Páginas vistas en total

miércoles, 6 de junio de 2012

Estados de ánimo ganadores


Hoy ha sido un día particularmente largo. Me he levantado a las 5,30 de la mañana, para coger el vuelo Bilbao-Madrid de las 7. Por suerte, he podido ver a Zoe antes de que tomara la ruta al cole a las 8,25.
Y después, vuelo Madrid-México a las 14.25 h, que ha llegado a las 20,15 h (las tres de la madrugada en España).

En el trayecto, de unas doce horas, he vuelto a ver Misión imposible: La amenaza fantasma y he visto por primera vez Todos los días de mi vida (The Vow), Un lugar para soñar (We bought a zoo) y Caballo de batalla (War horse). Prescindibles las tres.
Y he estado leyendo la Historia de la filosofía china del eminente sinólogo alemán Wolfgang Bauer y Chavs: la demonización de la clase trabajadora, de Owen Jones, considerado el libro político del año en Gran Bretaña.
El profesor Bauer analiza el confucionismo, taoísmo y budismo en China, tres filosofías “sin Dios” que han estado conectadas con el poder político durante 2.500 años.
Owen Jones trata el tema de las clases sociales en su país, desde el thatcherismo, que consideraba que “hablar de la clase era de comunistas”,  a Tony Blair, obsesionado con la “meritocracia” y lo “aspiracional” y al actual primer ministro, David Cameron, que estudio en Eton (como 19 de los parlamentarios conservadores). Para que la desigualdad no avergüence, mejor cubrirla con discursos demagogos.
Me ha parecido particularmente interesante la comparación entre Madeleine McCann (la niña desaparecida en Portugal en mayo de 2007)y Shannon Matthews (desaparecida en febrero de 2008). Sin embargo, desde el principio los periodistas dedicaron más de mil artículos a Madeleine. Se ofreció una recompensa de 2’6 millones de libras. Richard Branson y otras celebridades apoyaron la causa y se convirtió en un trauma nacional. Los parlamentarios llevaron lazos a su favor. Para Shannon, la recompensa era solo de 25.000 libras (después se subió a 50.000 libras). Es decir, que una niña era más valiosa que la otra. ¿Por qué? Por fin me he enterado: el resort al que fueron los McCann en el Algarve es del grupo Mark Warner, y da una imagen de vacaciones para las familias (no podía permitirse tan mala publicidad). Los McCann eran devotos y fotogénicos… A diferencia de Madeleine McCann, Shannon apareció viva el 14 de marzo de 2008. Había sido secuestrada y ocultada en un diván, drogada para que estuviera quieta. Tiempo después se supo que había sido su propia madre, Karen Matthews, de 32 años pero aparentando 60, para cobrar el rescate. Los medios y los políticos se le echaron encima. “El veredicto de Karen Matthews y su vil cómplice es un veredicto a nuestra rota sociedad”, dijo el primer ministro David Cameron. Claramente, dos baremos.  

Voy a pasar diez días trabajando en México. Desde julio del año pasado, he estado en tres ocasiones y ahora estaré un total de seis semanas hasta septiembre.
México es un gran país que me encanta, especialmente por su gente. Acogedora, amable, considerada… Un país con un estado de ánimo positivo, ganador.

Las emociones, que dominan nuestras vidas, son reacciones neurológicas de corta duración. Son la respuesta (en general, inconsciente) a un estímulo exterior. De nuestra inteligencia emocional depende cómo gestionamos esas emociones, tanto las positivas (la alegría, la sorpresa positiva) como las llamadas “negativas”, también muy necesarias (el miedo, la rabia, la tristeza, el asco, la vergüenza, etc).
Los estados de ánimo son más estables, más profundos. Los victimistas (personas, empresas, sociedades enteras) se pasan la vida quejándose de lo que les pasa, como críos caprichosos. Desgracidamente, la vieja Europa tiene mucho de eso.
Los protagonistas (personas, empresas, sociedades) no se dedican a quejarse, sino que “cogen el toro por los cuernos”, se sienten responsables, disfrutan de lo que sale bien (lo reconocen, lo agradecen) y se esfuerzan por cambiar lo que debe ser mejorado. Se sienten libres, dignos y felices, señales de la “inteligencia triunfante”.

Basta darse un paseíto de vez en cuando por Iberoamérica y volver después a España para notar las diferencias. Sí, en nuestro deporte, La Roja de Vicente del Bosque, el Barça de Guardiola, el Madrid de Mourinho, el Athletic de Bielsa o el Valencia de Emery, por no hablar de muchos otros (el Deportivo de Oltra o el Celta de Paco Herrera, que merecidamente han regresado a Primera División) practican estados de ánimos ganadores, centrados en la acción y en la responsabilidad.

Por eso admiramos tanto nuestro deporte (el éxito no es por casualidad) y como país tratamos, erróneamente, de generar confianza en los mercados desde posiciones de lamentación, tristeza, conflictos entre partidos… desde estados de ánimo bastante lamentables.

Una hora de retraso en el vuelo Madrid-México y otra hora de retraso en el de México-Villahermosa, que tenía previsto salir a las 21,30 (llegada tardía de la tripulación, procedente de Monterrey). Total, que he llegado al hotel más allá de las doce, a las siete de la mañana hora española.

Mi agradecimiento y reconocimiento a quienes mantienen estados de ánimo positivos, responsables, optimistas, ganadores. Como diría el maestro José Antonio Marina, “dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. 


2 comentarios:

Unknown dijo...

Hola Juan Carlos:

En primer lugar, gracias por tu maravilloso post de ayer (con mención incluida de mi novia y demás familia...). La verdad es que me encantó estar contigo. Creo que, pese a que no fue un acto multitudinario -no esperaba tampoco a mucha gente-, quedó muy bien.

Por cierto, hace días te envié un mail a tu cuenta de Ideo+b. Me gustaría que, si no lo has visto, lo mires. Fue un mail tan directo como sincero, como soy yo.

Un abrazo

Unknown dijo...

Por cierto, que he salido como unknown! Soy Juanma Roca!!!