Páginas vistas en total

domingo, 22 de abril de 2012

Vivir, Aprender o Suicidarse


Precioso día de luz y temperatura. Hoy he estado viendo la película britanica Mi semana con Marilyn con Michelle Williams (Marilyn Monroe), Kenneth Branagh (Sir Laurence Olivier), Eddie Redmayne (Colin Clark), Judi Dench (Dame Sybil Thorndike), Emma Watson (Lucy), Dominic Cooper (Milton Greene), Toby Jones (Arthur Jacobs), Derek Jacobi (Sir Owen Morshead), Dougray Scott (Arthur Miller), Julia Ormond (Vivien Leigh). Guión de Adrian Hodges, basado en los libros “My week with Marilyn” y “The prince, the showgirl and me”, de Colin Clark. Una película bien hecha, con grandes actores; un relato sobre los problemas que tuvo Marilyn Monroe con Laurence Olivier durante el rodaje de El príncipe y la corista (1957). Interesante desde el punto de vista del talento (las inseguridades de la actriz, la fama y la belleza), pero no pasará a la historia del cine.
De la prensa de hoy, el artículo Vivir como un rey de John Carlin: “Los supuestos excesos del rey son poca cosa al lado de los de nuestros grandes futbolistas”. “Mourinho tiene un sueldo básico 33 veces mayor que el del rey de España. Pero, gane o pierda, siempre está de mal humor y, a diferencia del rey, la palabra “disculpa” no existe en su vocabulario.” En Emprendedores & Empleo, Tino Fernández nos pregunta ¿Haces felices a tus empleados? Una cuestión muy importante (Una start-up transmite pasión); lástima que no se hable tras ella de quienes de verdad saben que la felicidad no se busca sino que se construye: Sonja Lyubomirsky, Ed Diener, Tal Ben Shahar.
Aprender. En su columna Ideas, José Antonio Marina habla de “España, país que aprende”. Ojalá (dice él mismo, y un servidor). “No es verdad que hayamos entrado en la época del conocimiento o de la información. Hemos entrado en la época del aprendizaje. El mundo inventa, innova, cambia y debemos aprovechar todo eso. Sólo así podremos colaborar al progreso. La renovación y ampliación del sistema educativo es nuestra gran inversión”. “A la Universidad van muchos alumnos que no tienen interés en estudiar sino en tener un título. Por eso, el 30% abandona los estudios, y una parte importante de los supervivientes tarda demasiado en estudiar la carrera”.
España, país sin proyecto. Un interesante artículo de Emilio Lamo de Espinosa en ABC. “El PP ha alcanzado un histórico triunfo electoral apoyándose más en el fracaso estrepitoso del proyecto socialista que en la oferta de uno propio. Cierto que podemos vivir de la herencia de la transición, pero será necesaria actualzarla. Y para ello necesitamos urgentemente que una nueva generación de jóvenes españoles actualice ese pasado común que todavía nos une, active la tradición, la cultura, la lengua, y nos proyecte de nuevo en la historia”.
En la misma línea, Pedro J. Ramírez pide en su editorial de El Mundo Rajoy debe explicar el qué, el porqué y el para qué. Se refiere a los recortes, cinco meses después de que su partido ganara las elecciones. “Ahorran en el chocolate del loro cuando hay que estimular el talento” (Enrique Urbizu, Goya al mejor director y al mejor guionista por No habrá paz para los malvados).
En Política, “Suben los partidarios de Chacón en los congresos del PSOE” (Manuel Sánchez, en El Mundo). “Una neoliberal sin complejos” (José Marcos, en El País, sobre Esperanza Aguirre, única candidata en el próximo congreso regional de su partido, que desmiente los rumores de su retirada de la política). Mucho mejor nos iría si el enfrentamiento fuera entre Esperanza Aguirre y Carme Chacón y no entre Rajoy y Rubalcaba. Me temo que esta “doble R” sabe a Rancio.
Dos entrevistas a personas que admiro mucho. A Manuel Pimentel (de Víctor Rodríguez en el Magazine): “Más que políticos zombis, tenemos un sistema zombi”. Y a Patricia Ramírez, la psicóloga del Betis, por Virgina Drake en el XL Semanal: “Creo que el Optimismo es el camino para alcanzar los sueños”.
Tanto Expansión (en El Mundo) como Infoempleo (en ABC) han dedicado especiales a la formación en Finanzas: “La gestión de riesgos es una verdadera obsesión del sector financiero hoy” (Ramón Mañá, DG de Fundesem). Lástima que no hablaran del Programa de Dirección Financiera de la Deusto Business School (en San Sebastián) que incluye un módulo de Ética y Gestión por competencias. Mi homenaje a Esteban y a Juanjo, que tan bien lo dirigen.
He guardado el suplemento de los I Premios ABC-Merco 2012, que distinguen a las empresas y líderes más reputados.
Del Clásico de ayer, las palabras de Guardiola: “Quiero felicitar al Madrid por la victoria y por el título de Liga que ha conseguido”. Una demostración de saber perder igual que sabe ganar, mostrando los valores del deporte. Todo un Mosquetero.
Y en El País Negocios, “El suicidio económico de Europa”, del Premio Nóbel Paul Krugman. “Piensen en la situación de España, que actualmente es el epicentro de la crisis. Ya no se puede hablar de recesión: España se encuentra con una depresión en toda regla, con una tasa de desempleo total del 23’6%, comparable a la de EE UU en el peor momento de la Gran Depresión, y con una tasa de paro juvenil de más del 50%. Esto no puede seguir así, y el hecho de haber caído en la cuenta de ello es lo que está incrementando cada vez más los costes de financiación españoles”. “Por eso resulta difícil evitar una sensación de desesperación. En vez de admitir que han estado equivocados, los líderes europeos parecen decididos a tirar su economía –y su sociedad- por un precipicio. Y el mundo entero pagará por ello”.
Así estamos. Viviendo como reyes, no aprendiendo demasiado, suicidándonos económicamente, sin proyecto de futuro. Habrá que citar a Mao: “Cuanto peor se ponen las cosas, más cerca se está de la salida del túnel”.
Mi agradecimiento y admiración a las empresas y a las personas ganadoras, que sí tienen una estrategia para ganar el futuro, que aprenden desde la humildad y que entienden la eficiencia desde el orgullo de pertenencia y no desde el recorte anorexizante. Y por supuesto a Rafa Nadal, que ha ganado a Djokovic en la final de Mónaco y ha conseguido ese trofeo por octavo año consecutivo. Maravilloso.