece a un desorden obsesivo-compulsivo. Por nuestro estilo amoroso, somos eróticos, cariñosos y juguetones. Los labios son 100 veces más sensitivos que las yemas de los dedos.
3.    Los valles del amor y las pérdidas. Las etapas del duelo (negación, ira, negociación, depresión, aceptación).

II.           “Eres un esclavo y no lo sabes”
4. Los laberintos de la mente. Sólo vemos lo que queremos ver.
5. Tormentas y borrascas: la gestión de las emociones negativas (“el segundo mágico” en que decidimos tomárnoslo con serenidad, ponerle nombre a lo que sentimos, ¿importará dentro de cinco años?).
6. ¿Quieres cambiar de rumbo? La plasticidad cerebral.

III.    “Las emociones se contagian como un virus”
         7. Los vientos que nos mueven. Contagiamos emociones para aprender y para sobrevivir.
         8. Un mundo enorme para tan poca cosa. Miedo al fracaso y a la insignificancia.
         9. Pequeños refugios para retomar fuerzas. Sonreír, reír, llorar, borrar el mal humor en 90’’, dormir, anclajes.

IV.     El lenguaje secreto de las personas.
         10. Sombras en la niebla. El lenguaje secreto de los demás. Los tres cerebros, la mente consciente e inconsciente, pillar a un mentiroso, flirtear, micropicores.
         11. Salir a la luz del día. Hablar en público.
         12. Señales de humo para llamar la atención del resto del mundo. Apretón de manos, ser el centro del escenario.

V.      La balanza de la felicidad.
         13. La felicidad por dentro. La regla del 40% (Liubomirsky). La regla del 5:1 de Gottman y del 3:1 en los equipos de trabajo (Barbara Fredrickson).
         14. El viaje interior. Vivir el presente.
         15. La felicidad por fuera. “Un niño que no ha sido amado tendrá, con mucha probabilidad, dificultades para establecer relaciones afectivas sólidas”. Ni estilo autoritario ni permisivo.

VI.     La escuela de la buena suerte.
         16. Atajos para vencer los cambios y la pereza. Hay un 10% de creencias inamovibles.
         17. Alcanza las cumbres de la creatividad. Todos somos creativos (Ken Robinson).
18. Caminos directos para alcanzar la suerte. Wiseman: crear oportunidades, punto de vista optimista, intución, buenas expectativas.

VII.   Una mochila para el universo.
         19. Abrirse paso en la maleza. Gestión del estrés.
   20. Los recursos de la naturaleza abundante. Agradecimiento (Todd Kashdan).
   21. Un viaje ligero de equipaje. Atención plena (Jon Kabat-Zinn) y pensamiento simbólico.

El nuevo libro de Elsa Punset es muy divulgativo y resulta útil como compendio de las investigaciones recientes de psicología práctica.

Y en El País Negocios, el nombramiento de Miguel Ángel Castillo como socio-director del área de personas y organización de Axis Corporate. Muy merecido. Enhorabuena, Miguel Ángel.